aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Carlos Monsiváis

Gobernar desde el prejuicio

Carlos Monsiváis es ante todo un hombre observador. Escritor que toma el fenómeno social, cultural, popular o literario, y que, con rápido b ...

Más de Carlos Monsiváis



ARTÍCULOS ANTERIORES


    Ver más artículos

    14 de enero de 2007

    E l gobierno de Felipe Calderón inicia con magníficos auspicios para los cultivadores del prejuicio. Hasta el momento, y no obstante otros enérgicos esfuerzos, el gran ejemplo de conversión del cargo en nicho del prejuicio lo da el doctor José Córdova Villalobos, secretario de Salud, ya notorio como presidente de la Comisión de Salud de la LIX Legislatura de la Cámara de Diputados, al oponerse a las reformas a la Ley General de Salud para ampliar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, y al rechazar la inclusión de la píldora del día siguiente en el cuadro básico de medicamentos.

    Ya secretario de Salud, el doctor Córdova afirmó su derecho (irrenunciable) al do de pecho, al insistir en lo único válido, el derecho a la salud, por sobre los derechos reproductivos: "porque si le llamamos derecho a cada cosa, habría derechos digestivos o respiratorios", expresión feliz en la medida en que el aparato digestivo y el respiratorio tienen o no tienen hijos.

    Entrevistado por Lucía Irabién (Excélsior, 11 de enero de 2007), Córdova exhibió sin límite la sabiduría de quien lo designó en ese puesto. Con una sintaxis que, por lo visto, nunca ha conocido sus mejores días, el secretario de Salud informó de sus reuniones con el Instituto Nacional de las Mujeres y el Instituto Nacional de la Juventud, cuyo objetivo es "ver cuál es la terminología más clara en términos de promoción de educación para la salud que nos permite hacer que estos conceptos sean adquiridos por la población a la que van dirigidas" (todo es sic).

    Acto seguido, Córdova (ya se dijo que es doctor) insiste en gastar palabras, unas cuantas emitidas muchas veces, que dan cuenta de su desconocimiento de los temas o, si se quiere, de su método para ganar tiempo: "Una de nuestras estrategias más importantes es la educación para la salud, pero la educación se puede dar de diferentes maneras (y muchas veces los fracasos son enormes aunque se inviertan grandes cantidades), entonces hay que optimizar los recursos utilizando estrategias que tengan más impacto". Al ver lo anterior, supuse que para decir la frase "Buenos días", el secretario podría tardarse entre cinco y 10 minutos.

    Acto seguido, Córdova habla de las críticas que ha oído, leído o intuido a la promoción abierta del uso del condón. Y le sale al paso a un "adminículo" (palabra del cardenal Norberto Rivera) que delata la existencia de la genitalia: "Creo que debe privilegiarse, sobre todo, lo que es educación, debe privilegiarse la promoción de la salud y deben privilegiarse las acciones que tienen más impacto". (A esto se le llama "memorizar bloques verbales utilizables en toda ocasión"). Se le pregunta cuáles son, y con intrepidez, responde:

    "Es que de repente hay acciones que más que prevención parecían hacer porción de prácticas de mayor riesgo. Por ejemplo, dentro de las campañas de no discriminación había algunas que parecían más promover el homosexualismo, que evitar la discriminación a los homosexuales y dices, bueno, ¿quién hizo estos spots?, ¿se trata de no discriminar o se trata de promover algo? Creo que en este sentido hay que ser muy críticos y el objetivo de hacia quién va dirigido, qué se trata de hacer, debe ser muy claro".

