aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Jorge Eugenio Ortiz Gallegos

Nuestro Escudo Nacional, deformado por el presidente Fox



ARTÍCULOS ANTERIORES


    05 de febrero de 2003

    MIEMBRO fundador del Partido Acción Nacional, y uno de los grandes maestros del constitucionalismo mexicano, don Manuel Herrera y Lasso (nació en San Luis Potosí en 1890 y falleció en el DF en 1967) asentó lo siguiente, dando testimonio de su característico talento, y de su emotividad en escritos y discursos: "El alma nacional idea, sentimiento y voluntad se materializa en sus símbolos: el Escudo que es la idea; la Bandera que es el sentimiento; y el Himno que es la voluntad, la voluntad heroica de un pueblo que quiere vivir y sabe morir. No los produce la `razón razonante`, sino la imaginación creadora. Más que la representación concreta de un concepto, son imágenes emotivas de una realidad múltiple e imprecisa, signos de reconocimiento entre los que, sin saberlo, se conocen; divisa de unión y de reunión para los hijos de la misma tierra; síntesis viva de historia y anhelo; productos y factores en el proceso místico que convierte a una sociedad en patria" (v. p. 507, Estudios Políticos y Constitucionales , Ed. Miguel Ángel Porrúa, 1986).

    La idea engendra el acto y por ello el Escudo Nacional precede la emoción por la Bandera ondulante y posteriormente el Himno irrumpe en la garganta y llena de lágrimas al mexicano amante de su patria.

    Acordada en la ciudad de Querétaro el 5 de febrero de 1917, la Constitución Mexicana debe ser considerada no sólo como la norma y guía de nuestros actos para apegarlos al derecho, sino como la definición de estilo de nación que los mexicanos hemos querido estructurar a lo largo del siglo XX.

    Es lamentable que a diferencia de otros países, el nuestro haya hecho "picadillo" de la Carta Magna y que el llamado Constituyente Permanente, que no sólo no es permanente, sino temporalero, el Congreso integrado por la Cámara de Diputados que se renueva cada 3 años y por el Senado que es electo cada 6, ha hecho trizas de los artículos originales y se acumulan alrededor de 400 reformas a la Constitución a lo largo de 85 años. Los defensores de tal permanente reformismo de la Carta Fundamental llaman a esto una actitud "dinámica" para las mutaciones que operan en el seno de l a sociedad.

    La falacia de la modernidad permanente puede comprobarse al recordar el sueño del maestro Herrera y Lasso, quien postulaba que se hiciese norma constitucional y no simple disposición por decreto o ley secundaria la definición de los símbolos patrios.

    En la conmemoración del 5 de febrero, el rostro de la patria se ennoblece rindiendo tributo a esos símbolos que han sido objeto análogo de la cambiante actitud de los gobernantes a lo largo del siglo XX. En septiembre de 1951, don Manuel Herrera y Lasso dio cuenta de las limitaciones acerca del Escudo Nacional en un dictamen formulado como consultor de la Presidencia de la República.

    Podrían enumerarse muchos cambios del Escudo Nacional que va impreso en la Bandera Nacional y en los documentos oficiales de los tres poderes de la República. Pero entrando ya a la modernidad del siglo XX, el jefe del Ejército Constitucionalista Venustiano Carranza decretó que el Escudo Nacional se depositase en la Dirección de Bellas Artes, decreto que no fue cumplido. El 5 de febrero de 1934, el presidente Abelardo Rodríguez decretó que el Escudo Nacional se depositase en el Archivo General de la Nación y que se conservasen copias autentificadas también para el uso de monedas y medallas de la Casa de Moneda.

    El 20 de octubre de 1942, el presidente Ávila Camacho decretó que el modelo fuese depositado en el Archivo General de la Nación y en el Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, en seguimiento del decreto del 5 de febrero 1934. A la propuesta de septiembre de 1954 formulada por el maestro Herrera y Lasso no siguió respuesta alguna, pero el 19 de diciembre del año 2000, a propósito de una diferente forma de presentación de la Banda Presidencial, ya bajo el presidente Vicente Fox, se reiteró que el Escudo Nacional debería ir bordado en dicha banda presidencial.

    ¿Por qué, sin embargo fue deformado el Escudo Nacional en toda la papelería que emplea el titular del Ejecutivo de la nación, en su enorme propaganda de todos los días y de todas las horas en la televisión? ¿Por qué se permitió y se usa la deformación del águila real del antiguo Escudo Nacional? ¿Por qué el águila mocha de Vicente Fox Quesada?

    jodeortiz@netra.net



    ARTÍCULO ANTERIOR
    Editorial EL UNIVERSAL Un Hoy No Circula más justo


    PUBLICIDAD.