aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Guillermo Osorno

Vive con drogas

GUILLERMO OSORNO estudió periodismo en la Universidad de Columbia. Fue reportero de investigaciones especiales en el periódico Reforma y edit ...

Más de Guillermo Osorno



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    04 de noviembre de 2010

    En Coyoacán, a unos pasos de la casa de Trotsky, está la sede de uno de los pocos grupos de activistas mexicanos en asuntos de drogas. El Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas CUPHID ocupa una oficina de unos 50 metros cuadrados, con el piso de mosaico rojo y las paredes blancas. El mobiliario es austero. Consiste en una mesa redonda y dos mesas pegadas a la pared. El martes, día de Todos los Santos, algunos miembros de este colectivo se reunieron allí para monitorear los resultados de las elecciones en Estados Unidos y para saber la suerte de la propuesta 19, que legalizaría la mariguana en el estado de California. La elección se llevó en medio de una especie de restauración conservadora. Las encuestas no eran alentadoras. Por eso al grupo le interesaba también la reacción del gobierno y los medios mexicanos. “Están simplificando las cosas”, dijo Jorge Hernández Tinajero, al día siguiente de la votación. “Lo está interpretando como un espaldarazo a la política de guerra contra las drogas”. Hernández Tinajero asegura que la negativa a la propuesta no echó por tierra los derechos ya ganados. “No estuvo mal”, dijo, “las personas que favorecen la propuesta siguen siendo la segunda mayoría esperando una nueva oportunidad”. Piensa que pocos en México han acabado de entender el enorme cambio cultural que significa hacer de esto un asunto electoral y de debate público.

    Hernández Tinajero es un treintañero delgado, de lentes, con poco pelo y de barbas. Estaba en las oficinas del CUPHID, vestido con un suéter de tortuga y sentado en la mesa redonda, frente a Carlos Zamudio, un etnólogo especialista en narcomenudeo. Contó que el día de la elección monitorearon la reacción de la gente en twitter y facebook y que estuvieron al teléfono contestando a los medios de comunicación. “Hace mucho que no sentía la misma adrenalina, independientemente de los resultados”, dijo.

    –¿Qué consecuencias hubiera tenido para México de haberse legalizado totalmente la mariguana en California?

    Hernández no cree que hubiera tenido grandes consecuencias para el tráfico ilegal. Hace mucho que los californianos no compran mariguana ilegal. Es en los estados prohibicionistas donde el negocio prospera. “La aprobación hubiera acelerado un cambio cultural. Habría servido para lastimar el dogma de la prohibición”.

    Hernández Tinajero, que es politólogo e internacionalista, lleva años reflexionando sobre el tema. Mientras trabajaba en un prestigioso despacho de consultoría, participó de manera independiente en la plataforma electoral del partido Democracia Social, luego asesoró a México Posible y finalmente se involucró con Alternativa Social Demócrata. CUPHID en realidad nació cuando la diputada Elsa Conde, de Alternativa, llamó en 2006 a Hernández Tinajero para juntar a un grupo de médicos, sociólogos y abogados, entre otros, como asesores. “Salió bien el grupo y nos buscaron del exterior para hacer una asociación civil”, dijo. CUPHID recibe fondos de Angelica Foundation y Open Society. Se misión es transformar la cultura y las políticas de drogas, desde un punto de vista científico y de respeto a los derechos humanos.

    “Yo he visto que en la ciudad de México cada vez es más normal el uso de la mariguana” dijo Hernández Tinajero. Sobre la mesa tiene una revista argentina sobre cultura cannábica, el libro en inglés “Cannabis Policy. Moving Beyond Stalmate” y un juego de cartas hecho por una asociación inglesa. En la caja dice “Nice People Take Drugs”. Son cartas de la baraja con declaraciones de políticos sobre su uso de drogas.

    Con el paso del tiempo CUPHID se ha convertido en un interlocutor nacional e internacional sobre el tema de drogas. Ha preparado, por ejemplo, un pequeño folleto sobre los derechos de los consumidores y está preparando uno para ayudarlos a salir del clóset. Su idea es que hay que ver el problema de frente y en toda su complejidad. Piensan que el Estado no puede seguir dando sólo su cara policíaca y militar, sobre todo en aquellas zonas donde el tráfico y el consumo son mayores. “Nosotros decimos ‘Vive con drogas’, porque lo importante aprender a convivir con ellas”, dijo.

     

     



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.