    Un momentito, ahora seguimos

    Interrumpo este festín de la claridad expresiva con tal de recordar el texto del spot radiofónico que provoca la ira moral de Córdova, y que se transmitió en abril de 2003:-Mamá: Pues te ves muy enamorado, m´ hijo, ¿cuánto llevan?-Juan: Cinco meses, mamá.-Mamá: ¿Y le gusta la idea de venir a cenar con la familia?-Juan: ¡Le encantó! Es más preparó un postre que te va a encantar.-Mamá: Espero que le guste lo que preparé. Por cierto, ¿cómo dices que se llama?-Juan: Óscar, mamá, se llama Óscar.-Locutor: Aunque te parezca raro, hay mucha gente que todavía ve mal esta situación. La homofobia es la intolerancia hacia la homosexualidad. La igualdad comienza cuando aceptamos que todos somos diferentes.ContinuamosYa seguro de haber argumentado contra el condón, tal vez no con palabras, Córdova expresa su política de redención, se olvida de la existencia de la responsabilidad del Estado, esa antigualla laica, y le transfiere a los padres de familia (a los que sean como él, desde luego) la responsabilidad de eliminar las usurpaciones republicanas:"Aparte del ejemplo de los homosexua-les, están los embarazos en jóvenes que van en aumento y el hecho de que los jóvenes comienzan a tener relaciones sexuales cada vez a más temprana edad. ¿Cómo se va impedir que adquieran una enfermedad o tengan un embarazo? A través de una educación sexual intensa en la que participen los padres, en los que participe la sociedad y en la que haya una responsabilidad. Yo muchas veces, ante la recriminación de que algu-nas de las campañas eran incorrectas, pensaba, ¿no será que los padres estamos fallando también en tomar nuestro papel?"Córdova pertenece a la especie, hoy muy frecuente, de los funcionarios que le delegan a sus oyentes la responsabilidad de explicar lo que están diciendo. Él se pronuncia, que los demás justifiquen, razonen y alaben sus exhortaciones. Sin tregua, identifica a las campañas preventivas con la alabanza de Sodoma y Lascivia, las ciudades de la llanura bíblica (no me desmientan), y al Apocalipsis de látex le opone la educación a cargo de los padres de familia, que no requieren de enseñanza previa. Córdova, y no creo forzar la comparación, siente que mata dos demo-nios de un rezo: elimina el condón que tanto se opone a la explosión demográfica, y releva a la secretaría a su cargo de las responsabilidades de dirigir la educación sexual. No está mal para comenzar.IIIDe inmediato acuden los biógrafos o los hagiógrafos de Córdova: ProVida y la Unión Nacional de Padres de Familia (Excélsior, 12 de enero de 2007), que aclaran el galimatías del secretario. Jorge Serrano Limón es tajante, como no lo fue en su promoción de la tanga: "El doctor José Ángel Córdova tiene razón, porque las campañas en sexenios anteriores sobre el uso del condón han sido campañas mentirosas y engañosas, sesgadas promoviendo las tesis de los homosexuales... El doctor Córdova tiene razón al decir que la Secretaría de Salud había estado promoviendo campañas de riesgo como es el uso del condón". Y Guillermo Bustamante, de la Unión de Padres de Familia, alaba "el giro de 180 grados, pero positivo, es muy distinto, los padres somos los primeros responsables de la educación sexual de nuestros hijos, a un secretario como el anterior que ignora por completo a la familia".En su oportunidad, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Mauricio Hernández Ávila, no se anda con pequeñeces: "Estudios realizados por el Instituto Nacional de Salud Pública demuestran que las estrategias de promoción del condón, que la Organización Mundial de la Salud recomienda, simplemente no dan resultados. Ni para abatir las prácticas promiscuas, ni para disminuir las que implican riesgo". Sí, lo dice la Secretaría, "(el condón) no genera cambios en las actitudes de los jóvenes". Así que, según Córdova, el condón, para ser útil, debería promover la abstinencia. CorolarioLo que viene es previsible: Córdova dirá que se le citó fuera de contexto, el PAN buscará la manera de prestigiar a Córdo-va con algún arañazo retórico, y veremos la repetición de este sainete fundamentalista dentro de uno o dos meses. ¿Por qué mejor el secretario Córdova no renuncia, estudia unos años el tema y luego vuelve a su cargo en hombros de los padres de familia?Escritorspot radiofónico que provoca la ira moral de Córdova, y que se transmitió en abril de 2003:

    -Mamá: Pues te ves muy enamorado, m´ hijo, ¿cuánto llevan?

    -Juan: Cinco meses, mamá.

