aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




The Killers, un fenómeno

Sergio Otálora Montenegro| El Universal
Lunes 13 de diciembre de 2004
Este cuarteto estadounidense ha logrado en poco tiempo lo que a otras bandas les toma años; tienen un Disco de Oro y miles de fans

Miami. Llevan apenas un álbum y ya despiertan histeria en sus presentaciones en vivo: en medio de una canción, en un ambiente de gritos, sonido intenso y una masa de seguidores que apenas si se puede mover entre las cuatro paredes del pequeño auditorio, vuela por los aires un sostén que cae al lado del cantante de la banda, quien está tan concentrado en lo suyo que ni se inmuta ante tan sugestiva aparición.

Ahí están The Killers, o Los Asesinos, un grupo de rock compuesto por cuatro jóvenes músicos que hasta hace muy poco se ganaban la vida en asuntos muy lejanos a su naturaleza artística: en Las Vegas (también llamada "La Ciudad del Pecado") tenían oficios tan diversos como llevar y traer muestras de sangre de un laboratorio médico (Mark Stoermer, bajo), ser el hombre que cargaba y descargaba las maletas de los huéspedes en un hotel (Brandon Flowers, cantante y teclados), tomar fotos de matrimonios (Ronnie Vannucci, baterista) o ser vendedor en la sección de ropa femenina de una famosa tienda (Dave Keuning, guitarra líder).



La época de las vacas gordas

Pero ahora viven las primeras mieles del éxito, sus seguidores han hecho una cola de cuatro horas a las afueras del Salón Cultural, localizado en Fort Laudardale, una ciudad a 30 millas de Miami, para presenciar el espectáculo de unos tipos que saben pararse muy bien en escena y que, a pesar de su juventud, ya parecen conocer los secretos de la extraña química que debe haber entre público y banda.

Afuera, la noche es atravesada por ráfagas de viento fresco del norte, que anuncian que el invierno ya está muy cerca.

Varias seguidoras de la banda, todas muy jóvenes y atractivas, revolotean alrededor del representante de The Killers con la intención de poder acercarse a los músicos, tal vez un boleto gratis; ellas de golpe pedirán que las dejen viajar con los miembros de la banda, son las llamadas groupies , que desde siempre han rondado la giras de los conjuntos de rock, desde los tiempos locos de los Rolling Stones.

Adentro, en el auditorio, la temperatura como de verano en la playa, se confunde con el sonido penetrante del bajo, que rebota en las paredes y se proyecta hacia los cuerpos como si tu hígado estuviera a punto de estallar.

Flowers enciende los ánimos con su energía desbordante y su manera salvaje para ejecutar los teclados.

Todo el mundo suda, hace un calor criminal, es casi media noche y el público canta en coro las canciones de la banda. No parece que llevaran apenas tres años en el duro, competido y a veces despiadado negocio de la música.

Una joven toma fotos sin tregua del baterista, del guitarrista, del cantante, de todo el grupo; tendrá a lo sumo 20 años, estuvo con ellos la noche anterior en el concierto en Orlando, en Disney.

"Son súper queridos", dice en una corta pausa para tomar aire, y vuelve a cantar con lo que le da su garganta el repertorio de The Killers, el cual casi en su totalidad proviene de Hot fuss , su primer trabajo, que ya es Disco de Oro en Estados Unidos.



Rompiendo muros

Mark Stoermer sabe que la lucha es tenaz. Que hay muchas bandas como ellos tratando de abrirse un espacio en el mundo del espectáculo, de hacer la diferencia, de romper esa especie de muro en que se ha convertido el gusto reiterativo por las grandes bandas de los 60 y los 70.

"Son como una sombra, y eso es muy duro; ya no es posible que alguien de 25 años deje una marca en la música que permanezca, pero nosotros esperamos construir un tipo de canciones tan buenas como las que se hacían hace 20 años", dice casi en murmullos, en el interior de un autobús gigantesco provisto de literas y una pequeña sala con el cual se ha desplazado el grupo a lo largo y ancho de Estados Unidos, en una gira sin pausa que empezó a finales de 2003 con su primer viaje a Gran Bretaña, su tierra prometida, donde nacieron sus conjuntos preferidos: The Cure, Oasis, Depeche Mode, U2? En un tiempo tan corto, ya han logrado lo que muchos se demoran varios años: un disco y un contrato.

"Ahora lo que queremos es que nuestra carrera continúe con éxito, con grandes álbumes y ojalá una canción que quede en la memoria de la gente para siempre", dice Stoermer.

Han crecido como la espuma. Ahora lo importante ellos lo saben es sostenerse en un universo donde las estrellas se apagan demasiado rápido y los grupos no duran más allá del primer disco.



Ver más @Univ_espect
comentarios
0