aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Arriban los persas a México

Juan Solís| El Universal
Martes 21 de noviembre de 2006
Hoy el Museo Nacional de Antropología inaugura la muestra de 367 piezas que por primera vez están en América Latina, y resumen 10 mil años de historia iraní; inicia el montaje de la exposición Persia: fragmentos del paraíso. Tesoros del Museo Nacional de Irán, que será inaugurada este martes por la noche en el MNA

Arribaron la noche del viernes y de inmediato se atrincheraron en las faldas del Cerro del Chapulín. Ahí permanecerán hasta marzo, aguardando la estampida mexica que ya dejó sentir su fuerza ante la invasión egipcia de junio de 2005.

Dos embarques aéreos exclusivos fueron requeridos para la entrada de los persas en la gran Tenochtitlán. Ambos tuvieron que hacer escala en Amsterdam, una vez descartada, por problemas políticos, la vía San Francisco.

No obstante, llegaron a tiempo y el sábado por la mañana las cajas procedentes del Museo Nacional de Irán ya ocupaban el Museo Nacional de Antropología (MNA), resguardadas por un celoso dispositivo de seguridad, que incluye vigilancia las 24 horas de cada una de las salas con circuito cerrado.

Poco antes del mediodía del sábado, las primeras de las 367 piezas que dan cuenta de 10 mil años de historia iraní fueron abandonando su forro de poliuretano, cartón y madera. Iniciaba el montaje de la exposición Persia: fragmentos del paraíso. Tesoros del Museo Nacional de Irán, que será inaugurada este martes por la noche en el MNA.

La muestra, que forma parte del ciclo Grandes Civilizaciones del Mundo en México, está integrada por piezas de cerámica, metal, vidrio, textiles y miniaturas, así como esculturas de gran formato, que por primera vez están en América Latina.

En una carrera contra el tiempo, un equipo integrado por 50 personas trabajó en el MNA prácticamente las 24 horas el fin de semana pasado, incluyendo el puente de ayer, para montar la muestra que, se espera, sea tan visitada como Faraón: el culto al Sol en el antiguo Egipto, recorrida por más de medio millón de personas.

Mientras los técnicos se encargaban de afianzar las vitrinas o colocar dispositivos en las columnas, los curadores, sentados ante una gran mesa se dedicaban a dictaminar.

Tres expertos iraníes de un lado y tres mexicanos del otro, esperaban a que un especialista sacara las piezas de las cajas. Una vez despojadas del plástico que las forraba y las rellenaba, se colocaban en el centro de la mesa donde los especialistas cotejaban que la pieza en cuestión correspondiera con la que aparecía fotografiada desde diversos ángulos en las imágenes digitalizadas, desplegadas sobre una pantalla.

Además de este escrutinio, las piezas eran dibujadas y revisadas en una lista impresa para revisar que no tuvieran fisuras o daños. El proceso se repetirá una vez concluida la exposición con el objetivo de que las piezas sean regresadas tal y como fueron entregadas.

Ante los ojos de los congregados salían las vasijas de cerámica con figuras de animales pintadas en el centro, las botellas nacaradas, las estatuillas femeninas y los impresionantes vasos dorados, entre ellos el que ostenta dos toros en sus costados y que es símbolo de la exposición.

El siguiente paso fue colocarlas en repisas con un papel en el que se indicaba el número de vitrina en que estarían expuestas. Todo el espacio, dividido en una sala introductoria y seis núcleos temáticos, cuenta con condiciones controladas de temperatura y humedad relativa. De hecho a la entrada de la sala hay una cortina de aire que impide variaciones bruscas en la temperatura, señala el arqueólogo Gerardo Taber, del equipo de curaduría.

"De Irán vienen cuatro comisarios, que son los que tienen la última palabra. A diferencia de Faraón, esta exposición tendrá en su mayoría piezas pequeñas, pero exquisitamente trabajadas. En lugar de que veas una gran piedra, vas a ver detallitos, aunque a la entrada habrá una columna de Persépolis con un capitel con dos toros, y en la primera sala nos dará la bienvenida una estatua del rey Darío."

La exposición contará con apoyos audiovisuales, videos en tercera dimensión y, en su última sala, un espacio para acercarse a la poesía iraní, así como otro para reflexionar sobre los sitios iraníes considerados Patrimonio de la Humanidad.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0