aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Polémico concierto de Cerati

El Universal
Domingo 23 de junio de 2002
La prensa chilena lo elogia y también lo critica, pero los fans salieron contentos

SANTIAGO DE CHILE (ANSA). Aplaudido por unos 2 mil 500 incondicionales, el argentino Gustavo Cerati cosechó elogios, pero también fuertes críticas tras el concierto titulado Once Episodios Sinfónicos que presentó en el centro de eventos San Carlos de Apoquindo, en la precordillera de Santiago.

Junto a 50 músicos de la Orquesta Sinfónica de Chile, Ceratti logró sus mejores momentos con "A un millón de años luz" y "Corazón delator" y tras 90 minutos fue obligado a dos bis en los cuales interpretó "Signos" y "Hombre al agua".

Según el diario La Tercera , "ambos temas corroboraron la fuerza en la composición e interpretación de Gustavo Cerati", quien logró fama cuando fue vocalista de Soda Stereo.

El mismo diario elogia "la fuerza interpretativa" del artista y señala que Cerati estuvo "impecable", pero su público estaba "extraviado y a ratos no sabía cómo reaccionar ante las versiones de los temas emblemáticos de la desaparecida banda argentina y del músico en solitario".

En cambio Las Últimas Noticias afirma que "Cerati tuvo una noche irregular" que se convirtió en "una muestra de que el cantante pasa por una crisis creativa".

Para este periódico, los fanáticos de Cerati "perdonaron su discreta actuación".

"Salvo por el apoyo de sus enfervorizados fans, sus llamados `Once episodios sinfónicos` son una vulgar muestra del talento de un hombre que, con la madurez, se ha ido aburguesando y perdiendo esa aptitud que antes era su marca registrada: la fineza compositiva", añade el diario.

La crítica de El Mercurio , titulada "ejercicio de ego", señala que el concierto dejó "saldo en contra" porque "composiciones elaboradas desde la perspectiva desechable y plástica de los 80 difícilmente soportan la trascendencia de la música sinfónica".

"La mayoría de estos `episodios` se arrastra por el paladar y compiten con la memoria para, finalmente, perder la apuesta", afirma el periódico.

El Mercurio resume el concierto de Cerati señalando que tuvo "sabor a autocomplacencia en un artista que siempre ha tenido problemas para controlar el ego, alimentado por un público que reaccionó como fanaticada".



Ver más @Univ_espect
comentarios
0