aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Fin de semana en Cuetzalan con el “todopoderoso”

Viridiana Ramírez/Enviada| El Universal
09:42Domingo 09 de noviembre de 2014

Balcones de hierro y techos de teja roja decoran sus callejones empedrados. (Foto: Fernando Ramírez/ El Universal )

Es un pueblo mágico que sorprende por la neblina que cubre sus calles empedradas, sus cascadas y cuevas donde se arman emocionantes recorridos de aventura, además de su buena comida y su aroma a café. Todo esto a muy, pero muy bajo costo para el viajero

El domingo es muy especial en la plaza principal de Cuetzalan, un Pueblo Mágico escondido en la sierra norte de Puebla. Aquí se levanta la parroquia de San Francisco y los voladores hacen su danza a mediodía.

Es día de tianguis y en éste el trueque todavía no muere. Si bien el turista sólo puede comprar con dinero, entre los indígenas sí está permitido intercambiar sus verduras por carne, textiles por fruta o bolsitas de mole por varas de canela.

Los puestos se tienden sobre una escalinata ancha y para las nueve de la mañana la romería está a todo lo que da.

Compro café cosechado en las montañas que rodean al pueblo, aretes en forma de los penachos que portan los danzantes de quetzales, porque Cuetzalan en náhuatl significa "lugar donde abundan los quetzales"; también me llevo una blusa de manta recién bordada a gancho por una mujer que me recomienda visitar Las Hamacas y la zona arqueológica de Yohualichan, con sus edificios similares al Tajín.

Las Hamacas. Foto:Fernando Ramírez/El Universal

Aprovecho la vendimia para desayunar. Los tlayoyos, el café y el pan parecen ser el manjar de todos los días. Aún me sigue pareciendo increíble que esa comilona me haya costado 20 pesos.

Caminando por los alrededores del tianguis me encuentro con El Calate, una cantina tradicional donde recomiendo tomarse un torito de frutas naturales o una copita de licor yolixpa. A este brebaje se le conoce como el "todopoderoso", pues está preparado con más de 32 hierbas medicinales.

El Calate. Foto: Fernando Ramírez/ El Universal

Me pierdo entre los callejones estrechos, los balcones y los techos de teja les dan un aspecto mágico y un tanto fantasmal. La calle Aldama me lleva hasta el Santuario de Guadalupe, un templo de estilo neogótico inspirado en la Basílica de Lourdes, en Francia. Su torre roba mi atención, pues en vez de estar decorada con picos y agujas, tiene vasijas de barro que la han hecho llamarse popularmente la "iglesia de los jarritos".

Callejones. Foto:Fernando Ramírez/ El Universal

Muy cerca del templo, hallo uno de los restaurantes más tradicionales, Peña Los Jarritos. Además de preparar la mejor cecina ahumada con enchiladas de mole, opera como un foro cultural donde la danza de los voladores se explica y representa todos los sábados en punto de las 20 horas. También es un buen lugar para tomarse una cerveza por ahí de las tres de la tarde, cuando el clima húmedo te hace sudar la gota gorda, o por la noche; eso sí, la vida nocturna en Cuetzalan se apaga cerca de las 11.

Pueblo Mágico Cuetzalan  Foto:Fernando Ramírez/ El Universal

Pisando la "luna"
A menos 30 minutos del centro, se localiza Las Hamacas, una cascada que deja correr su agua sobre una gigantesca piedra caliza erosionada. Los hoyos emulan los cráteres de la luna, pero en realidad son pozas profundas que funcionan como minialbercas. Mientras el nivel del agua lo permita, se puede caminar y, por qué no, hacer una carnita asada o montar la casa de campaña para dormir bajo el manto estelar. Lamentablemente debo seguir mi camino a la zona arqueológica, pero consideraré esta opción de hospedaje para mi próxima visita.
Yohualichan significa "Casa de la noche" en náhuatl, sin embargo, fueron los totonacas quienes habitaron esta zona arqueológica antes de migrar al Tajín.

 Yohualichan .Foto:Fernando Ramírez/ El Universal

En domingo la entrada a la es gratuita y hay guías que te acompañan a recorrer el juego de pelota, considerado el más grande de Mesoamérica por sus 94 metros de longitud. Pero, lo que más resalta es su centro ceremonial con cuatro edificios orientados hacia los cuatro puntos cardinales. La arquitectura de cada uno es similar a la pirámide de los Nichos en Tajín, ubicado a tres horas de Cuetzalan. Los boquetes representan la luz y la oscuridad, pues se creía que aquí vivía Yohualtecuhtin, dios de la noche.

GUÍA DEL VIAJERO

Cómo llegar
Desde la Terminal TAPO, la línea de autobuses Coordinados cubre la ruta en cinco horas, aproximadamente. Boleto sencillo: 348 pesos. La primera corrida desde la Ciudad de México sale a las 9 de la mañana.
Web: www.transportamex.com

Dónde dormir
Hotel Taselotzin. Cabañas y dormitorios compartidos administrados por mujeres nahuas. Cuentan con restaurante, temazcal y venta de medicina tradicional. Tarifas: desde 483 pesos en cabaña.
Web: http://taselotzin.mex.tl

Mesón Yohualichan. 21 habitaciones cerca del centro histórico. Cuenta con restaurante, servicio de taxi y área de juegos infantiles. Tarifa: desde 300 pesos en habitación para una persona.
Web: www.hotelmesonyohualichan.com

Recorridos
Cuetzalan Mágico. Organizan paquetes personalizados con recorridos de aventura y culturales. Pueden incluir hospedaje. Tour de aventura: 650 pesos por persona. Incluye guía, equipo de seguridad y transportación local. Duración: cinco horas.
Web: www.cuetzalanmagico.mx

CEGM

 



comentarios
0