aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Amalia D. García Medina

La cultura genera civilidad



ARTÍCULOS ANTERIORES


    27 de marzo de 2008

    La inversión en cultura es indispensable para fortalecer a la democracia. Sin duda, es una expresión de un gobierno humanista y de izquierda promover actividades de gran calidad y ponerlas al alcance de todas y todos; el disfrute de la cultura también es un derecho y no una mercancía reservada sólo para aquellos que puedan pagarla. Esta es la característica esencial del ser humano: no hay hombre ni mujer sin cultura.

    Si de verdad aspiramos a crear un mejor mundo para todos nosotros, tenemos que defender el concepto de cultura abierta a todas y todos en contraparte con el elitismo que algunos tratan de imponer.

    Tener acceso a las más diversas manifestaciones culturales, así como a los bienes de nuestro patrimonio universal, genera civilidad y fortalece valores necesarios en la convivencia democrática, como la fraternidad, el respeto, la tolerancia, la solidaridad.

    Esta ha sido una convicción que he sostenido a lo largo de mi vida y que, ahora como gobernadora de Zacatecas, he podido constatar en las políticas culturales que desarrollamos.

    En el Festival Cultural Zacatecas —que este año ha dado un salto muy positivo en calidad, al mismo tiempo que crece pasando de una semana a más de 15 días— es extraordinaria la forma como conviven personas de los más diversos orígenes y preferencias. Ahí, conciertos completamente abiertos al público como el de Bob Dylan, Gloria Gaynor, Zoé o Celso Piña reúnen a decenas de miles de personas que disfrutan pacíficamente y con respeto de estas expresiones artísticas. Lo mismo vemos a jóvenes que a comerciantes, académicos, obreros, amas de casa o profesionistas conviviendo con alegría y reconociéndose a través de la universalidad que abre el disfrute de la cultura.

    Estas actividades promueven el respeto y la paz entre la población. Por eso, los eventos se pueden realizar sin que se presenten incidentes que lamentar, o con saldo blanco, como lo caracterizan las corporaciones de protección.

    Quizá la importancia de la inversión en cultura no se perciba con toda claridad, pero al igual que las obras de infraestructura o el apoyo a proyectos productivos, genera mejores condiciones de vida para la población al promover la civilidad y la armónica convivencia.

    En Zacatecas, un estado con tesoros culturales invaluables, también estamos invirtiendo en el rescate de nuestro patrimonio cultural. Se trata de bienes con un enorme contenido histórico que por el desgaste de los años se encontraban en riesgo. Son obras que se recuperan para el disfrute colectivo, lo mismo templos en Pinos, Sombrerete o Fresnillo, que museos o teatros como en Jerez, Guadalupe o Zacatecas. Puedo mencionar el magnífico teatro Hinojosa —ubicado en el municipio que fue cuna de Ramón López Velarde, el poeta de la patria—, el cual fue restaurado, iluminado y sonorizado, o también los trabajos para rescatar otros teatros iconos de nuestra historia como el Calderón, en Zacatecas o el Echeverría, en Fresnillo.

    Todas estas acciones tienen el objetivo de que Zacatecas se fortalezca como un punto de referencia internacional donde la cultura es popular, es decir, donde la cultura universal y de calidad es abierta para toda la gente, tanto en el acceso a expresiones de gran calidad, como en el disfrute y preservación de las joyas de nuestro patrimonio cultural.

    Estoy convencida de que así se da una mayor calidad de vida y se fortalecen los lazos de entendimiento entre la sociedad.

    Por ello, uno de los retos de nuestra transición política tiene que ver con dar un gran impulso a las expresiones culturales para que sean un eje relevante de la consolidación democrática. Darle a la cultura un carácter popular significaría afianzar valores que construyen ciudadanía y que tanto requerimos para lograr una mayor cohesión social y entendimiento con respeto a la diversidad.

    Gobernadora de Zacatecas



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.