aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Andrés Roemer

¡Limpiemos nuestro México!

El Dr. Andrés Romer es periodista, escritor, conductor de televisión, politólogo, presentador de noticias, filántropo e intelectual. Nieto ...

Más de Andrés Roemer



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    03 de abril de 2010

    Limpiemos nuestro México. Limpiémoslo de la inseguridad, de la corrupción, de la apatía, del resentimiento, de la impunidad, de fantasmas que obstaculizan nuestro desarrollo, del crimen organizado, de sobrerregulaciones, de burocracias ineficaces, de partidocracias, de xenofobias, de homofobias, de feminicidios, de complejos ancestrales. Limpiemos nuestro México de basura, de mugre, de miedo.

    Celebro y felicito al movimiento ciudadano Limpiemos Nuestro México, iniciado por Grupo Salinas y Fundación Azteca, y coadyuvado por Alonso Lujambio (secretario de Educación Pública) y Rafael Elvira Quesada (secretario de Medio Ambiente), pero, sobre todo, accionado por más de dos millones de ciudadanos. Lo trascendente de esta iniciativa es que rebasa por mucho lo que a primera vista aparenta ser solamente una política pública de limpieza y salud ambiental porque conlleva, cuando menos, cinco importantes efectos colaterales:

    1. Genera riqueza y prosperidad:

    Robert Putnam, académico emérito de la Universidad de Harvard, demostró que la diferencia entre zonas de riqueza y pobreza en Italia y otras regiones del mundo se debe a la generación de capital social e iniciativas de cultura ciudadana. Ser partícipe en coros y orquestas musicales de la comunidad (por ejemplo: Promesa en México o El Sistema en Venezuela). Clubes de lectura, asociaciones de futbol, grupos coristas, comunidades a favor del medio ambiente, ciudadanos vigilantes en pro de la seguridad y demás ejemplos similares generan una riqueza social que empodera al ciudadano y lo hace proclive a la creatividad y cooperación.

    2. Reduce la inseguridad y el miedo:

    En su reconocido artículo de “Ventanas Rotas” del Atlantic Monthly Review, los autores Wilson y Kelling demuestran que la limpieza y el orden en las calles, parques, colonias, vecindarios y regiones, reducen la delincuencia y mitigan el miedo de los ciudadanos. La razón es muy sencilla, un potencial delincuente es más proclive a robar o agredir en una casa que tenga ventanas rotas y calles sucias y descuidadas, que en una donde la ciudadanía cuida y limpia su espacio vital, por el simple hecho de que el orden y la limpieza se correlacionan significativamente con un incremento en las probabilidades de que un delito sea denunciado y perseguido. Por ello, Limpiemos Nuestro México no sólo es una provocación a eliminar la basura, sino a mitigar la inseguridad y el miedo.

    3. Empoderar al ciudadano:

    Todos los días sabemos de millones de personas que desean cambiar al país, hacer algo por el prójimo, des-encontrarse con la frustración de ser impotentes ante el sistema imperante. Un movimiento que nos permite hacer alto de manera inmediata, visible, mensurable y real contiene un efecto exponencial para inducir a empoderarnos, para exigir limpieza en todos los ámbitos que nos involucramos: con el gobierno, con los negocios, con transacciones cotidianas.

    4. Desarrollar sustentabilidad y conciencia por el planeta que habitamos.

    Reciclar la basura, consumir productos que no ensucien y que no desperdicien, cuidar nuestra calle, comunidad, país y planeta son condiciones necesarias para un desarrollo sustentable y diverso. El futuro de nuestros hijos, de nosotros, de nuestro México, exige un mundo con conciencia y acción en favor del medio ambiente y de la diversidad. Por eso: ¡Limpiemos Nuestro México!

    5. Construye cultura cívica:

    Los ciudadanos debemos empoderarnos de derechos pero también de responsabilidades. Los ciudadanos estamos obligados —sí, obligados— a sancionar a quien ensucie a nuestro México; pero allí no queda todo. Limpiemos Nuestro México es una iniciativa donde no solamente nos obligamos a no tirar basura y a ver con malos ojos a quien la tira; sino a recoger la ajena.

    En fin, recurrentemente cuestionamos y criticamos iniciativas. Hoy, hay ocasión para celebrar y congratularnos de ejemplos cívicos-ciudadanos que debemos multiplicar exponencialmente y ejercer no sólo un día al año, sino ¡por toda la vida!

    aroemer@podercivico.org.mx

    Doctor en Políticas Públicas

     

     

     

     

     



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.