aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Pahuatlán, pintado en papel amate

Viridiana Ramírez| El Universal
10:19Domingo 15 de marzo de 2015

El costo de las piezas es tan variado como su sencillez o complejidad del diseño. Hay hojas desde ocho pesos hasta lámparas, biombos o tapetes de 25 mil pesos. Foto: Turismo Municipal de Pahuatlán de Valle

Esta comunidad está integrada por la etnia hñahñu (otomíes). Foto: Turismo Municipal de Pahuatlán de Valle

Durante tu visita, debes considerar ir al Mirador de Ahíla. Foto: Turismo Municipal de Pahuatlán de Valle

Vista panorámica del Mirador de Ahíla. Foto: Turismo Municipal de Pahuatlán de Valle

El papel amate es elaborado por más de 400 artesanos de la etnia otomí, en San Pablito. (Foto: Turismo Municipal de Pahuatlán de Valle )

Pueblo Mágico de corazón otomí y creador de esta artesanía

[email protected]


Entre los límites de Hidalgo y Puebla, el aroma a pan recién horneado impregna la atmósfera. Viene desde las panaderías tradicionales de Pahuatlán, un Pueblo Mágico enclavado en la sierra poblana, que además posee la denominación de origen del papel amate, producción de origen prehispánico rescatada por más de 400 artesanos.

Antes de conocer sus talleres de papel amate, hay que hacer una escala en alguna panadería. Las piezas se cocinan en horno de leña, así que esa concha o polvorón recién hechas se deben saborear con un atole de piña, cacao o mora, los puestos nunca fallan afuera de las panaderías.

Si lo tuyo es el café, entonces dirígete al beneficio de don Conche Téllez, a menos de dos kilómetros del centro. Por 35 pesos, recibes toda la explicación sobre la elaboración del café hasta llegar a la sala de catas.




Foto: Turismo Municipal de Pahuatlán de Valle

De colores
Ahora vamos a San Pablito, a unos 20 minutos de Pahuatlán. Esta comunidad está integrada por la etnia hñahñu (otomíes) y la encargada de elaborar papel amate, el más antiguo de México, que cuenta con denominación de origen.

Las técnicas siguen siendo artesanales y para conocerlas se recomienda visitar el taller de don Fausto. Él se encarga de explicar el proceso de elaboración, desde la obtención de las cortezas, el proceso para aplastarlas, cocerlas en agua con cal para obtener como resultado una lámina vegetal fibrosa, el teñido con colores que van del marrón oscuro al amarillo paja, hasta el pintado a mano utilizando tintas naturales.

El costo de las piezas es tan variado como su sencillez o complejidad del diseño. Hay hojas desde ocho pesos hasta lámparas, biombos o tapetes de 25 mil pesos. También elaboran libretas y cuadros con representaciones de deidades.

Festín gastronómico
Para una buena comilona, vale la pena esperarse al tianguis dominical, donde los tacos de cebolla frita y chicharrón son el desayuno, pero también los chícales (hormigas) en salsa de chiltepín, otro manjar es la cecina ahumada y la chayotextle (raíz de chayote) capeada y con queso.

El tianguis se coloca cerca de la Iglesia de Santiago Apóstol, donde a veces se puede contemplar la danza de los voladores, pues Pahuatlán fue parte del señorío del Totonacapan.
Antes de abandonar el pueblo, vale la pena caminar por el puente colgante Miguel Hidalgo, a tres kilómetros del centro. Éste une a Pahuatlán con la comunidad de Xolotla y pasa por encima de un río. Mide 36 metros de altura, 60 metros de largo y tiene más de 50 años. Dicen que en Semana Santa se instala un bungee. También considera una visita al Mirador de Ahíla.

Guía del viajero
Dónde dormir
Hotel de San Carlos. Cuenta con alberca, restaurante y temazcal. Tarifas desde 400 hasta mil pesos por noche.
Web: http://www.hotelsancarlospahuatlan.com/

Cómo llegar
Desde el DF, la ruta más corta es la del Arco Norte, que entronca con la federal 132. Después de Tulancingo, Hidalgo, hay que desviarse a la izquierda a la altura de Santa María Asunción, por la pequeña carretera estatal que conduce a Pahuatlán.



SMGH



comentarios
0