aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Rincón Astronómico

Andrés Eloy Martínez| El Universal
Miércoles 17 de noviembre de 1999
Las leónidas ¿tormenta de estrellas esta noche?

La posibilidad está abierta esta noche para que miles de observadores alrededor del mundo tengan la oportunidad de admirar la que posiblemente sea la más espectacular lluvia de estrellas en 33 años, las ?leónidas?. En 1966, un día como hoy cientos de personas se alarmaron ante lo que pensaban era la señal celeste del fin del mundo, miles de brillantes estrellas fugaces cruzando el cielo como fuegos de artificio partiendo de un punto en el cielo. Durante el siglo pasado un evento similar había ocasionado la misma conmoción en el amanecer del 17 de noviembre de 1833 en Estados Unidos, cuando fue levantado el presidente Abraham Lincoln ante el pánico desatado. Su reacción fue de suma sorpresa y exaltado exclamó: ?El día del juicio final ha llegado.?

En realidad no había nada que temer, al ser las partículas causantes del fenómeno, en promedio, del tamaño de un grano de sal. Estas partículas pertenecían al cometa 55p/Tempel-Tuttle que a su paso cíclico por las cercanías del Sol, cada 33 años, va dejando un rastro de polvo que cada año en noviembre golpea a la Tierra, como minúsculos copos de nieve que se encienden a más de 2 mil grados centígrados al calentarse por fricción con las moléculas de la atmósfera. Desde la superficie de la Tierra el evento es visto como la caída de una estrella fugaz, sólo que todas ellas parecen provenir de alguna constelación. La del día de mañana, por la madrugada, surge de la constelación zodiacal de Leo, así que son conocidas como las ?leónidas?.

Los astrónomos han estado esperando estos años de finales del siglo XX, como los más propicios para la repetición de una tormenta de estrellas y 1999 tal vez como el mejor de todos. El año pasado los astrónomos estudiaron a las ?leónidas? desde tierra, y desde el aire, con la esperanza de recibir una tormenta sin ningún éxito. Para que las ?leónidas? sean consideradas como una lluvia inusual debe de superar los mil meteoros por hora, en cambio en 1998 sólo se alcanzaron los 250 meteoros por hora, con una racha de meteoros muy brillantes o bólidos. Este año las expectativas crecen y ya se encuentran instalados campamentos de astrónomos aficionados en varias partes del mundo y México. La NASA por su parte mantiene en el aire dos aviones especiales cuya misión será capturar alguna de las pequeñas partículas del cometa Tempel-Tuttle en la misión Mac 99 (más información en la página web http://web99.arc.nasa.gov/leonid). La NASA llevará por Internet una cobertura en vivo del fenómeno.

Las ?leónidas? serán visibles a simple vista si nos ubicamos en un lugar sin contaminación lumínica y miramos desde las dos de la mañana del día 18 hacia el Este, sitio en la bóveda celeste desde donde partirán los meteoritos. Sin telescopio o binoculares será posible admirarlas. No olvidemos protegernos adecuadamente del frío y preparar un café caliente o chocolate para evitar cualquier riesgo de hipotermia. Podemos contribuir con la ciencia si contabilizamos el número de meteoros que observamos por hora, así como su coloración y duración en el cielo; el año pasado astrónomos de la Universidad de Boston descubrieron una tenue cola de sodio en la Luna como producto de la colisión de pequeñas partículas provenientes de las ?leónidas?. Con la presencia de la Luna en su primer cuarto durante una parte de la noche, antes de que desde nuestro continente se produzca la lluvia de estrellas, podremos comenzar a observar con telescopio o binoculares la parte oscura de la Luna en busca de algún destello. Agradeceremos dirijan sus observaciones a la siguiente dirección electrónica: andgem99@yahoo.com



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0