aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tres encantos del Estado de México

Viridiana Ramírez| El Universal
09:39Domingo 14 de diciembre de 2014

Valle de Bravo. Para los que aman las actividades de aventura, como el vuelo en parapente. (Foto: Pedro Mera )

Dos pueblos mágicos y un volcán que se convertirá en uno de tus mejores retos

Malinalco
Este Pueblo Mágico atrae por su misticismo y ambiente relajado. Dicen que es un gran centro energético, por ello hay varios centros holísticos que ofrecen clases de meditación y yoga. Sus casas antiguas hoy son ocupadas por hoteles boutique, restaurantes y galerías de arte. En la montaña encuentras cabañas como La Cuevita, un buen lugar para ir en pareja y olvidarse del ajetreo citadino. En la plaza principal nunca faltará la comida; abundan los puestos de tacos: hay de cecina, bistec, pollo y suadero. El Edén y sus truchas son otra opción así como Los Placeres y sus quesos fundidos con jamaica. Échate un mezcal o una cerveza en el Puente de Má-Li y no dejes de probar las nieves de zarzamora. En tu viaje es de ley visitar la zona arqueológica, a la que llegas después de subir 400 escalones construidos por los aztecas. En la cúspide está el templo Cuauhcalli, famoso en el mundo por su carácter monolítico. También debes conocer la Parroquia del Divino Salvador y el ex convento agustino (con su monumental mural en blanco y negro que muestra el paraíso de Dios ofrecido al hombre). Si te gustan las compras, recorre los puestos del centro, puedes llevarte ropa hippie y joyería de madera.

Foto:Fernando Ramírez/ El Universal

Valle de Bravo
"Valle" es el refugio de parejas y de los que aman las actividades de aventura, como el vuelo en parapente. En compañía de un instructor sobrevuelas el Pueblo Mágico, admirando la grandeza de su lago. Costo: mil 750 pesos por persona. En tierra, anímate a recorrer el centro custodiado por la iglesia de San Francisco de Asís y el Templo de Santa María Ahuacatlán y su Cristo Negro, considerado como muy milagroso. En el marcado encuentras la mejor variedad gastronómica: desde el caldo de camarón, el huevo con machaca y los frijoles de olla, hasta los chiles rellenos bien capeados, por menos de 80 pesos. Prueba los esquites con camarón y los elotes asados al carbón que venden en la plaza principal. En los portales se colocan puestos de garnachas: desde pambazos hasta pozole. Ya entrada la noche échate un trago en La Mezcalería, en Calzada Santa María 137.

Reserva unas horas para ir a chacharear al mercado de artesanías. Podrás comprar trabajos típicos de cerámica, vidrio soplado, barro, tejidos a mano, bordados mazahuas, hierro forjado, cestería, madera y deshilados. En Avándaro, a menos de 10 minutos, encontrarás la Cascada Velo de Novia.


Foto:George Frey/ EFE

El Nevado de Toluca
Cierra el año con broche de oro alcanzando la cima de este volcán extinto. Las piernas y el control mental serán tus armas para llegar a sus 4 mil 680 metros de altura. Aunque la expedición puedes realizarla por cuenta propia, te recomendamos contratar los servicios de una tour operadora que cuente con personal especializado en caminatas de alta montaña; High Guiding es una opción. El ascenso lo realizan en un tiempo estimado de cinco horas, depende de tu condición física. En el trayecto contemplas las lagunas de El Sol y La Luna, dos cuerpos de agua color turquesa que nacen en el fondo de la montaña y que se han convertido en uno de los principales atractivos. La temperatura helada del agua impide nadar. De octubre a febrero se considera la mejor temporada para encontrar nieve, una condición climática que le imprime más emoción a tu viaje.

Cuánto cuesta: mil 300 pesos por persona, incluye transportación de ida y vuelta. Cada participante es responsable de su alimentación, así que alístate con una buena cantidad de sándwiches y bebidas energéticas.

La actividad está disponible los 365 días del año, aunque es necesario reservar con una semana de anticipación.

Tómalo en cuenta: lleva lentes de sol, botas o tenis que cubran los tobillos, tres capas de ropa, la primera de fibras sintéticas, la segunda de lana o polar y última con un rompevientos, guantes y una bufanda para cubrir la nariz del viento frío.

Foto:Archivo

 

 

Explora dos maravillas cerca del DF

Brincos en las cascadas de Micos

Lucha contra los rápidos de Veracruz

Llega a la puerta del cielo

 

CEGM



comentarios
0