aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Conaculta anuncia la creación de un centro cultural en Coyoacán

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Miércoles 03 de marzo de 2010
A un año de asumir como presidenta del Consejo, Consuelo Sáizar hace un balance y defiende sus nombramientos

[email protected]

Crear en Coyoacán el Centro Cultural Elena Garro, dedicado a los estudios sobre las mujeres, instituir un organismo tan importante como el Instituto Cervantes -que sea un proyecto integral que internacionalice la cultura mexicana- y darle personalidad jurídica al Conaculta, son los proyectos más ambiciosos de Consuelo Sáizar a un año de haber asumido la presidencia del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Sin embargo, su logro más concreto desde el 3 de marzo de 2009, cuando asumió la presidencia del organismo en sustitución de Sergio Vela, consiste en haber “armado un equipo de gente profesional, responsable, honesta y austera”, pues confiesa con seguridad: “Eso soy yo”.

A un año de su llegada al Conaculta, la ex directora del Fondo de Cultura Económica (FCE) asegura que otro de sus logros es “empezar a revisar el andamiaje jurídico y el andamiaje administrativo para evitar las duplicidades que históricamente ha venido presentando Conaculta” con lo que se podrían “resolver los problemas que no le permiten desarrollar su labor con mayor eficacia y administrar los presupuestos históricos”.

Mujeres y hombres responsables

Un valor que destaca Consuelo Sáizar -nacida el 9 de agosto de 1961 en Acaponeta, Nayarit- en su equipo de trabajo es el de la honestidad y niega que toda la comunidad artística de Tijuana cuestione el nombramiento de Virgilio Muñoz al frente del Centro Cultural Tijuana.

Dice que el trabajo que se está realizando en el Cecut “es responsable y con mucho éxito”.

Para negar que haya imposiciones en su equipo de trabajo afirma: “Yo soy responsable de las designaciones”, como la de Stacia de la Garza, en la dirección de Literatura del INBA, a quien califica como una mujer que “por formación propia y por linaje pertenece al ámbito cultural más destacado de este país; es una mujer que tiene relación con todos, interlocución, diálogo, inteligencia, capacidad de trabajo, profesionalismo, respetabilidad. Sé que es una persona que sabe mucho de literatura, pero la persona a la que sustituyó (Enzia Verducci) no entendió que las instituciones son públicas y los funcionarios sólo servidores públicos, no dueños del puesto”.

Entre otros de sus colaboradores, Sáizar reconoce la labor de Laura Emilia Pacheco al frente de la Dirección de Publicaciones. “Siempre había querido trabajar con ella porque así como hay hombres de letras, hay mujeres de letras y Laura Emilia es una de ellas”.

Ahí sigue... Alfonso de Maria

Pero sin duda, el cambio más esperado durante este año fue el de Alfonso de Maria y Campos, en el Instituto Nacional de Antropología e Historia, quien permanece desde tiempos de Sergio Vela. La respuesta de Consuelo Sáizar ante una posible salida fue: “Ahí sigue el embajador”.

—¿Hace bien el trabajo?, fue la pregunta. “Ahí sigue”, fue la respuesta.

— ¿Seguirá?, de nuevo. “Ahí sigue el embajador”. Luego otra pregunta.

—¿Cuál es la autocrítica frente al desempeño de De Maria? “Yo he hablado largo con él, creo que su gestión a partir de mi llegada ha sido bastante menos polémica, hay áreas muy importantes por mejorar, pero ahí sigue”.

De nuevo las preguntas: “¿Se adapta bien a este equipo que define como honesto, profesional, responsable, austero? Consuelo Sáizar responde: “La Auditoria de la Federación dice que sí”, pero qué dice la presidenta del Conaculta, se le preguntó, “no lo conozco lo suficiente, pero si la Auditoria Superior de la Federación lo dice, yo creo que sí”.

 

Por una personalidad jurídica

Justo para hablar sobre la personalidad jurídica, lo acompaña Fernando Serrano Migallón, secretario Cultural del organismo creado en 1989.

El abogado y promotor cultural habla y asegura que el Conaculta nació mal. “Nació como un organismo desconcentrado, sin personalidad jurídica, sin patrimonio propio, con la obligación de coordinar organismos descentralizados, de participación estatal con personalidad propia, empresas de participación estatal, fideicomisos que están mucho más estructurados jurídicamente y eso hace que haya una relación de coordinación desigual”.

Serrano Migallón asegura que el Conaculta ha hecho un diagnóstico de cuál es la situación administrativa y cuál la situación financiera; sobre el acuerdo de los presupuestos por parte de la Secretaría de Hacienda y los conductos, que hace que sea una coordinación muy complida. “Está hecho el dictamen y están presentadas las alternativas que son varias y ya corresponderá a quien tome las decisiones decidir entre esas alternativas para que se le dé solución al problema porque es obligatorio tomar una decisión”, comenta el abogado que ha estado al frente de las gestiones para darle personalidad jurídica a la institución encargada de la cultura del país.

Por un nuevo centro cultural

Empeñada en imprimir su sello en Conaculta -institución que dice haber recibido con “problemas estructurales”- Consuelo Sáizar ha comenzado a construir su sueño. Para el primer trimestre de 2011 está planeada la inauguración del primer centro cultural de su administración bajo la tutela de la Red de Librerías Educal.

Se trata de una casona de Coyoacán, ubicada en Fernández Leal, donde quedará establecido el Centro Cultural Elena Garro, que ha sido diseñado por las arquitectas Fernanda Canales y Saidee Springell, que tendrá 900 metros cuadrados, una librería con más de 40 mil títulos, con 200 mil ejemplares; además contendrá una sala de usos múltiples, salas de capacitación en 690 metros cuadrados y una cafetería con terraza.

Consuelo Sáizar dice que para ese centro cultural, que define como “el primero de grandes proyectos que haremos”, contó con la asesoría de Ricardo Nudelman -con quien emprendió el Centro cultural Bella Época y el Centro Cultural Gabriel García Márquez en Bogotá- y tendrá un consejo consultivo integrado por mujeres de la cultura y las artes, entre ellas Denise Dresser, Sabina Berman, Roxana Fuentes Berain, Juliana González y Laura Emilia Pacheco.

En pro de un organismo internacional

Sáizar reconoce que una de las debilidades estructurales de Conaculta es que jamás se propuso un proyecto internacional. “Somos la generación que vio pasar la conformación del Instituto Cervantes y que por una serie de razones que jamás he entendido no pudimos establecer algo similar... Ahora trabajando de manera muy cercana con la Secretaría de Relaciones Exteriores nos proponemos un proyecto internacional mucho más propositivo que reactivo, que es lo que históricamente Conaculta no ha tenido”, con lo cual podrían emprender acciones culturales que pongan a México en el mundo y viceversa.

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0