aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tavira, dinastía con 150 años en la música

Juan Solís| El Universal
Domingo 20 de mayo de 2007

Sitios Relacionados:

Además de representar a los sones calentanos con su grupo, la familia vuelve a estar bajo los reflectores gracias a Ángel, protagonista del filme El violín

El arpa ya no produce sonido alguno. Sin embargo, la familia la conserva como un tesoro.

Perteneció a don Juan Bartolo Tavira, nacido a mediados del siglo XIX, en Corralfalso, Guerrero, creador y ejecutante de sones, gustos, indias, malagueñas, rimas y coplas, música de Tierra Caliente, calentana pues.

Más de 150 años después, los nietos de Juan Bartolo continúan la tradición. Con el nombre de "Hermanos Tavira", Javier, Alfonso, Rafael, Fernando, Cuauhtémoc y el pequeño Félix Vadim se dedican a rescatar la obra de antecesores como Juan Reynoso, Filiberto y Zacarías Salmerón, y Severino Bañuelos, y a enriquecerla con nuevas composiciones.

El resultado de esta labor es el disco Hermanos Tavira, 150 años de tradición. Música de la Tierra Caliente, que incluye lo mismo composiciones de Juan Bartolo, que creaciones de Cuauhtémoc Tavira.

Gustos, sones, marchas, valses y danzonetes integran el material que tiene un agradecimiento especial al nieto más famoso de Juan Bartolo: Ángel Tavira, primo de los Hermanos Tavira, músico y actor premiado en Cannes, protagonista de la cinta El violín, de Francisco Vargas.

Dos violines, dos guitarras, una tamborita y un contrabajo integran la dotación instrumental del grupo, a la que ocasionalmente se agrega la guitarra panzona o un violín más.

La línea paterna

Javier Tavira tiene bien grabados en la mente los años que le ponen límites a la vida de su abuelo: 1847-1929. Juan Bartolo nació y vivió en Corralfalso, municipio de Ajuchitlán, en plena Tierra Caliente, zona que abarca los estados de Michoacán, estado de México y Guerrero.

A partir de expediciones de trabajo a la Tierra Caliente, de entrevistas con viejos músicos y de la indagación en archivos, los Tavira han logrado recuperar el repertorio calentano, labor en la que ha sido básica la ayuda de Ángel Tavira.

"Se dice que la agrupación tiene más de 150 años de tradición porque se remonta a los orígenes de nuestro abuelo -asevera Javier-. Se dice que todos los compositores de su época se basaron en lo que él había hecho para sus creaciones."

Alfonso es el señalado por todos sus hermanos para hablar de la genealogía Tavira. Recuerda que Juan Bartolo tuvo seis hijos, tres mujeres: Anita -la madre de Ángel-, María de Jesús y Prudencia; y tres hombres: José Guadalupe, Félix y Zósimo, estos últimos se dedicaron a la música.

"Don Juan Bartolo fue el último en tocar el arpa en la región. Era músico poeta. El abuelo hizo versos, de joven y de viejo. Te puedo decir uno: Adiós, porque no es la mía/ la vida es de otro poder./ Yo ya estoy de despedida/ Adiós para no volver/ Astro de la luz del día/ jamás te volveré a ver. Este verso es de cuando ya estaba en agonía."

Félix, nacido en 1929, es el padre de cinco de los integrantes de los Hermanos Tavira, y abuelo de la cuarta generación, integrada por Félix Vadim y Alfonso Tavira.

"Mi padre fue autodidacta -explica Fernando Tavira-. En el pueblo no había electricidad. La radio no había llegado, de modo que él en las tardes agarraba su libro y se ponía a solfear. El maestro de ellos fue Carlos, hermano de Juan Bartolo."

La herencia

Rafael está convencido de que tocar música calentana no sólo implica virtudes técnicas, también se necesita "vivir, conocer la gente, la región, haber vivido mucho tiempo en ella, para poder transmitir la esencia de esta música."

Cuauhtémoc -becario del Fonca en el 2001 y en el 2006-, no sólo toca, también compone, basado en las enseñanzas de sus ancestros. Debido a que la música es rica para improvisar "he tomado la estructura principal y le he agregado nuevos elementos: una armonía más extensa, un tratamiento más amplio de la melodía. De esta manera he tratado de llegar al público joven. Ahí están mis sobrinos."

En efecto, Vadim Tavira, de 16 años, es el más joven miembro de la dinastía, en activo. Los 150 años de tradición no significan para él un peso, sino una plataforma, pues su objetivo "es llegar a los 200 años de tradición con mis hijos y nietos."

"Ser un Tavira se siente bonito -concluye-. Creo que nunca va a haber una familia como la de nosotros."



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0