aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Lo social, visto desde su lado más morboso

Yanet Aguilar Sosa| El Universal
Domingo 04 de mayo de 2008
El nuevo libro de la escritora Rowena Bali es un pretexto para hablar de todo aquello que la comunidad condena al tiempo que le produce un placer malsano

yanet.aguilar@eluniversal.com.mx

De infelicidad e insatisfacción está hecho El agente morboso. La historia que cuenta la editora y escritora Rowena Bali tuvo una palabra de arranque: tránsfuga; de ahí delineó un libro sobre la infelicidad de los seres humanos por no alcanzar los satisfactores que marca la sociedad actual.

De joven, Bali escuchaba la palabra tránsfuga y le intrigaba, luego quiso que su personaje, el agente morboso, fuera un tránsfuga radical, que le ocurriera todo, que lo mismo cambiara de estrato social que de sexo, que estuviera en los más alto donde pudiera al menos anhelar a cumplir sus deseos, que caer en lo más bajo, donde sólo encontró la locura como el mejor satisfactor de la felicidad.

En el libro, coeditado por Colofón y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México dentro de la colección Cultura Urbana, la autora exhibe con cinismo, humor y sátira temas que a lo largo de los tiempos han causado intensa morbosidad, como el sexo, las drogas, la obscenidad, la transexualidad, la locura y el asesinato.

Es la historia de una mujer que se convierte en hombre, pero que en su búsqueda de la “felicidad completa” cae de las alturas y llega a la mendicidad y la locura. Es el retrato de una sociedad interesada en la imagen y no en el interior, que se desvive por el consumismo sin importarle los valores.

“Quise parodiar esta amargura de la vida cotidiana. Todos estos elementos son los que disparan la morbosidad de la cual nos avergonzamos pero que nos vuelve espectadores de los medios. Para mi personaje es su modus vivendi, él se convierte en un asesino, en un transexual, en un criminal, en una persona obscena”.

Rowena Bali procuró escribir una historia para divertir al lector, pero que ese humor negro lo llevara a un autoanálisis. Lo enfrenta a la superficialidad que caracteriza a la sociedad contemporánea de manera directa, desnuda, abierta, sin ningún tipo de pudor para que el lector vea, juzgue y se ría.

“Pero también quiero que asuma esta parte crítica, porque no se trata tan sólo de exhibirlo por exhibirlo, sino para verlo desde un punto de vista crítico, el de la necesidad de vender una imagen, un prototipo de belleza y, a partir de este prototipo de belleza inalcanzable, mostrar ese sentimiento de frustración y de infelicidad en el espectador”.

En El agente morboso hay de fondo una pregunta “¿en cuántas cosas podría invertir la humanidad para ser mejor y sin embargo su única preocupación está en lo superficial?”. La interrogante queda abierta para el lector; en tanto la autora ya trabaja en una trilogía de novelas cortas titulada Tripa de ovillo, que girará en torno de la vida de una mujer.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0