aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Filipinas: tras el terremoto, nadie quiere dormir

Girlie Linao y Christiane Oelrich / DPA| El Universal
Miércoles 16 de octubre de 2013
Filipinas: tras el terremoto, nadie quiere dormir

DAÑOS. Las paredes de muchos edificios se vinieron abajo en la provincia de Cebu. (Foto: ERIK DE CASTRO REUTERS )


Video. Terremoto sacude a Filipinas; mueren decenas de personas

El sismo de 7.2 grados que sacudió ayer la isla de Bohol causa destrucción y provoca pánico en la gente

MANILA.— La pequeña de cuatro años no tuvo ninguna oportunidad. En medio del pánico desatado tras el terremoto ocurrido en Filipinas, la gente salió corriendo en estampida en la provincia de Cebu y nadie se fijó en ella.

“La madre la perdió de vista y fue aplastada”, explicó la ministra de Bienestar Social, Corazon Soliman.

Lynlyn Empleo tuvo más suerte, aunque duda que pueda dormir las siguientes noches, tras lo ocurrido. La mujer de 26 años estaba dando de comer a su hijo, de uno, cuando las mesas y sillas temblaron y las figuras de la estantería se rompieron contra el suelo.

“La casa se balanceaba y temblaba al mismo tiempo”, explicó. “Todavía puedo sentir el movimiento si me acuesto y cierro los ojos. Creo esta noche no dormiré”.

El sismo de magnitud 7.2 en la escala de Richter sacudió la provincia de Bohol, 640 kilómetros al sur de Manila, mientras sus habitantes desayunaban. Echó abajo varios edificios de Bohol y Cebu. Casi 300 réplicas se registraron en Bohol tras el sismo que dejó hasta ahora 107 muertos, unos 200 heridos y más de 440 mil familias afectadas.

El sismo también se sintió en las provincias cercanas de Negros, Masbate, Leyte e Iloilo, así como en la región de Mindanao.

Los trabajos de rescate todavía continúan, por lo que el número de fallecidos podría aumentar.

El terremoto provocó daños en carreteras, el colapso de edificios y cortes eléctricos, e hizo que la gente saliera huyendo de sus casas, informó la agencia de gestión de desastres.

Varios vuelos domésticos fueron cancelados mientras se revisaba el estado de los aeropuertos en las áreas afectadas. Los aeropuertos de Cebu y Tabilaran fueron reabiertos tras las comprobaciones.

Las autoridades recomendaron a la gente no regresar a sus casas, ante el temor de las réplicas. En muchas viviendas se agrietó el suelo y las paredes y se rompieron las ventanas de varios edificios.

El alcalde de la ciudad de Cebu, Michael Rama, recordó que es la primera vez que la provincia, de 4 millones de habitantes, se ve sacudida por un fuerte terremoto. “Vi edificios oscilando”, explicó.

Refugios temporales

En Bohol, miles de personas pasaron la noche fuera de sus casas. “Esta noche saldremos de nuestra casa para ir a un centro de evacuación”, dijo Antonio Seismundo, que vive en la ciudad de Lila. “Podría ser peligroso, todavía estamos viviendo fuertes réplicas”, afirma. El tejado de la casa de Seismundo, que tiene cuatro hijos, cedió un poco durante el terremoto.

Las autoridades organizaron un refugio temporal para la gente que tiene miedo de volver a casa, explicó el gobernador provincial de Bohol, Edgardo Chatto. “Mucha gente todavía no se siente segura para volver a casa”, explicó.

En Bohol, con más de 1.25 millones de habitantes, se vio afectado el tendido eléctrico. También algunas zonas de Cebu se quedaron sin electricidad.

Manny Francisco, un humorista gráfico de Singapur que está pasando un mes de vacaciones con su mujer en Cebu, está preocupado por la comida. “Podríamos acortar nuestras vacaciones, dependiendo de la situación que haya mañana”, dijo. “El problema ahora mismo es que no pudimos comprar comida antes”.

Las tiendas y centros comerciales están cerrados en estos momentos, mientras las autoridades hacen balance de los daños en medio de fuertes réplicas.

Durante el terremoto, Francisco sintió que las vibraciones le empujaban hacia arriba. “Le dije a mi mujer que se quedara en el sofá porque pensaba que pararía. Pero en lugar de eso, empeoró”, rememora. “Había vivido terremotos antes, pero ninguno tan espantoso”.

Filipinas está integrada por más de siete mil islas y se sitúa en lugar donde confluyen tres placas tectónicas, produciéndose una frecuente actividad sísmica.

El terremoto más grave de la época moderna ocurrió en 1976, cuando un sismo de magnitud 7.6 en el golfo de Moro, en el sur del país, dejó siete mil muertos. Otro, de la misma magnitud en 1990 en Luzón, en el norte, se cobró dos mil 400 víctimas mortales.



Ver más @Univ_Mundo
comentarios
0