aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Celebración musical a la altura del Centenario del Ejército Mexicano

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Miércoles 20 de febrero de 2013
Celebracin musical a la altura del Centenario del Ejrcito Mexicano

TALENTO NACIONAL. La Orquesta Sinfónica del Ejército y Fuerza Aérea, la Filarmónica de la Secretaría de Marina-Armada de México y los Coros de las Fuerzas Armadas interpretaron obras como “Juntos todos somos la gran fuerza de México”, “Centenario del Ejército Mexicano”, “Huapango” y “Rapsodia bohemia” . (Foto: RAÚL ESTRELLA EL UNIVERSAL )

En el concierto “Cien años de lealtad institucional”, en el Auditorio Nacional, cantaron Vicente y Alejandro Fernández

yanet.aguilar@eluniversal.com.mx 

La noche del lunes fue totalmente del Ejército Mexicano. Con una gran fiesta musical que incluyó arias, oberturas, marchas, óperas, sones, rancheras, cumbias y mambos, así como la presentación pública de la obra “Centenario del Ejército Mexicano”, obertura conmemorativa escrita por el compositor Enrique Quezadas, oficiales, soldados, almirantes, generales y marinos acompañados de familiares y amigos celebraron el Centenario del Ejército Mexicano.

En las inmediaciones de Campo Marte, autobuses y vallas de contención anunciaban el gran suceso, los miembros de las fuerzas armadas, de todos los rangos, ingresaban al Auditorio Nacional para vivir el concierto conmemorativo “Cien años de lealtad institucional”, que dio inicio a las 20:15 horas, cuando arribó a la fiesta el presidente de México, Enrique Peña Nieto, acompañado de su esposa, Angélica Rivera, y de los secretarios de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, y de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz.

Adentro, ese edificio fue testigo del concierto organizado para rendir tributo a los miles de hombres y mujeres que protegen al pueblo de México; las palabras que más se escucharon y se podían leer en las tres pantallas gigantes eran honor, lealtad, espíritu, orgullo, valor, disciplina, gloria, temple, fuerza y abnegación. A esas palabras hicieron referencia los dos temas principales del festejo: “Juntos todos somos la gran fuerza de México” y “Centenario del Ejército Mexicano”, que fueron interpretados por la Orquesta Sinfónica del Ejército y Fuerza Aérea y Orquesta Filarmónica de la Armada, mientras se mostraban imágenes de las actividades militares, prácticas y acciones de apoyo a la población.

A esa cita amenizada por el Mariachi del Ejército y Fuerza Área con temas como “Violín Huapango”, “Canción Mexicana” y “Tierra mexicana”, acudieron, como invitados especiales, secretarios de Estado, senadores, diputados y directivos de medios de comunicación, entre ellos el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, acompañado de su esposa, la señora Perla Díaz de Ealy.

“Gracias a las Fuerzas Armadas”

En las gradas, de un Auditorio Nacional que estuvo casi en aforo completo, comenzaron a escucharse los cantos. Si en la última interpretación de las Orquesta de las Fuerzas Armadas ya había ambiente cuando interpretaron la “Fantasía latinoamericana”, en la que no faltó el “Mambo No. 8” y “La pollera colora”, las voces se hicieron más nutridas cuando el mariachi pidió que los acompañarán con el “Cielito Lindo” y “México lindo y querido”, canción que se considera una de las más representativas de la música mexicana.

Ya luego, cuando apareció sobre el escenario Vicente Fernández, el grito fue a todo pulmón y cientos se unieron al estribillo de “Mujeres divinas”, “Acá entre nos”, “La diferencia” y “El Rey”. Y justo ese rey de la música ranchera se hizo más grande cuando, luego de agradecer al Presidente y a las Fuerzas Armadas su invitación, solicitó un aplauso para recibir a “el más chiquillo de mis potrillos”. Allí, las voces y las miradas femeninas sólo tuvieron ojos para el cantante que no vistió de charro, sino de traje gris y que abrazó a su padre y cantó con él cuatro canciones.

Alejandro Fernández volvió a agradecer la invitación y lanzó un “¡Viva México!, ¡Vivan todas nuestras fuerzas armadas en quienes depositamos toda nuestra confianza”, dijo y luego se retiró para dejarle el escenario a su padre, quien se despidió con “Las golondrinas”.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0