aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Reencuentro filial en El Salvador

Juan José Dalton / DPA| El Universal
Jueves 05 de diciembre de 2013
Reencuentro filial en El Salvador

DICHA. Josefina Osorio abraza a su hija Xiomara. (Foto: CORTESÍA CONTRAPUNTO DE EL SALVADOR )

Una madre vuelve a ver a su hija 29 años después de que un policía se la arrebatara

SAN SALVADOR.— Doña Josefina Osorio, de 54 años, tenía 29 años de haber perdido a su hija menor por circunstancias dramáticas que vivieron en la guerra civil salvadoreña. El lunes 2 de diciembre la encontró y pudo abrazar a una persona que no puede negar que sea su hija, por el parecido físico entre ambas.

“Desde entonces la busqué... hasta encontrarla este día”, exclamó la campesina de rostro surcado por tempranas arrugas, mientras sus ojos derramaban lágrimas de un llanto lleno de felicidad y alegría.

Según los testimonios de doña Josefina, en un operativo contrainsurgente del ejército en Cerros de San Pedro, provincia de San Vicente, la población de la zona fue reprimida y la familia Osorio fue apresada.

A doña Josefina la obligaron a entregar a su hija de apenas 2 años. “Un policía me la quitó y no la vi más...”.

La hija de doña Josefina se llama legalmente Xiomara Patricia Osorio Flores y tiene 31 años. Su familia adoptiva la bautizó con el nombre de Carolina Cárcamo, residente en Santa Ana, en el occidente de El Salvador.

“Mi vida fue normal con mi madre adoptiva; ella murió hace cuatro años. Ahora estoy casada, tengo tres hijos y me dedico a cuidarlos”, asegura Xiomara Patricia, quien recalca que “la guerra es algo que nunca debe volver a ocurrir en El Salvador”.

“Prácticamente no recuerdo mucho, pues tenía 2 años de edad; pero sí sé que un policía nacional fue la persona que me robó y después me regaló a la que fue mi madre adoptiva y que me bautizó como Carolina”, explicó la joven, también con los ojos llenos de lágrimas.

Este reencuentro fue posible por gestiones la organización humanitaria Pro-Búsqueda, fundada en 1993 por el sacerdote jesuita ya fallecido Jon Cortina. Esta organización se ha dedicado desde entonces a localizar a los menores de edad perdidos por circunstancias de la guerra civil (1980-1992).

La organización hizo un estudio de ADN entre los hermanos biológicos de Xiomara Patricia, y ella misma; con ello se comprobó científicamente el parentesco entre ellos, que llevaban más de cinco años buscándose.

Unos 800 casos denunciados

Pro-Búsqueda tiene un aproximado de 800 casos denunciados, de los cuales ha resuelto más de 300; unos 50 de esos 300 han sido localizados fallecidos. “Las instituciones como Fuerza Armada no cooperan. Es por causa de la Amnistía de 1993, que ofreció impunidad a quienes cometieron crímenes de guerra y de lesa humanidad. Por eso, unos 500 casos no los hemos podido resolver”, aseguró Margarita Zamora, jefa de investigaciones de Pro-Búsqueda.

Madre e hija se abrazan y lloran juntas. Es de alegría y de dolor profundo. Recuerdan a Lorenzo Flores, el esposo de doña Josefa y padre de Xiomara Patricia, quien se enroló en la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y murió en combate.

“Ahora que conocí a mi madre y hermanos, lo único que quiero es recuperar el tiempo perdido... gracias a Dios, lo podemos hacer”, concluyó Xiomara Patricia.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0