aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Restauran antigua Escuela de Economía

El Universal
Jueves 06 de octubre de 2005
De estilo ecléctico, este inmueble de principios del siglo XX se ubica en el Centro Histórico de la ciudad de México. Durante años estuvo en un estado de franco deterioro, y hoy resurge

La Asociación de Exalumnos de la Facultad de Economía (AEFE) y el Patronato Universitario, por medio de la Dirección General del Patrimonio Universitario, planearon y llevaron a cabo una restauración integral del edificio de la Antigua Escuela de Economía, que se ubica en la calle de República de Cuba 92, en el Centro Histórico de la ciudad de México.

Junto con el Palacio de Bellas Artes, la Antigua Secretaría de Comunicaciones y el Palacio de Correos, este inmueble forma parte del conjunto de construcciones levantadas durante el porfiriato.

Su historia es la siguiente: en 1903, la familia Ortiz de la Huerta adquirió un predio en el número 3 de la antigua calle de Medinas, hoy República de Cuba 92.

En 1904, con diseño y bajo la dirección del arquitecto Manuel Gorozpe ?a quien se le debe también el famoso templo de la Sagrada Familia, en la colonia Roma? se inició la construcción de sus tres plantas como casa-habitación.

Rafael Ortiz de la Huerta Flores, banquero fundador del Banco Mercantil de México, lo habitó hasta 1925. Otros miembros de la misma familia lo ocuparon hasta 1938, cuando fue arrendado a la Universidad Nacional.

A partir de entonces, este inmueble se convirtió en sede de la Escuela Nacional de Economía, la cual había sido fundada tres años antes por Enrique González Aparicio. Posteriormente, allí se instalaron las escuelas Nocturna de Música, Técnica Industrial y de Servicios número 50 y Vocacional de Arte.

Hasta 1988, la planta baja y el primer nivel estuvieron ocupados por la Dirección General de Escuelas Tecnológicas e Industriales dependientes de la SEP.

El 25 agosto de ese año, la AEFE lo adquirió. Meses después, el 31 de marzo de 1989, ésta lo donó a la UNAM, con lo cual se enriqueció el catálogo de inmuebles universitarios con valor histórico-estético.

En la actualidad, está ocupado por oficinas de Fundación UNAM y de la AEFE, y es sede de una unidad académica del Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras.



Proyecto ejecutivo

En 1989, la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Nacional preparó un programa de restauración de este edificio. Los trabajos fueron supervisados por el arquitecto Juan Urquiaga.

Hacia 1996, las obras ya habían avanzado bastante, con fondos de la Lotería Nacional y Fundación UNAM. Para entonces ya estaban en funcionamiento tres salones de clase totalmente equipados, un aula de cómputo con 25 computadoras en red, un salón de actos especiales, un aula de usos múltiples y dos oficinas.

Un año más tarde se firmó un nuevo contrato con la empresa Restauro. Así se logró 85 por ciento de la restauración integral del inmueble.

En 2002, el arquitecto Luis Ortiz Macedo elaboró un proyecto ejecutivo final, cuyos principales rubros se dividieron en albañilería, acabados, reestructuración, instalaciones y restauración de fachada.

La Dirección de Obras Externas, junto con la Dirección General del Patrimonio Universitario, hizo una revisión de dicho proyecto con la finalidad de dar inicio al proceso de licitación, así como a la ejecución de la obra. Dos años después se concluyeron las labores de conservación y restauración.

En general, el proyecto de restauración contempló los conceptos de readecuación arquitectónica, restauración, instalación eléctrica e instalación hidráulica.

En los rubros se consideró la intervención de la cantera de la fachada principal, la pintura ornamental, la cabina y la herrería del elevador, los vitrales, los trabajos de montaje y desmontaje de elementos de carpintería, los trabajos de reestructuración y los acabados en los diferentes niveles, así como en la cubierta del patio norte.



Humedad, agrietamientos...



Antes de su restauración, el edifico de la Antigua Escuela de Economía registraba serios problemas de humedad, agrietamientos y daños en elementos ornamentales de cantera y pintura mural.

En la fachada se efectuaron labores de limpieza, consolidaciones, restituciones de piedras, refuerzos en pretil y balcones de cantera, injertos y remoldeos, y se reparó la carpintería en las puertas de los balcones.

Como resultado de las calas de exploración, se confirmó que la mayoría de los componentes estructurales del inmueble (losas, pisos, muros) carecía de elementos de soporte y estabilidad confiables.

Entre las soluciones estructurales implementadas destacó un sistema de mejoramiento de losas, pisos, muros, colindancias y fachadas, mediante la inyección y consolidación de grietas, y la sujeción de muros con grapas de concreto en las esquinas en forma de "T" y "L".

También se añadieron nuevas conexiones en las uniones de las viguetas metálicas y se mejoraron las existentes. Todos los muros se reforzaron en ambas caras con aplanados estructurados.

Asimismo, se fijaron las cadenas perimetrales que recibían las losas de concreto. Finalmente, para liberar muros, se fabricaron tres marcos metálicos que transmiten sus cargas a las vigas nuevas de entrepisos.

Los trabajos estructurales no contemplados en el proyecto ejecutivo fueron apoyados con estudios del Instituto de Ingeniería y de la Facultad de Química de la UNAM (RGA).



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0