aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los devotos de la web de Villazón

Alida Piñón| El Universal
Viernes 06 de enero de 2012

Críticas elogiosas, éxitos incontables, regreso a Salzburgo, una gira y un documental marcan la "resurrección" de Rolando Villazón Archivo/ELUNIVERSAL

El tenor mexicano es considerado por muchos, nuevamente, el divo de la ópera en el mundo Archivo/ELUNIVERSAL

" Hace poco leí una frase de Matisse que decía que un artista no debe ser nunca un prisionero de sí mismo, ni de una reputación ni de un estilo ni del éxito; en este caso, ni de las respuestas que dio años atrás. Si algo he decidido en mi carrera es buscar territorios y nuevos estilos y lo he disfrutado mucho Archivo/ELUNIVERSAL

El mexicano es reconocido a nivel internacional como uno de los tenores líricos más importantes de nuestra era. Archivo/EL UNIVERSAL

Villazón actuando en el Metropolitan Opera de Nueva York junto a la soprano ruso-austriaca Anna Netrebko. Archivo/EL UNIVERSAL

El tenor mexicano interpretando a "Edgardo" en la obra "Lucía de Lammermoor". Archivo/EL UNIVERSAL

El tenor durante la obra "Los Cuentos de Hoffmann" en la Royal Opera House de Londres. Archivo/EL UNIVERSAL

Villazón interpretando el papel de "Evgueni Oneguin" en la Royal Opera House, al lado del barítono Dmitri Hvorostovsky . Archivo/EL UNIVERSAL

El mexicano interpretando a "Don Carlos" junto a la soprano rusa Marina Poplavskaya; obra de Giuseppe Verdi. Archivo/EL UNIVERSAL

Villazón durante su interpretación de la obra de Verdi, en la Royal Opera House. Archivo/EL UNIVERSAL

Rolando Villazón en su actuación en el Teatro Real de Madrid, durante el ciclo "Grandes Voces en el Real". Archivo/EL UNIVERSAL

Además de la ópera, Villazón -nacido en 1972- prepara su segunda novela. "Todo artista debe ser crítico de sí mismo para tratar de mejorar. Soy sobre todo un lector, antes que escritor", comentó Archivo/ELUNIVERSAL

Los cantantes de ópera también tienen fieles seguidores. El mexicano es uno de los que cuenta con un grupo que lo sigue. Teresa García, una barcelonesa, es la impulsora de un blog que ya es una referencia en la red

[email protected]

Los ídolos de la cultura de masas provocan feligreses capaces de hacer cualquier cosa por estar lo más cerca posible de ellos; por ejemplo, lanzarse al suelo con el propósito de detener el auto en el que viaja la celebridad, como ocurrió en la visita de Lenny Kravitz a México.

Pero hay otra clase de artistas que aunque no provocan ese nivel de histeria delirante, sí mueven la sensibilidad de quienes observan su trabajo, es el caso de los grandes cantantes de ópera, al menos en Europa, quienes sin proponérselo consiguen que sus admiradores los esperen en las puertas de los camerinos o afuera de los teatros para pedirles un autógrafo, un retrato, una sonrisa o simplemente el deseo de verlos de cerca.

Figuras como los tenores Jonas Kaufmann o Roberto Alagna, las sopranos Diana Damrau, Cecilia Bartoli, Angela Gheorghiu o Anna Netrebko, el bajo-barítono Bryn Terfel, y claro, Plácido Domingo y Josep Carreras, acostumbran a tener gente esperándoles al acabar una función.

Entre los decanos de la ópera hay una figura que provoca un fervor particular entre un gran número de admiradores, el tenor mexicano Rolando Villazón, quien, según sus seguidores, siempre dedica un buen tiempo a la gente que lo espera.

Las anécdotas sobre la entrega de los admiradores del cantante nacido en la ciudad de México en 1972, se antojan incontables, pero hay unos a los que él les tiene un aprecio especial, los llamados villazonistas, liderados por la barcelonesa Teresa García, de 52 años de edad.

Nacimiento de una legión

En 2005, Teresa presenció una actuación de -hasta entonces para ella un desconocido- Rolando Villazón en el Gran Teatre del Liceu cantando Nemorino de El elíxir de amor de Donizetti. Ahí, el cantante bisó “una furtiva lagrima”, lo que no se daba desde hacía 13 años en el Liceu.

Quedó impactada. “No sólo a mí me impresionó, también a todos los que estábamos ahí, fue un impacto para la propia vida del teatro”, cuenta en entrevista desde Barcelona. La voz del cantante quedó tatuada en las fibras más sensibles de Teresa.

En los meses posteriores volvió a verlo en otra función en París, donde por primera vez entró en contacto con él (fuera del escenario). Lo esperó en la salida de artistas del Théatre des Champs Elysées, para felicitarlo por el concierto y pedirle un autógrafo. Eso sucedió en alguna otra ocasión, de manera parecida.

Después comenzó poco a poco a buscar más datos sobre el tenor en Internet. En la red se topó con algunos de sus admiradores, intercambió información con ellos y ella proporcionaba los datos que encontraba a un grupo reducido de personas.

La grandeza del mexicano, pensó, tenía que ser compartida con un mayor número de personas, además la demanda empezó a crecer. Así creó el blog Villazonista, poco tiempo después surgió el canal de YouTube Teresa59, dedicado mayoritariamente a videos con entrevistas, reportajes y actuaciones del tenor mexicano.

