aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sandra Lorenzano

En busca del cuento perdido



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    05 de junio de 2011

    Claudia, que se sumó apenas en marzo, escribió: “Ha cambiado mi relación con la literatura. Hasta saqué la credencial de la Biblioteca Vasconcelos sólo para tener acceso a más libros”. Vicente, un señor mayor que desde el primer programa me mandó sus colaboraciones, se ha vuelto indispensable; cada semana me llegan sus maravillosos cuentos, y se entusiasmó tanto que entró a un taller de narrativa. También hay mensajes dolorosos. Anoche recibí uno, viene de Ciudad Juárez y lo mandó Martín que, aun sin quererlo, semanalmente me va contando lo que sucede en aquella lastimada ciudad. “No puedo mandarle el cuento que pidió sobre ‘sueños’, me despertaron antes de poder soñar”, escribió sacudido, triste e indignado por el encarcelamiento de la maestra a la que le sembraron mariguana. Hay dos hermanitas adolescentes que son una presencia constante en actividades culturales de todo tipo gracias a que alguna vez, moviendo el dial llegaron al programa, y por alguna razón se quedaron. Hay chavos que apuestan con sus amigos para ganarse los libros que damos a quienes contestan la trivia. He recibido mensajes de oficinistas que no siempre pueden escuchar la media hora completa y buscan luego los podcast. Tengo un par de colaboradores en Los Ángeles que escriben sobre su experiencia de migrantes. Me mandan cuentos amas de casa, estudiantes, una mamá joven que nos escucha mientras su bebé duerme y que es impresionantemente talentosa. En fin… No creo que el rating sea demasiado alto, pero lo que sí puedo asegurar es que hemos creado una comunidad entrañable, un grupo de amigos que a pesar de no conocerse ha generado fuertes redes de complicidad y afecto. Tendrían que ver ustedes los abrazos inmensos que nos damos si por alguna circunstancia llegan a cruzarse nuestros caminos. Como si fuéramos ya viejos amigos. Porque en realidad somos ya viejos amigos.

    Seguramente muchos se prguntarán de qué estoy hablando. De “En busca del cuento perdido”, el programa de radio que inventamos en charlas maravillosamente intensas y delirantes con Ana Cecilia Terrazas y su equipo del IMER. Teníamos un deseo compartido: crear un nuevo espacio para la literatura. La consigna era que no se pareciera a los que ya existen (que no son muchos en el país, hay que decirlo). No descubrimos el hilo negro, de eso estoy segura, pero sí decidimos hacer algo poco frecuente en radio: un taller literario, porque soy de las personas que creen que la lectura y la escritura van juntas. Así, en cada programa hablamos de un escritor, o de un tema específico, o de una corriente literaria, leemos fragmentos de obras, y luego le pedimos a la gente a que nos mande sus cuentos. Cada semana seleccionamos un par de esos textos, los leemos al aire y los comentamos. La invitación que hacemos no es a que todos se vuelvan “profesionales” de la escritura, sino a que se animen a contar una historia. Porque ¿quién no tiene una historia que contar? Y – lo que es mejor aun – todos podemos contarla.

    Tengo que confesarles que a mí el programa me ha cambiado la vida. Cada lunes siento maripositas en el estómago antes de salir al aire. Soy feliz leyendo los cuentos que me mandan. Soy feliz viendo que la gente se suma con entusiasmo a una propuesta que lo único que busca es generar un espacio de diálogo y creatividad. Quizás de eso se trate todo: de ir encontrando espacios donde poder compartir nuestras historias, nuestros miedos, nuestras pasiones, a través del amor a las palabras y la complicidad del cariño.

    Invitación: “En busca del cuento perdido” se transmite por Horizonte 107.9 FM y por varias estaciones del IMER en el resto del país. También pueden escucharlo en www.horizonte.imer.gob.mx.

    El jueves 9 de junio a las 18:00 hrs. celebraremos nuestro programa de aniversario. Me encantaría que nos acompañaran. Si me mandan un mensajito a [email protected] les doy los detalles.



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.