    -Mamá: ¿Y le gusta la idea de venir a cenar con la familia?

    -Juan: ¡Le encantó! Es más preparó un postre que te va a encantar.

    -Mamá: Espero que le guste lo que preparé. Por cierto, ¿cómo dices que se llama?

    -Juan: Óscar, mamá, se llama Óscar.

    -Locutor: Aunque te parezca raro, hay mucha gente que todavía ve mal esta situación. La homofobia es la intolerancia hacia la homosexualidad. La igualdad comienza cuando aceptamos que todos somos diferentes.

    Continuamos

    Ya seguro de haber argumentado contra el condón, tal vez no con palabras, Córdova expresa su política de redención, se olvida de la existencia de la responsabilidad del Estado, esa antigualla laica, y le transfiere a los padres de familia (a los que sean como él, desde luego) la responsabilidad de eliminar las usurpaciones republicanas:

    "Aparte del ejemplo de los homosexuales, están los embarazos en jóvenes que van en aumento y el hecho de que los jóvenes comienzan a tener relaciones sexuales cada vez a más temprana edad. ¿Cómo se va impedir que adquieran una enfermedad o tengan un embarazo? A través de una educación sexual intensa en la que participen los padres, en los que participe la sociedad y en la que haya una responsabilidad. Yo muchas veces, ante la recriminación de que algunas de las campañas eran incorrectas, pensaba, ¿no será que los padres estamos fallando también en tomar nuestro papel?"

    Córdova pertenece a la especie, hoy muy frecuente, de los funcionarios que le delegan a sus oyentes la responsabilidad de explicar lo que están diciendo. Él se pronuncia, que los demás justifiquen, razonen y alaben sus exhortaciones. Sin tregua, identifica a las campañas preventivas con la alabanza de Sodoma y Lascivia, las ciudades de la llanura bíblica (no me desmientan), y al Apocalipsis de látex le opone la educación a cargo de los padres de familia, que no requieren de enseñanza previa. Córdova, y no creo forzar la comparación, siente que mata dos demonios de un rezo: elimina el condón que tanto se opone a la explosión demográfica, y releva a la secretaría a su cargo de las responsabilidades de dirigir la educación sexual. No está mal para comenzar.

    III

    De inmediato acuden los biógrafos o los hagiógrafos de Córdova: ProVida y la Unión Nacional de Padres de Familia (Excélsior, 12 de enero de 2007), que aclaran el galimatías del secretario. Jorge Serrano Limón es tajante, como no lo fue en su promoción de la tanga: "El doctor José Ángel Córdova tiene razón, porque las campañas en sexenios anteriores sobre el uso del condón han sido campañas mentirosas y engañosas, sesgadas promoviendo las tesis de los homosexuales... El doctor Córdova tiene razón al decir que la Secretaría de Salud había estado promoviendo campañas de riesgo como es el uso del condón".

    Y Guillermo Bustamante, de la Unión de Padres de Familia, alaba "el giro de 180 grados, pero positivo, es muy distinto, los padres somos los primeros responsables de la educación sexual de nuestros hijos, a un secretario como el anterior que ignora por completo a la familia".

    En su oportunidad, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Mauricio Hernández Ávila, no se anda con pequeñeces: "Estudios realizados por el Instituto Nacional de Salud Pública demuestran que las estrategias de promoción del condón, que la Organización Mundial de la Salud recomienda, simplemente no dan resultados. Ni para abatir las prácticas promiscuas, ni para disminuir las que implican riesgo". Sí, lo dice la Secretaría, "(el condón) no genera cambios en las actitudes de los jóvenes". Así que, según Córdova, el condón, para ser útil, debería promover la abstinencia.

    Corolario

    Lo que viene es previsible: Córdova dirá que se le citó fuera de contexto, el PAN buscará la manera de prestigiar a Córdova con algún arañazo retórico, y veremos la repetición de este sainete fundamentalista dentro de uno o dos meses. ¿Por qué mejor el secretario Córdova no renuncia, estudia unos años el tema y luego vuelve a su cargo en hombros de los padres de familia?

    Escritor



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.