aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




EDITORIAL DE EL UNIVERSAL

Diálogo o confrontación

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los derechos humano ...





EDITORIALES ANTERIORES


    28 de agosto de 2006

    El conflicto postelectoral que atraviesa el país requiere urgentemente de salidas, ante el riesgo de que se complique la situación, de por sí ya bastante mala. Por tal motivo EL UNIVERSAL auspicia una serie de foros para el diálogo que pretenden congregar a quienes, separados por opiniones, coinciden en su interés por analizar con amplitud los asuntos públicos más que por suscitar encendidas polémicas que abonan el desencuentro entre los mexicanos.

    El objetivo es proponer salidas a la controversia postelectoral por la vía institucional así como acuerdos y reformas que eviten la repetición de crisis como la presente. El meollo del debate es la búsqueda de opciones.

    Los foros se inspiran en la convicción de que el diálogo es la forma insuperable de exponer ideas para persuadir, refutar, atender las razones opuestas y, en ese ejercicio, decantar los conceptos propios, confrontarlos con los ajenos y alcanzar consensos que hagan emerger los acuerdos aceptables para todos; la concordia en lo esencial.

    Hoy es urgente un diálogo político nacional. Este aporte de EL UNIVERSAL pretende explorar soluciones y, de ser posible, aterrizar propuestas para dar solidez a las instituciones y plantear medidas para contener el deterioro de las relaciones político-sociales; sobre todo con la expectativa de contribuir a restaurar el tejido social, que ya está muy dañado por las pugnas partidistas y por la insistencia de algunos en polarizar a la sociedad.

    Por supuesto, la condición clave del diálogo es la disposición de conocer y entender, primero, comprender y respetar o considerar al menos los puntos de vista de quienes participen en el debate. De otro modo caeríamos en el denominado diálogo de sordos, en el cual cada quien se escucha sólo a sí mismo.

    Como acostumbramos decir, hablando se entiende la gente. Manuel Camacho Solís, de la coalición Por el Bien de Todos, asistió a este primer encuentro plural, en el que también participaron Javier Corral, del PAN; Jorge Chávez Presa, del PRI; y otros destacados editorialistas de esta casa. Se trató de esclarecer el rumbo de la resistencia civil pacífica convocada por el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador. La institucionalidad o las calles, ha sido el dilema de la coalición.

    Tratar de identificar los espacios para dialogar es hoy una prioridad. Los intermediarios válidos para las partes en pugna tienen una tarea de la mayor trascendencia nacional.

    Los críticos de la coalición establecen que la distancia entre los discursos y las acciones que se alientan establece incongruencias que deben ser resueltas sin ambigüedades. Desde la contraparte reclaman honestidad, ánimo para dialogar y sobre todo disposición para aceptar el cambio que muchos mexicanos anhelan.

    La utilidad de los foros no deja lugar a dudas en cuanto permite acercar posiciones y éstas deben conducir a una negociación que excluya pretensiones absolutistas de una y otra parte; éstas sólo conducirán al país a un estado en el que todos vamos a resultar perdedores. La hora del diálogo llegó y los ojos de muchos, dentro y fuera de México, están atentos.



    EDITORIAL ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.