aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Leopoldo Méndez, en el Museo del Estanquillo

Alberto Robledo Cervantes| El Universal
Martes 10 de marzo de 2015
Leopoldo Mndez, en el Museo del Estanquillo

La muestra con piezas de Leopoldo Méndez se inaugura el próximo jueves 12 de marzo, en la noche.. (Foto: Patricia Juárez. EL UNIVERSAL )

La obra del grabador es fundamental en la gráfica mexicana posrevolucionaria

Clínica de Periodismo

“Desde hace décadas, a la obra del grabador Leopoldo Méndez la rodea uno de esos silencios lapidarios que casi reverencialmente suelen ocultar artistas de primer orden sin que la mayoría de las veces el criterio del arrinconamiento sea estético. Ausente del mainstream, de la corriente o de una suma de corrientes que en cada etapa proclaman el gusto compartido por la burocracia cultural, el sector académico y la crítica, Méndez apenas aparece en el canon que impulsa fortunas y caídas en el mercado del arte, induce a homenajes y grandes retrospectivas, analiza discipulados y establece genealogías”, así escribía Carlos Monsiváis sobre la obra del célebre grabador nacido en 1902 y fallecido en 1969.

A Méndez está dedicada la nueva muestra del Museo del Estanquillo, Pasión sobre el papel: Leopoldo Méndez y el Taller de Gráfica Popular.

La exhibición que se inaugurará el próximo jueves 12 de marzo a las 19:30 horas y permanecerá hasta el 17 de septiembre, forma parte de un acervo de más de 700 obras, sin contar las que realizó para el Taller de Gráfica Popular, que fueron entregadas a Carlos Monsiváis personalmente por Pablo Méndez, hijo de Leopoldo, tras el terremoto de septiembre del 85.

“Se me vino abajo un montón de estantería donde tenía las obras y dije ‘aquí tiene que pasar algo, esto es patrimonio de la nación y no me puedo dar ningún lujo’, y de ahí empezó todo el movimiento de ir y establecer un contacto con el maestro Monsiváis. Me dijo: ‘Esto, yo como coleccionista lo adquiero, pero tú sabes bien que es propiedad de la nación’. A lo que contesté: ‘Por eso vengo contigo’. De ahí empecé poco a poco a hacer llegar la obra al maestro Monsiváis”, aseguró el hijo del artista, ayer durante un recorrido para medios por la muestra.

Además, Pablo Méndez agregó que “Carlos fue uno de los pocos mexicanos que respondió a este gran artista, uno de los grandes de este país que hizo el trabajo de mi padre (...) Si ustedes hubiesen visto ese rostro que yo vi tantas veces, ese rostro de Monsiváis cuando veía obra, no se la iban a acabar”.

En la colección se resguardan las planchas originales, los linóleos que Leopoldo grabó, la medalla del Premio Internacional de la Paz, además de una suerte de apuntes, de dibujos hechos a un solo trazo que tenían posibilidades de ser mural, obras expuestas en el cine. “Ese es Leopoldo, y ese debe ser el Leopoldo de todos nosotros, del que debemos estar orgullosos porque demuestra que hemos tenido grandes artistas en este país y hay que conservar esta obra para futuras generaciones”, agregó sobre el acervo el hijo del artista gráfico.

“Ligo mi obra a la lucha social”. al inicio del recorrido de la muestra se encuentra un epígrafe estampado en la pared, escrito por Monsiváis sobre la obra de Méndez. En esa misma sala figuran obras parte del movimiento del Estridentismo —formado por Leopoldo Méndez, Fermín Revueltas, Germán Cueto, Arqueles Vega, entre otros—, principalmente revistas de la época como Horizontes. Hay, además, obras de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) como litografías del francés Jean Charlot y un calendario del 38 y 39 de la Universidad Obrera de México, el primer trabajo pagado del Taller de Gráfica Popular, así como una plancha litográfica para mostrar cómo se producían las obras del Taller.

Toda la obra que se encuentra en la muestra es ”una gráfica que tiene un fin, no es para adornar o para poner arriba de la chimenea, esto tiene una función social, no para otra cosa. Hay verdaderas maravillas”, aseguró Pablo Méndez.

“Ligo mi obra a la lucha social” es la frase que abre la segunda parte de la muestra que, según Pablo Méndez, es toda su vida resumida. En esta sección se reúne obra escogida por su hijo: “Lo que está aquí expuesto es lo que a mí me llegó al corazón, y eso quiero transmitirlo”. Ahí se exhiben sus colaboraciones gráficas con Emilio “El Indio” Fernández, carteles, sus pininos en el arte plástico, la medalla del Premio Internacional de la Paz que recibió en 1952, así como litografías ligadas a su lucha social.

La importancia de esta obra radica en dos aspectos: es un artista imprescindible, junto con José Guadalupe Posada, para entender el arte posrevolucionario y, según dijo Beatriz Sánchez Monsiváis —secretaria de la Asociación Cultural del Estanquillo y prima de Carlos Monsiváis— “es importante porque Carlos admiró mucho al maestro Leopoldo Méndez y el hecho de que su hijo sea el curador de la exposición es un honor y privilegio que tiene el museo”.

Pablo Méndez y el Museo del Estanquillo invitan al público a conocer a Leopoldo Méndez, un artista gráfico posrevolucionario cuya trayectoria demuestra un fuerte compromiso con las causas sociales y democratización del arte y que, como lo definió el escritor mexicano Juan de la Cabada, “no era un rebelde a secas, era un rebelde nato, ejemplar, apacible, de índole universal en su forma nacional y fervoroso raciocinio revolucionario”.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0