aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Carlos Monsiváis

‘El Secretazo’

Carlos Monsiváis es ante todo un hombre observador. Escritor que toma el fenómeno social, cultural, popular o literario, y que, con rápido b ...

Más de Carlos Monsiváis



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    19 de agosto de 2007

    Los DVD y los alteros de volú-menes en todas partes no dejan lugar a las especulaciones. El éxito del momento, de hace tres meses y de aquí a un año, le pertenece al libro de Emmett Mackintosh, El Secretazo, que, al alcance de la vista y de la comprensión, deposita un misterio de siglos, aquel que fue el centro de la otra piedra filosofal, la que contiene el enigma del triunfo, el secreto develado, expuesto, desnudado, del gran éxito que obtienen los buenos para nada, los extraviados neuronales.

    * * *

    Interrumpimos el relato con informaciones claves:

    —¿Quieres saber, por oposición, la causa de tu fracasasazo?

    —¿Quieres saber por qué Luis XVI pasó a la Historia mucho antes del estruendo de su cabeza que obediente a la ley de gravedad caía en el cesto?

    —¿Quieres enterarte de por qué George Bush llegó a la presidencia de Estados Unidos además de por el dinero y el fraude electoral?

    —¿Quieres cerciorarte de cómo llegó a la Presidencia de México Vicente Fox (¡¡Vicente Fox!!)?

    Adquiere El Secretazo, el libro que te dará la clave para escalar las más altas posiciones sin tener a tu favor algo distinto a los haberes personales muy rudimentarios y escasos y sin otro conocimiento específico que la gana de impresionar a los espejos en hoteles de paso. El Secretazo te aguarda, aquí está, ya disminuyen en las calles y en las librerías los cerros de reproducciones, cómpralo y pasa la noche en vela adquiriendo las técnicas del ascenso a la cumbre, algo hasta hoy no revelado a los mortales. (Y por mortales debe entenderse aquellos que todavía no compran el libro)

    * * *

    ¿Quién escribió El Secretazo? No podemos divulgar el nombre porque eso equivaldría a traicionar a la persona que a lo largo de su fructífera vida estudió la victoria de Los Impresentables, esa categoría ahora tan extendida en cada país, no digamos el nuestro. Seguramente te has preguntado: ¿y cómo le hizo este vecino o ese condiscípulo, de quien todos nos burlábamos por su bobaliconería y su lentitud para unir el “buenos” con el “días”, para haber sido dos veces diputado, dos veces senador y una ocasión gobernador de su estado (en donde no había nacido ni vivido), sin cambiar en lo mínimo de estructura mental? Eso para no hablar de su inmensa fortuna, “adquirida honradamente” como dice cuando quiere provocar la risa. ¿No te ha intrigado, perturbado y francamente aniquilado psíquicamente este ejemplo, o el del cuate al que los maestros calificaban con puro MB con tal de no volverlo a ver para que no les robara las carteras y que hace un sexenio encabezó la cruzada contra la delincuencia que no se atreve a dar su nombre por miedo a que le pidan autógrafos? ¿Y por qué han obtenido estas altísimas posiciones, todos los nacidos para perder? La respuesta es sencilla: porque estaban al tanto del Secretazo.

    * * *

    El Secretazo (ese código, ese método, este libro, estos cursos, este DVD), comienza a conocerse en un círculo íntimo del faraón Ramsés Amnés el Reloaded, que no se explicaba por qué este faraón que ni siquiera podía hablar egipcio clásico porque le parecía lengua muerta, no sólo se apoderó del trono sino que gobernaba sin proponer nada, ni dar órdenes, ni encerrar a sus mujeres en pirámides selladas, ni nada. Cómo le hace Ramsés Amnés, se preguntaban sus cortesanos, para ganar siempre siendo que es un tonto de todas partes. Un día lo siguieron con gran sigilo a lo largo del laberinto de Abu Zimbel y lo vieron entrar a un callejón y... Hasta aquí podemos llegar. Compra El Secretazo y sabrás el resto. Y mira que te espera el éxito que tampoco mereces.

    * * *

    Si El Secretazo tiene tantos seguidores en su divulgación del misterio, del enigma, del crucigrama del éxito es porque en el mundo entero todos se preguntan: “¿Y este señor, o esta señora, o este joven francamente descerebrado, cómo llegaron a este gran puesto, o acumularon estas fortunas, o dominan esta organización tan poderosa, o logran que los inviten a comer a la casa de un megamillonario dos días seguidos? ¿Cómo le hacen?

    Hay una técnica detrás de cada éxito inexplicable, y vaya que las estructuras de poder del mundo actual desbordan Éxitos Inexplicables. De veras, escucha, responde con franqueza, aunque no te muerdas la lengua, ¿no te mueres de rabia al ver a tantos diputados, senadores, ministro de Estado, magistrados de la Suprema Corte, gobernadores, líderes sindicales, altos ejecutivos, honorables prelados, a los que tú no recomendarías ni para conserjes, y que sin embargo adquieren fortunas sin siquiera ser Hijos de Alguien? Pues claro que sí te altera observar a tanto desvelado cerebral en la cúspide y saber que, al mismo tiempo, ganan fortunas al cobrar como asesores de sí mismos en los alrededores de la cúspide. Sí que te molesta ver que han llegado tan lejos porque, de algún modo, conocieron a tiempo El Secretazo. ¿Y tú por qué no?

    * * *

    En el siglo XIX Miguel Miramón, militar conservador al que los mercadólogos de la época llamaban El Joven Macabeo (cosa que dejaron de hacer por los juegos de palabras a los que se prestaba el apodo), fue invitado a un curso privado donde se impartían las enseñanzas del Secretazo. Miramón se hallaba entonces enfrascado en seguir las clases de baile de salón aristocrático que impartía la princesa de Buenavista, y no hizo caso de la oferta y no aprendió El Secretazo. En cambio, el abogado Benito Juárez no faltaba a las lecciones y era puntual hasta la médula. ¿El resultado? A Miramón lo fusilaron en el Cerro de las Campanas y a Juárez lo hicieron Benemérito de las Américas. ¿Por qué? ¿Necesitamos decirlo?

    * * *

    Nomás échale un look a los poderosos de hoy. ¿No te frustra sentirte tan superior y sin embargo en el desempleo? Ya no dudes, ya no vaciles, ahora o nunca, compra el libro, el DVD, el disco del Secretazo. Sea cual sea tu coeficiente mental, el exitazazazo te aguarda. El Secretazo te igualará en el triunfo con los que tampoco lo merecen.

    Escritor



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.