aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Hallan prueba del origen del universo

El Universal
Martes 18 de marzo de 2014

Un equipo de científicos de EU detectó por primera vez mediante un telescopio en el Polo Sur las "ondas gravitacionales primordiales" que se generaron tras la creación del Universo con el Big Bang AP

El equipo dirigido por John Kovac logró percibir por primera vez mediante el telescopio BICEP2 instalado en el Polo Sur, en un pequeño retazo de cielo, esas ondas gravitacionales, consideradas el Santo Grial de la cosmología al probar diversas teorías AP

El hallazgo de estas pequeñas ondulaciones de energía, que serían imperceptibles para el ojo humano, demostraría la teoría del periodo inflacionario forjada en 1980 por el físico teórico Alan Guth, del Instituto de Tecnología de Massachusetts AP

El llamado "periodo inflacionario" sería un breve lapso de tiempo durante el cual el Universo multiplicó miles de veces su tamaño, de más pequeño que un átomo hasta las dimensiones de una canica y un balón de fútbol AP

Esta teoría dependía de hallar las ondas gravitatorias generadas al tener lugar ese periodo de expansión después del Big Bang, hace 13.800 millones de años AP

Hallan prueba del origen del universo

CONFERENCIA. Científicos durante el anuncio de su descubrimiento, con el telescopio “Bicep2”; detectaron signos de las denominadas ondas gravitacionales en radiaciones cósmicas de fondo. (Foto: ELISE AMENDOLA AP )

Científicos detectan ondas remanentes de la gran explosión

CAMBRIDGE, Massachusetts (Agencias).— Científicos estadounidenses aseguraron ayer haber encontrado la primera prueba directa de la inflación cósmica, la expansión muy rápida del universo ocurrida directamente después del Big Bang.

El Big Bang es la explosión del espacio-tiempo que dio comienzo al universo hace 13 mil 800 millones de años.

Gracias al telescopio Bicep2, en el Polo Sur, los científicos detectaron signos de las denominadas ondas gravitacionales en radiaciones cósmicas de fondo, informó la Universidad de Harvard en Cambridge.

El descubrimiento prueba uno de los pasos decisivos del desarrollo del universo en su primera etapa, postulado hace más de 30 años.

En una mínima fracción de segundo, diez elevado a la menos 30 segundos —es decir 0,000 000 000 000 000 000 000 000 000 001 segundos— la inflación cósmica hizo crecer el universo hasta diez elevado a la 25 —es decir 10 000 000 000 000 000 000 000 000 veces— en todas direcciones.

Esto significa que de un diámetro billones de veces más pequeño que el de un átomo, el universo aumentó hasta alcanzar el tamaño de una moneda. “El descubrimiento de este signo es uno de de los objetivos más importantes de la cosmología actual”, afirmó en un comunicado el director científico del Bicep2, John Kovac, del centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

Los científicos habían analizado la radiación cósmica de fondo, que es considerada un remanente del Big Bang que se extiende por todo el universo. En esta radiación, los expertos buscaron huellas de las ondas gravitacionales, que según la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein surgen cuando se mueven masas, y expanden el espacio.

Los astrónomos detectaron en la radiación cósmica de fondo el patrón característico de las ondas gravitacionales, que tienen que haber surgido durante la fase de inflación hasta 13 mil 800 millones de años. Si bien esto no es una prueba directa de las ondas gravitacionales, los científicos indicaron que se trata del primer testimonio directo de la inflación cósmica. El universo es, según los conocimientos actuales, llamativamente simétrico.

La materia y la energía están distribuidas bastante uniformemente, a una gran escala. Además, el espacio no es curvado, sino que es “plano”.

Estas condiciones no son en absoluto obvias. En el escenario de la “gran explosión” son posibles, pero requieren condiciones iniciales muy precisas e improbables.

La inflación cósmica, en cambio, elimina casi toda curvatura del espacio y convierte al gran caos en ebullición en un reparto bastante uniforme de materia y energía.

Sin embargo, no existe una prueba clara de la inflación; no se puede mirar hacia atrás hasta ese momento inmediatamente después del Big Bang. La luz más antigua que se puede medir surgió unos 380 mil años después de la “gran explosión”.

“Ha sido como buscar una aguja en un pajar, pero en su lugar encontramos una palanca”, dijo el codirector del equipo Clem Pryke, de la Universidad de Minnesota, en un comunicado.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0