aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Gabriela Warkentin

Clandestinos y asesinos

Gabriela Warkentin, con estudios en comunicación y narrativa, es docente en universidades nacionales e internacionales, conductora de radio y ...

Más de Gabriela Warkentin



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    27 de agosto de 2010

    Setenta y dos, uno tras otro. No sé, varios salones de clase, unos vagones de Metro. Algún par de autobuses, los que entran en un avión de buen tamaño. Setenta y dos, uno tras otro, o de manera simultánea. A saber. Pero ahí están los cuerpos, uno junto al otro, junto al otro, junto al otro, junto al otro, hasta sumar 72: migrantes, o transmigrantes —porque pasaban por México para llegar a EU—, asesinados, masacrados. Migrantes sin documentos, explotados, vejados y aniquilados. Seres humanos fantasma, de los que no hay registro, que se internan sin existir formalmente, pero que tienen dimensiones: 72 historias, personales y colectivas. Truncas, y que no importan. Así es, sin darle vueltas.

    Tratemos de visualizarlos para que no se nos olvide la magnitud: 72 cuerpos. Los encontraron en un rancho en Tamaulipas; después se supo que llegaban desde Brasil, Ecuador… De por sí el trato que les espera al internarse a EU no es alentador; pero el paso por México ya redefinió lo que entendíamos por pesadilla. La saña, la inquina, la furia… la forma de literalmente destrozar cuerpos. Es inimaginable; y qué bueno que lo sea: nuestro último reducto de humanidad se manifiesta en nuestra zozobra. Después de eso, la nada. Estamos a nada.

    El reciente descubrimiento de los 72 cuerpos de migrantes asesinados revolvió aún más el estado de las cosas. Las organizaciones de protección a los derechos humanos y de apoyo a los migrantes no se fueron por las ramas. El comunicado de prensa es contundente en su reclamo a las autoridades mexicanas no sólo para exigir protección a quienes pasan por México, sino para revisar la política migratoria actual. Se habla de documentación migratoria por razones humanitarias; de la necesidad de que el relator para Migrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Felipe González) lleve a cabo una visita in loco a territorio mexicano; y se habla de muchas cosas más. Pero sobre todo, se exhala la profunda indignación: esto se veía venir, se veía venir, y se dejó suceder. Cuántas voces de alarma, cuántas historias se han contado sobre el trato que en México se dispensa a los migrantes indocumentados. ¡Se veía venir! “El principal responsable de la masacre de Tamaulipas es el Estado mexicano”, espetó con dolor el obispo de Saltillo, Raúl Vera, en entrevista con Ibero 90.9 radio. Porque sí, los principales culpables son quienes masacraron, de eso no puede caber duda; pero, ¿la responsabilidad?

    Solo voy con mi pena, sola va mi condena, correr es mi destino para burlar la ley; perdido en el corazón de la grande Babylon, me dicen el clandestino por no llevar papel… —¡ay, Manu Chao!, ni tú imaginaste los alcances de la miseria.

    Otro debate se abrió respecto a la cobertura en medios de comunicación de este suceso inefable. Junto a las fotos de los cuerpos hallados en Tamaulipas, importantes para dimensionar la tragedia, comenzaron a publicarse imágenes del ecuatoriano sobreviviente. Y algunos medios dieron su nombre, y otros más su lugar de origen, nombre de familiares… bueno, sólo faltó que asentaran el código postal y lo geolocalizaran en GoogleEarth. ¿Si conocemos algo que se llama derecho de las víctimas, verdad? ¿Si recordamos la suerte que corrió la familia del marino muerto cuando cayó Beltrán Leyva? ¿Si sabemos que nos podemos volver gatilleros cuando colocamos en la mira, aunque sea fotográfica, y publicamos? No es mal momento para retomar a Pérez Reverte, y su pintor de batallas. Lo que la publicación inescrupulosa de una fotografía puede hacer, junto con la incontinencia informativa.

    A muchos no nos sorprendió leer en la encuesta de Gallup que, si pudiera, 19% de la población adulta se iría de México. ¿Y ya nos dimos cuenta que si pudieran, muchísimos ni siquiera querrían atravesar nuestro país?

    Setenta y dos. Uno tras otro. Que no se olviden, por lo que representan. Soy una raya en el mar, fantasma en la ciudad, mi vida va prohibida dice la autoridad. ¡Ay, Manu Chao!, cosas vemos.

    http://twitter.com/warkentin

    Directora del Depto. de Comunicación de la Universidad Iberoamericana y de Ibero 90.9 fm.



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.