Teresa, quien trabaja en un banco, comunicó a Villazón -vía correo electrónico- la existencia de rolandovillazon.blogspot.com; ella consideró que era necesario que se aclarase que no era un sitio oficial y que no había intención de usurpar su nombre.

En marzo de 2009, seis meses después del inicio del blog, cuando, con otras personas habituales del sitio, fueron a saludarlo a los camerinos tras una actuación en Werther, Rolando les dio una sorpresa.

“Pensé que él no nos conocería, pero cuando se abrió la puerta de su camerino, salió Rolando con los brazos muy abiertos, gritando: ‘¡Sí, están aquí los villazonistas!’ Y nos dio un muy cálido abrazo a todos. Nos dijo que leía el blog y nos agradeció la energía que le dábamos, que la reconocía y la recibía desde el escenario, y que eso le daba muchísima fuerza”, cuenta Teresa.

Ambos sitios son alimentados con información de otros blogs, alertas de Google, medios de comunicación y por gente que de manera espontánea se fue convirtiendo en cronista. “Alguien está en Helsinki e irá a una de sus funciones, no lo conozco pero sé que me mandará una reseña de la actuación y fotos. Se ha creado un hábito de mucha gente que ofrece información sobre los sitios en los que él actúa”.

La lengua materna de Teresa es el catalán, pero decidió que el blog fuera escrito en español para facilitar la obtención de un mayor número de lectores. Sin embargo, los villazonistas también postean en idiomas como el francés, italiano e inglés.

En el blog al que Teresa dedica al menos unas tres horas diarias, hay un mapa que indica desde dónde está siendo leído, la mayoría de los países son de América Latina y Europa. La media de lectores, asegura Teresa, oscila entre los 600 y los mil diarios, y si el post es novedoso la cifra crece considerablemente. Mientras que en YouTube el número de visualizaciones de los videos ronda los dos millones y medio del 2009 a la fecha. “Para un tema como la ópera me parece que son números muy positivos”, refiere con orgullo.

Sobre los derechos de autor de los videos que alimentan ambos portales prefiere no hablar, “es una parte peliaguda”, dice. Y lo es, sobre todo a partir de la aprobación en España de la ley conocida como Sinde, relativa a la regulación de web y la protección de la propiedad intelectual.

“No existiría ningún blog o canal sobre un cantante de ópera si tuviéramos que ser escrupulosos con los derechos de autor, en estas cosas siempre hay un riesgo, pero también debe haber sentido común”, dice.

¿Quiénes son los villazonistas?, se le pregunta. “Los hay de todas las edades, desde jóvenes de 12 años que se conocen las óperas enteras, hasta gente mayor, aficionados a la ópera de toda la vida, que lo siguen como si tuvieran 20 años. Si bien es cierto que hay un buen número de mujeres, también hay muchos hombres que lo admiran. Hay gente de elevado poder adquisitivo y mucha disponibilidad de tiempo, y otras personas que seleccionan con esmero a donde ir a verlo, haciendo equilibrios con su presupuesto y obligaciones familiares. Unos compran mejores entradas, otros las que pueden, unos se alojan en hoteles de lujo, otros en pensiones, pero eso no diferencia a sus seguidores, sino que les une”.

Más allá del escenario

Teresa se ha vuelto experta en Villazón. Con mesura, pero con firmeza, enlista una serie de adjetivos que a su parecer definen la personalidad del cante lírico.

Además, bien podría fungir como su biógrafa, sabe a detalle hechos y lugares. “Se ha interesando por la dirección escénica, debutó en 2011 con un Werther en Lyon (con el mexicano Arturo Chacón-Cruz como protagonista) y este 2012 dirigirá L´elisir d´amore en Baden Baden, donde él mismo cantará Nemorino. También escribe (ha acabado una novela que se publicará pronto), ha hecho de presentador en documentales de la BBC (What makes a great tenor) y tiene una importante labor benéfica con la asociación internacional Red Noses, periódicamente visita como payaso a los niños que están en hospitales”.

Pero a ella le importa destacar la relación de Villazón con sus fans pues, dice, es lo que mejor dibuja la personalidad del cantante.

A menudo -cuenta- un gran grupo de personas espera a Rolando en la salida de artistas, a veces más de 100. Él siempre se toma su tiempo, atiende a cada uno, les canta, les hace algún dibujito, pero, sobre todo, mira a cada una de esas personas a los ojos, les hace sentirse cálidamente reconocidos por él, aunque sólo sea en el momento de estampar una firma.

“Creo no faltar a la verdad ni a la objetividad si digo que no hay cantante de ópera más seguido que Villazón, nadie iguala la cantidad de personas que le esperan al final de un concierto, ni la intensidad del clima que se crea cuando él aparece”, afirma.

También es muy habitual en él cantar a sus seguidores. Si alguien comenta que es el cumpleaños de una persona allí presente, Rolando le canta “Las mañanitas”. Si atiende a una Carmen y ella le dice su nombre para ponerlo en la dedicatoria, él entona “La fleur que tu m´avais jetée”, de la ópera del mismo nombre. Es un clásico, con sus seguidores alemanes, entonar el “Cielito Lindo”. Así son Villazón y sus seguidores.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0