aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Una arquitectura que deslumbra a pesar de su simplicidad

Diana Bernaola| El Universal
Viernes 04 de noviembre de 2011
Una arquitectura que deslumbra a pesar de su simplicidad

PROYECTO AMOCOCO. La compañía “Arquitectos de Aire” creó una propuesta mediante estructuras inflables que se inspiran en las formas geométricas de la naturaleza . (Foto: DIANA BERNAOLAEFE )

Arquitectos apuestan por el uso de materiales reutilizados

[email protected]

“Más que hablar de una nueva corriente hablamos de un cambio en la profesión, puesto que el modelo actual se ha demostrado ya insostenible”, señala el colectivo “Zuloark” respecto a los nuevos conceptos arquitectónicos.

Concebido en España, el colectivo de arquitectura “Zuloark” desarrolla técnicas constructivas que respetan la sabiduría popular heredada, la que combinan con materiales improvisados, disponibles en la zona y técnicas de nuevo cuño. Desde cafeterías ambulantes hasta viviendas elevadas que han sido construidas con metales reutilizados. Todo un arte de adaptación al espacio para generar soluciones frente a problemas locales.

Una propuesta que sólo es posible respetando la independencia de los creadores. Y es que, como señala el grupo, “cada vez somos más conscientes de que el colectivo sólo funciona a través de la independencia de cada uno de sus miembros y de las capacidades individuales de cada uno”.

Pero, lo que buscan no es crear construcciones no estandarizadas e inteligentes únicamente. La idea, afirman, “es ser facilitadores de actividad y nuevos proyectos. Intentamos que cualquiera que vea alguna de las propuestas de la plataforma primero se sorprenda, pero después tome conciencia de que no es tan difícil actuar en la ciudad o en su propio barrio cuando hay necesidades que cubrir”.

El resultado es sorprendente: “no sólo gusta a la gente sino que también nos preguntan cómo están construidos los objetos para intentar reproducirlos en otros lugares”. Con propuestas iniciales como inteligenciascolectivas.org o el campodelacebada.org, el colectivo está iniciando una nueva búsqueda en temas que promuevan la reflexión sobre las ciudades que habitamos, a través de declaracionderechosurbanos.com y urbanleaks.org.

El colectivo “Basurama”, creado en el 2001, se ha centrado en las posibilidades creativas que los desechos ofrecen. La idea que persiguen es construir estructuras con todas esas cosas de las que usualmente nos deshacemos.

Desde mobiliarios hasta solares, el objetivo es demostrar todo aquello que se puede hacer con lo que para muchos es sólo basura.

Basura real y virtual

Con decenas de proyectos realizados en Bruselas, São Paulo, Caracas, Corea, México D.F, Santo Domingo, Buenos Aires y Lima, entre otras ciduades; esta propuesta creativa pretende estudiar los fenómenos relacionados a la producción masiva de basura real y virtual en nuestra sociedad de consumo, de forma que aporte nuevas visiones que generen pensamiento y actitud.

Pero también hay propuestas que resaltan la belleza de la luz y el color. La compañía inglesa “Arquitectos del aire”, fundada en 1992, tiene como objetivo “crear ambientes que generen en las personas una sensación de admiración frente a la belleza de la luz y el color”, según señala su creador artístico Alan Parkinson.

Inspirado en las formas geométricas de la naturaleza, las catedrales góticas, la arquitectura islámica y moderna como Gaudi o Frei Otto, y la belleza simple de la luz filtrada a través de materiales inflables; Parkinson crea laberintos de estructuras que tienen la capacidad de generarnos sensaciones. La interacción humana con el espacio es un elemento fundamental en la muestra ya que, según Parkinson, “el visitante se convierte en parte de la estructura”. La diversión consiste en tener una experiencia única dentro del espacio. ¿Cómo lo logra? Con un diseño previo y haciendo uso de materiales plásticos que se reciclan para cada nuevo proyecto.

Una propuesta que nos deslumbra. Como expresa Alan Parkinson, “la luz es sólo la luz del día. La luz del sol se filtra por el plástico translúcido de la misma manera que los cristales de colores en las iglesias crean colores radiantes. Las formas, son las formas de los neumáticos, donde la presión del aire crea conos cilíndricos y esferas”.

Pero, lo que llama la atención de esta propuesta es la ambigüedad del resultado, ya que no se puede conocer cómo quedará la estructura hasta el momento en que se infla. Y, aunque exista la excitante sensación de lo desconocido, siempre habrán esculturas accesibles, efímeras y funcionales en todo el sentido arquitectónico. (EFE-Reportajes)



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0