aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cristina K., protegiendo a los herederos

José Vales / Corresponsal en Sudamérica| El Universal
Viernes 08 de mayo de 2015
Cristina K., protegiendo a los herederos

FAMILIA. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia, al inicio de su segundo mandato en 2011. Para la mandataria, la política es una cuestión de familia, se dice. (Foto: ARCHIVO / REUTERS )


En los tiempos en que todo se limitaba a la patagónica provincia de Santa Cruz, era muy común ver al entonces gobernador, Néstor Kirchner, en el estadio del Rácing junto a su hijo Máximo, y a la pequeña Florencia de compras en algún centro comercial de la capital argentina, junto a su madre Cristina, entonces senadora por Santa Cruz.

Como madre, Cristina Fernández siempre se las arregló para estar cerca de sus hijos. No dejó de lamentarse cuando Máximo presentó algunas alteraciones en su conducta adolescente o cuando su hija no se encaminaba en sus estudios. Solía echarle la culpa al tiempo que les robaba para dedicárselo a la política, en sus actividades legislativas primero, presidenciales después.

Con el tiempo, Máximo se convirtió en el gerente de todas las empresas familiares y hasta creó, con impulso de los padres, una agrupación política, La Cámpora, actualmente hegemónica puertas adentro del kirchnerismo.

Florencia, en cambio, pasó de su intención de ser cineasta a ponerse de novia con el hijo de un ex dirigente montonero y a pensar en la maternidad. Está embarazada y a la espera de su primer hijo. En todo está ella. Cristina Kirchner en su rol de madre.

'El osito', como apodó siempre a su hijo, aparece complicado en una causa judicial, por presunto lavado de dinero. Se trata de la firma Hotesur S.A. que administra varios hoteles en la patagónica ciudad de El Calafate. Máximo deberá enfrentar los requerimientos del juez Claudio Bonadio en su carácter de presidente de la empresa. Ante la crisis, su madre decidió salir a proteger a su hijo y acelerar el tiempo en que éste debía saltar a la arena política.

“En el kirchnerismo la política y los negocios son una cuestión de familia. En ese marco todo es hereditario y Máximo salió a la palestra recientemente, mostrándose como el heredero político de sus padres, un rol que estaba pensado para más adelante pero que las circunstancias obligaron a adelantar”, explica el periodista Nelson Castro, quien siguió de cerca siempre la salud de los presidentes, Néstor y Cristina Kirchner y los avatares familiares.

Justamente, en estos días, la presidenta recibe encuestas sobre cómo mide su hijo en Santa Cruz y en Buenos Aires, para saber qué candidatura a diputado deberá ocupar en las próximas elecciones primarias.

La mandataria es consciente que su hijo necesita de fueros legislativos ante el embate de la Justicia y por eso decidió adelantarse por lo menos ocho meses para sacarlo al ruedo, protegiéndolo y preparándolo para ser el “gran heredero” del reino K.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0