aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Jacobo Zabludovsky

Día de fiesta

Periodista y licenciado en Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de México. Inició sus actividades periodísticas en ...

Más de Jacobo Zabludovsky



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    12 de octubre de 2009

    MADRID. 12 de octubre. Hoy en España ni las gallinas ponen.

    El único problema ha sido cambiar de lugar el desfile militar que tradicionalmente se celebraba en la Plaza Colón. Resulta que la plaza y de paso un desorientado Colón bajado de su columna, navegan entre un proceloso océano de escombros capaces de hacer naufragar no digamos a las tres carabelas, sino a todos los peatones de la Villa y Corte y con más razón a soldados, caballos y carros preparados para desfilar en superficies parejas y no en esta especie de Verdún 1917 en que se han convertido las calles madrileñas.

    Al alcalde de Madrid, señor Alberto Ruiz Gallardón, le ha dado una especie de síndrome de la obra pública tan agudo y grave que hace ver a don Marcelo Ebrard como modelo de abstención. Madrid es un cráter que erupciona sobre la Castellana, Serrano, Recoletos, Paseo del Prado, Carrera de San Jerónimo, Puerta del Sol, Plaza Mayor y lugares aledaños que van desde Barajas a la Sierra del Guadarrama. Todo Madrid está en obra. El sonido de músicas callejeras enmudece junto al ruido de los martillos neumáticos que hacen lugar subterráneo para 10 mil coches, nuevas tuberías de aguas limpias y negras, ductos de gas y los nuevos caprichos de la tecnología. Obras útiles. Lo que uno se pregunta es si tenían que hacerse todas al mismo tiempo. La razón, según sus enemigos, es que Gallardón quiere pavimentar para él las calles por donde se llega al palacio donde hoy despacha el señor Rodríguez Zapatero. Que te has pasao, dirán los castizos.

    Para pagar el tiradero se necesita dinero, es decir aumentar los impuestos actuales, inventar nuevos y hacer que hasta la basura pague. Bueno, no la basura, sino el que la tira. Copio del diario gratuito 20 minutos: “Las familias madrileñas se están encontrando estos días con una desagradable sorpresa: el recibo de la tasa de basura ya está llegando a los hogares de la capital. Y el montante no es pequeño: hasta 190 euros en el caso de los pisos grandes y entre 59 y 112 en el caso de familias medias. El elevado importe está enfadando a los vecinos, pero lo que más les molesta es el cobro indiscriminado; no paga más quien más basura genera, sino quien tiene una casa con mayor valor catastral”.

    Paga lo mismo una viuda sola que una familia de 10 o que una vivienda vacía. El gobierno madrileño suprime una deducción de 400 euros en el impuesto sobre la renta de personas físicas y las empresas pagarán en promedio cerca de 5 mil euros más al año por el aumento del IVA. Algunos creen que Gallardón necesita el dinero no para estas obras, sino para deudas generadas por las inversiones de los juegos olímpicos y gastos antiguos. Como quiera que sea, no hay más leña que la que arde y del mismo cuero tienen que salir las correas aquí en China y en México.

    Lo que les quería decir es otra cosa menos solemne. Es el Día de la Fiesta Nacional de España de acuerdo con una ley de 1987. Antes se llamaba Día de la Hispanidad y mucho antes Día de la Raza. Algún antecedente religioso debe tener porque coincide con el día de la Virgen del Pilar, venerada por muchos españoles. Además del desfile militar que, como en México, sirve para mostrar nuevas armas y la disciplina de los soldados, aplaudir a los reyes y silbarle a Rodríguez Zapatero. Habrá desfile de carrozas y en algunas llegarán los invitados a la recepción del Palacio Real.

    El festivo de hoy y el laborable de mañana muestran que los día han vuelto a la normalidad a pesar de la decepción olímpica. No se dieron las catastróficas consecuencias pronosticadas por augures famosos, en caso de que los juegos no se encargaran a España. La vida no se interrumpió, no hubo un antes y un después, no sufrió daño la imagen de los reyes por haber ido a Copenhague y lo que pasó no es tema de comentarios.

    Los impuestos sí, preocupan a los españoles en medio de una crisis que les afecta más que a ninguna otra nación europea. Cuatro millones de parados, el cierre de numerosas fuentes de producción, la suspensión de grandes obras mientras las de Madrid siguen adelante mediante inversiones millonarias, desconciertan a quienes no entendemos los vericuetos de la economía.

    No olvidemos: más tiene el rico cuando empobrece que el pobre cuando enriquece. El informe sobre desarrollo urbano difundido el lunes por la ONU, ubica a España en el lugar número 15 de los países en que mejor se vive en el mundo. Eso da gusto.

    Un momento: la letra chiquita dice que todos los datos analizados son del año 2007, previos a la crisis económica. Seguramente cambiaron, pero afirman los expertos que España deja atrás en calidad de vida a Dinamarca, Bélgica, Italia y Gran Bretaña.

    Para muchas naciones una crisis como la española sería salir de su pobreza.



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.