aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Francisco Rojas

Plataforma

En la Administración Pública, como miembro del Gabinete Presidencial:

Ø Director General de Petróleos Mexicanos durante 8 años (198 ...

Más de Francisco Rojas



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    24 de febrero de 2009

    La Plataforma Electoral Federal 2009-2012 del PRI fue producto de consultas realizadas durante más de un año en todo el país, con una amplia participación de militantes y simpatizantes del partido y diversos grupos sociales; recoge el desencanto de la sociedad ante la ineficacia de los gobiernos de la alternancia en aspectos claves como la seguridad y el bienestar social y económico; y plantea una Nueva Vía Mexicana para el Desarrollo, a través de más de 500 propuestas agrupadas en cuatro vectores: económico, social, político y relaciones exteriores.

    El PRI ejerce la autocrítica como forma de superación. Reconoce las fallas del modelo vigente, propone medidas emergentes para superar la crisis, pero señala también lineamientos de mediano y largo plazo “capaces de relanzar el desarrollo nacional e impulsar un ciclo de transformaciones que generen una nueva vía mexicana para el desarrollo”.

    Acorde con las tendencias mundiales, revalora la intervención del Estado para regular las fuerzas del mercado y la libre competencia; utilizar el gasto público, la política monetaria y otras medidas para impulsar el desarrollo y la iniciativa de los particulares; promover la generación de empleo vía el fortalecimiento del mercado interno con políticas industriales y agropecuarias que recuperen cadenas productivas basadas en nuestras ventajas comparativas; y aprovechar en beneficio de la sociedad la globalización y el libre comercio, así como lo positivo de algunas políticas aplicadas hasta ahora: finanzas públicas sanas que no limiten su capacidad promotora, endeudamiento externo acorde a nuestro nivel económico, y contención de la inflación para no afectar a los más desprotegidos.

    Propone cumplir con los objetivos constitucionales vinculando positivamente la política social con la económica, para volver a ofrecer oportunidades de movilidad social y progreso, combatiendo las inequidades causadas por el actual modelo de desarrollo, y disminuir la pobreza y la desigualdad, sobre todo de los grupos más vulnerables, lo que implica reorientar los programas sociales vigentes, con instrumentación eficiente y rendición de cuentas para evitar su uso clientelar y electoral; asimismo, plantea programas de largo plazo para cambiar estructuras que profundizan la desigualdad corrigiendo a fondo los sistemas educativo, de salud y seguridad social, la protección del ambiente y el desarrollo tecnológico, entre otros.

    Advierte que la democracia social implica la redistribución y nuevos equilibrios entre los poderes y los niveles de gobierno, así como el fortalecimiento de la gobernabilidad, amenazada por la inseguridad e indefensión social causadas por el embate del crimen organizado, cuyo combate requiere atacar las manifestaciones violentas, pero también las causas que provocan y alimentan su virulencia, como la pobreza, falta de oportunidades, corrupción e impunidad.

    Nuestras fracciones parlamentarias enriquecerán su agenda legislativa con aportaciones surgidas en la campaña. Las tareas son muchas, los retos difíciles, pero el PRI les hace frente con soluciones integrales con visión de futuro, pero que requieren experiencia, firmeza y liderazgo para llevarlas a cabo.

    Analista político



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.