aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Manlio Fabio Beltrones

Reforma política ciudadana

Es economista y político, miembro del PRI. Desde septiembre de 2006 es senador y coordinador de su partido en el Senado de México. De 1991 ...

Más de Manlio Fabio Beltrones



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    25 de febrero de 2010

    La discusión de la reforma política pareciera situarse entre restaurar la Presidencia con amplias facultades o mayores atribuciones para el Congreso, o bien, entre la política y los ciudadanos. Los senadores del PRI creemos necesario hacer de la reforma la oportunidad de renovar el régimen, fortalecer democráticamente a la Presidencia, ampliar los cauces ciudadanos y modernizar la representación política.

    Algunos temas han sido resueltos en momentos anteriores de la reforma del Estado. Las candidaturas ciudadanas son posibles ya conforme al texto constitucional, así lo votamos en 2007. La iniciativa preferente fue votada en 2008 y es minuta en la Cámara de Diputados, con lo que los proyectos del Presidente podrían resolverse en el mismo periodo de presentación y, en contrapartida, los decretos del Legislativo no podrían ser congelados por el famoso “veto de bolsillo”.

    A partir de ahí, la iniciativa de reforma política del grupo parlamentario del PRI en el Senado propone:

    1. Resolver la ausencia o incapacidad absolutas del Presidente de la República, con el secretario de Gobernación como encargado del despacho o, en su defecto, el de mayor rango ratificado, en tanto el Congreso realiza la designación respectiva.

    2. Ratificación por el Senado de los nombramientos del gabinete presidencial y otros cargos relevantes de la regulación económica, con excepción de los titulares de Defensa y Marina, lo que propicia mayor profesionalismo y calidad en los mismos y establece bases para construir una mayoría estable, con gobernabilidad democrática.

    3. Reducción del Congreso, sin senadores de representación proporcional y una Cámara de Diputados con 300 de mayoría y 100 de lista proporcional.

    4. Reelección consecutiva de legisladores federales y locales, una vez en el Senado y dos para los diputados, para fortalecer el vínculo entre ciudadanos y representantes.

    5. Mejora en el trabajo del Congreso, con un mecanismo que obligue a las comisiones a sesionar y acordar dictámenes un mes previo al inicio de cada periodo ordinario de sesiones.

    6. Rendición de cuentas, informe presidencial y vías para el diálogo entre poderes, para hacer del informe el inicio de un diálogo republicano, con derecho al uso de tribuna, la pregunta parlamentaria, las comparecencias juramentadas, las sesiones de control legislativo y, eventualmente, la moción de censura.

    7. Reconducción presupuestal, en la cual ingresos y presupuesto seguirán vigentes en tanto se aprueban los del ejercicio siguiente.

    8. Revisión ágil de la Cuenta Pública, cancelando las partidas secretas, y abreviando los plazos, con nuevas facultades para la Auditoría Superior de la Federación.

    9. Referéndum en temas de relevancia nacional; la ciudadanía resolverá en última instancia los asuntos de mayor importancia.

    10. Autonomía del Ministerio Público, con actuación imparcial e interés ciudadano en la procuración de justicia.

    11. Acotamiento del fuero constitucional al estricto desempeño del cargo, dejando en manos de los jueces los casos de abuso.

    12. Facultad de investigación a la CNDH en violaciones graves a garantías individuales.

    13. Solución de conflictos entre estados por límites territoriales, previendo el mecanismo de conciliación o, en su caso, arbitraje.

    14. Regulación de la suspensión de derechos y garantías con aprobación del Congreso y supervisión de la Suprema Corte.

    15. Creación del Instituto Nacional de Identidad, con autonomía para dotar de identificación incuestionable a los habitantes de la República, con salvaguarda estricta de los datos personales.

    Adicionalmente, el régimen transitorio plantea un carácter virtuoso para que las propuestas, de aprobarse, entren en vigor diferencialmente con sus principales efectos hacia un próximo ejercicio de gobierno dado que el actual fue electo con reglas diferentes. De esta forma, la reforma política habrá sentado las bases para el despegue del país con crecimiento y justicia, que es lo que finalmente todos los mexicanos deseamos.

    Coordinador del grupo parlamentario del PRI en el Senado



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.