aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Inspira a Tunick colección Blaisten

Sandra Licona| El Universal
Martes 20 de enero de 2009

Sitios Relacionados:

El fotógrafo hizo 40 retratos de gente “común y corriente”

[email protected]

 

Aunque Spencer Tunick asegura que después de su instalación en el Zócalo de la capital mexicana, donde fotografió a cerca de 20 mil personas, su trabajo “se ha cotizado y vendido mejor”, en su más reciente visita a la ciudad optó por un proyecto “más intimista y abstracto”, de retratos individuales.

Durante cuatro días, el fotógrafo estadounidense tuvo jornadas de las 5 de la mañana a la una de la tarde, en las que se dedicó a retratar a gente común y corriente, como es su estilo, recorriendo calles desde el norte de la ciudad hasta Ciudad Universitaria, pasando por el centro y la colonia Condesa.

Llevó a cabo su serie, a la que califica de “esotérica y cerebral”, lo mismo en una fábrica de muebles, donde retrató a una judía mexicana, a la que envolvió con material que encontró en el piso, que en un mural de Azcapotzalco, en un camión de agua, en un puesto de periódicos, o en un cuarto vacío de la Torre Latinoamericana.

Tunick vino a México a invitación de la UNAM y en especial de Andrés Blaisten, cuya colección está en comodato con el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, con la idea de realizar una serie de fotografías inspiradas, precisamente, en algunas de las obras que constituyen este acervo.

El resultado fue una serie de 40 imágenes, tanto de hombres como de mujeres, que le dan vida a obras como Las tres parcas de Manuel Rodríguez Lozano o La bailarina desnuda de Ángel Zárraga.

“Fueron 40 modelos, 40 amaneceres, en los que me dediqué a retratar gente común y corriente, que venía de todos los campos de la vida, inspirado en la colección Blaisten y logrando un trabajo muy provocativo, una especie de rompecabezas, en el que el público podrá encontrar una correlación con la colección”, cuenta el propio Tunick.

Tras calificar este trabajo como “una aventura urbana”, el fotógrafo reafirmó su creencia “en la herencia cultural de este país” y señala que trabajar con ciudadanos mexicanos “es una experiencia liberadora, más que en Estados Unidos. En México me siento seguro porque este trabajo no lo podría hacer en Texas, donde he sido encarcelado”.

Tunick explica que mañana (hoy), cuando viaje de regreso a Estados Unidos, espera ir dormido en el avión, para que cuando despierte celebre el hecho de que habrá un nuevo mandatario en su país, Barack Obama, “un presidente más abierto”.

“Mi abogado de la primera enmienda siempre me dice que no me meta en líos, pero tuve muchos problemas con los republicanos que me querían encarcelar por el trabajo que hago. “Voté por Obama y celebro que haya llegado a la presidencia un demócrata, espero que sea más fácil para mi trabajo, que el trámite de los permisos sea más fácil, que me pueda ocupar en eso, en lugar de estarme preocupando porque no me arresten”, señala.

Tras explicar que a muchos de los participantes en su nuevo proyecto “les cambió la vida, porque el hecho de quitarse la ropa en público es muy catártico”, dice que su próximo reto será “sobrevivir en estos tiempos de crisis financiera, ahora que he dejado mi galería en Nueva York y por cuestiones de trabajo no he tenido tiempo de buscar otra.

“No vendo refrescos, ni publicidad y es muy difícil que las corporaciones adquieran arte de desnudo, así que es un gran reto mantener a mi familia”, narra Tunick, quien contó también que rechazó sendos proyectos comerciales con las marcas Dove y Sony.

 

 



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0