aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Del seminario a la actuación

Redacción| El Universal
Miércoles 20 de febrero de 2013

El actor mexicano Joaquín Cordero falleció a consecuencia de un paro respiratorio Fototeca EL UNIVERSAL

Deja tras de sí un legado de 169 películas y 33 telenovelas Fototeca EL UNIVERSAL

Aunque en su juventud inició la carrera eclesiástica, la dejó para estudiar derecho, que también abandonó para dedicarse a la actuación Fototeca EL UNIVERSAL

En diciembre de 2012 recibió un homenaje por sus 75 años de trayectoria. En El Pecador (1964) actuó junto a Marga López Fototeca EL UNIVERSAL

En esta imagen junto a Saby Kamalich Fototeca EL UNIVERSAL

Otra imagen del primer actor, junto a La Tigresa Fototeca EL UNIVERSAL

Tuvo oportunidad de actuar junto a las mujeres más bellas de los años 50, 60 y 70. Aquí con Gina Romand Fototeca EL UNIVERSAL

Con Fernando Soler y Fernando Soto Mantequilla en México de mis recuerdos Fototeca EL UNIVERSAL

Con Jorge Rivero en Cómo pescar marido Fototeca EL UNIVERSAL

Con Irma Dorantes en Qué padre tan padre Fototeca EL UNIVERSAL

Del seminario a la actuacin

. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Joaquín Cordero, quien abandonó su carrera de sacerdocio por el arte, falleció ayer a los 90 años

espectaculos@eluniversal.com.mx 

Quiso ser sacerdote, pero encontró su destino en la actuación, y ayer llegó a su final. Joaquín Cordero emprendió “el viaje eterno” para reencontrarse con su esposa Alma Guzmán, quien murió siete meses antes que él.

Su muerte ocurrió ayer en su domicilio, acompañado por sus familiares, quienes indicaron que él dormía y no sufrió dolor.

Tras la pérdida de su esposa con la que estuvo unido más de 60 años, el actor se sumió en depresión y, al sentir que su hogar era “demasiado grande”, se recluyó en la Casa del Actor.

“Hice un pacto con ella, le dije que viniera por mí, aunque seguramente no le han dado permiso, pero estoy seguro de que pronto tendré el gusto de reunirme con ella”, declaró entonces a una revista.

Su despresión se agudizó por lo que fue ingresado en un hospital a inicios de este mes. Le sobreviven sus hijos Antonio, Gabriel y David.

Su cuerpo es velado en una agencia funeraria del sur del DF.

Actor por elección

En julio de 2008, Cordero se hincó ante cerca de 3 mil personas del Auditorio Estatal de Guanajuato y lanzó una frase que fue aplaudida: “No me duele haber envejecido, sino perder la juventud”.

El hombre que filmó más de 150 cintas, estaba emocionado. Y lloró. Eran otras lágrimas y no las que décadas antes, en 1953, le había sacado el realizador Roberto Gavaldón, durante el rodaje de la película Acuérdate de vivir.

“Dijeron que tuviera cuidado porque era undirector furibundo. Cuando llegué me preguntó si me sabía mis líneas, le dije que más o menos y me dijo ¿se las sabe o no?

“En otra ocasión, la escena no quedaba y, a la cuarta vez, Libertad Lamarque le dice: señor, ¿no quiere que me ponga un letrerito aquí enfrente para que lo diga? Gavaldón se quedó serio y contestó: no señora, él lo debe decir...”, contó.

Quien abandonó la carrera clerical por la de Derecho y ésta por la de Actuación, realizó su última aparición en cine con Los inadaptados y en televisión, con Fuego en la sangre.



Ver más @Univ_espect
comentarios
0