aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Artista colombiana desmitifica la sexualidad femenina

EL TIEMPO (Colombia) / GDA| El Universal
15:15Lunes 25 de mayo de 2015

PROTESTA. "Niñas sin cortar" es una serie de flores blancas que plasmó luego de investigar sobre un grupo de adolescentes en África que buscan concientizar sobre los peligros y consecuencias de la ablación. (Foto: Tomada de piedadtarazona.com )

Pequeñas piezas de cerámica fueron moldeadas por la colombiana Piedad Tarazona con la forma del clítoris para hablar, entre otros temas, sobre la ablación

Piedad Tarazona (Bogotá 1974) tomó la figura del clítoris para hablar de la mujer y de sus valores. Decidió hacerlo para desmitificar este órgano y para sentar su posición frente a la manera como se concibe la sexualidad femenina.

Lo hizo a través de la cerámica, con la cual creó piezas como Niñas sin cortar, que llama la atención frente a la manera como en ciertas sociedades se acepta culturalmente la ablación.

Esta pieza es una serie de flores blancas que plasmó luego de investigar sobre un grupo de adolescentes en África que buscan concientizar sobre los peligros y consecuencias de esta práctica.

Sin tener nombres específicos, cada una de estas flores representa a una de esas niñas, y su lucha para evitar que esto suceda. Están acompañadas de las Lideresas, que para Tarazona representan los valores que tienen las mujeres, más allá de atributos físicos.

Estas son algunas de las piezas que presenta en ‘Muerde la manzana', en la galería MÁS Arte Contemporáneo, en Bogotá.

Cuenta la artista que el proceso de acercarse a la cerámica y de buscar cómo hablar sobre la sexualidad y los valores de las mujeres, sin ser explícita pero teniendo un discurso, duró alrededor de un año y medio, depurando las ideas junto con el curador y también artista Franklin Aguirre: "Lo que él hizo fue cuestionar mi trabajo. Preguntarme por qué hacía esto, hacia dónde lo iba a llevar, y orientarme al respecto".

Así como hay piezas que hablan del interés de algunos por reprimir el placer en las mujeres, otras, como una celosía hecha con decenas de clítoris, tratan la manera como se educan las mujeres. Sin llegar a ser una crítica al estilo de vida de las monjas de clausura, puesto que lo que le interesa es poner a pensar al espectador, independientemente del género, sobre la manera como se concibe a las mujeres y a su sexualidad.

Otras, como Toy, son una serie de clítoris unidos que, a manera de módulos, pueden ser organizados. "Hay dos lecturas, ya que puedo hablar de cosas serias y a la vez celebrar que tenemos un órgano destinado para el placer", concluye.

 

rqm



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0