aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ricardo Raphael

Sida: Conferencia Internacional

Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela ...

Más de Ricardo Raphael



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    04 de agosto de 2008

    Personalidades como Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, o Bill Clinton, ex presidente de Estados Unidos, recorren esta semana los pasillos del Centro Banamex de la ciudad de México. Junto con otras 24 mil personas se encuentran participando en la XVII Conferencia Internacional del Sida, que desde el día de ayer se celebra en nuestro país.

    Varios serán los temas abordados a lo largo de estas seis jornadas. Para comenzar habrá de reconocerse que la batalla contra el sida ha evolucionado positivamente en el tiempo.

    Los esfuerzos invertidos globalmente han permitido que esta epidemia haya dejado de representar una inminente fatalidad para convertirse en un padecimiento de tipo crónico. Si sus víctimas se tratan adecuadamente, hoy cuentan con altas probabilidades para burlar la muerte.

    Científicos y especialistas aseguran que muy pronto podrá contarse con una vacuna para que la raza humana se escape del sida, igual y como hoy ocurre con la peste o la tuberculosis. Sin embargo, aún hace falta mucha investigación y también abundantes recursos económicos para llegar a ese deseado momento.

    Mientras tanto, la mejor vacuna sigue siendo la prevención. Y junto con ella, una política de precios y abasto de los medicamentos que asegure su obtención constante y adecuada.

    La prevención es un expediente que abarca a muchos otros: educación sexual, información, cultura del examen oportuno, conocimiento de la enfermedad, erradicación de prejuicios, entre otros.

    Durante demasiado tiempo, el mapa maniqueo y conservador entorpeció la celebración de las mejores políticas de prevención. Ocurrió así en casi todos los países y desde luego en México.

    La política de prevención hubo de vencer, primero, la injustificada homofobia que colocó a la población homosexual como si fuera la gran responsable y única víctima de la enfermedad. Luego fue necesario convencer al sistema educativo de que no era promoviendo la abstinencia sexual como se podía enfrentar a la epidemia.

    Hoy ya existe conciencia de que una política eficaz de educación sexual es aquella que explicita las consecuencias de los diversos comportamientos amatorios, así como la que informa de las distintas prácticas de la sexualidad.

    Han sido también la hipocresía y la mojigatería conservadora las causantes de que un número importante de mujeres casadas padezca sida. Ante la creencia de que sus maridos no sostienen una vida sexual fuera del matrimonio, y ante la negación de que ellos puedan practicar la bisexualidad, cada día son más mujeres las que están siendo contagiadas por este virus.

    Y junto con esta tragedia sucede también que, por la ausencia de tratamiento médico adecuado, estas mujeres se convierten en vehículos de transmisión para sus futuros hijos.

    Urge en el presente una política de prevención que no sea cómplice del secreto, sino de la información amplia y suficiente, así como de la práctica automática de los exámenes que permiten detectar y atacar al virus oportunamente.

    Vale la reiteración: para que la futura política de prevención sea efectiva hay que despojarla de todo vestigio de conservadurismo.

    Otro de los grandes temas que con seguridad será abordado esta semana es el de los precios y el abasto de los medicamentos. La inmoral codicia de algunas farmacéuticas también ha contribuido para que el VIH-sida se extienda.

    Es probable, por cierto, que el día de mañana —en el contexto de esta Conferencia Internacional— el gobierno anuncie una reducción importante de los precios de estos medicamentos en el país.

    Pareciera que las farmacéuticas ya entendieron que, de no disminuir sus precios en al menos dos terceras partes de su valor actual, el gobierno mexicano se verá forzado a encaminar las cosas hacia el modelo brasileño.

    Analista político



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.