aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Un elefante blanco inconcluso y oneroso

Abida Ventura| El Universal
Miércoles 19 de febrero de 2014

Uno de los grandes pendientes de la anterior administración del Conaculta, presidido por Consuelo Sáizar, fue la culminación de los trabajos de remodelación y ampliación de la Cineteca Nacional. Adrián Hernández / EL UNIVERSAL

Año y tres meses después de su reapertura, la cual se dio de manera parcial para el público el 7 de noviembre de 2012 y formalizada por el presidente Felipe Calderón el 29 de noviembre del mismo año, la denominada "Cineteca Nacional de Siglo XXI" sigue en obras y su Museo del Cine, aún inconcluso. Adrián Hernández / EL UNIVERSAL

El ambicioso proyecto se planeó para ser terminado en un año pero la magnitud de la obra rebasó el tiempo planeado por las autoridades y su costo se disparó hasta 24.3%. Adrián Hernández / EL UNIVERSAL

El costo original de la obra fue de 540 millones 728 mil pesos pero tuvo un incremento de 131 millones 407 mil pesos. Adrián Hernández / EL UNIVERSAL

A simple vista se observa que faltan diversos detalles por resolver: el foro al aire libre está aún en obras y tiene problemas de inundación en el foro y goteras en salas en temporada de lluvia. Adrián Hernández / EL UNIVERSAL

En el edificio nuevo, el cual fue proyectado por adjudicación directa por el despacho Rojkind Arquitectos -integrado por Michel Rojkind y Gerardo Sánchez-, faltan por resolver acabados en la gran cubierta y sigue en construcción la Librería Educal. Adrián Hernández / EL UNIVERSAL

Un elefante blanco inconcluso y oneroso

MUSEO DEL CINE. El proyecto de su construcción fue presentado un año después del de la remodelación de la Cineteca. Ahora este espacio de forma piramidal espera su mobiliario y que funcione el elevador. (Foto: LUIS CORTES Y ADRIÁN HERNÁNDEZ / EL UNIVERSAL )


Video. Remodelación en Cineteca onerosa e inconclusa

A un año y tres meses de su reapertura, la denominada "Cineteca Nacional de Siglo XXI" sigue en obras y su Museo del Cine será sólo una galería sin acervo propio

[email protected]

Uno de los grandes pendientes de la anterior administración del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), presidida por Consuelo Sáizar, fue la culminación de los trabajos de remodelación y ampliación de la Cineteca Nacional.

Año y tres meses después de su reapertura, la cual se dio de manera parcial para el público el 7 de noviembre de 2012 y formalizada por el presidente Felipe Calderón el 29 de noviembre del mismo año, la denominada “Cineteca Nacional de Siglo XXI” sigue en obras y su Museo del Cine, aún inconcluso, terminó siendo una galería.

El ambicioso proyecto, presentado en julio de 2011 con la idea de convertir la Cineteca en “el espacio cinematográfico más vanguardista y completo de Iberoamérica”, se planeó para ser terminado en un año, pero la magnitud de la obra rebasó el tiempo anunciado por las autoridades y su inversión se disparó hasta 24.3%. El costo original de la obra fue de 540 millones 728 mil pesos pero tuvo un incremento de 131 millones 407 mil pesos. Cifra que, según Alejandro Pelayo, actual director de la Cineteca, está dentro del parámetro que permite la ley, la cual contempla que el presupuesto puede aumentar hasta 25%.

Así, hasta ahora el proyecto ha tenido un costo de 672 millones 135 mil pesos. Sin embargo, a esto se le sumará el precio que tendrán algunas “adecuaciones” y “mejoras”, como la colocación de bancas para personas de la tercera edad en la plaza central, señalizaciones en el estacionamiento —que cobra 25 pesos por tiempo ilimitado— y adecuaciones en su fachada, ya que la marquesina no es visible y no hay un letrero que indique que se trata de la Cineteca y no de un estacionamiento. También se contempla la construcción de unos baños en el área del foro al aire libre, pues en el proyecto original no se contempló el flujo de gente que se concentra en el foro y las cuatro nuevas salas. “Yo creo que los diseñadores no calcularon el flujo de personas, porque además hay mucha gente que atraviesa desde el Metro y ocupa los baños. Aquí de repente hay 300 o 400 personas y son insuficientes”, dijo Alejandro Pelayo en entrevista.

Para todo esto se necesitará de otro presupuesto cuyo monto se definirá en las próximas dos semanas, cuando, aseguró el funcionario, se concluirá “la etapa de construcción” de la obra. “No te lo digo ahora porque no queremos cometer el mismo error; no quiero decir son 100 y resulta que son 150 o 120”.

Aun con estas “mejoras” por resolver, Pelayo, quien sustituyó a Paula Astorga en noviembre pasado, aseguró que las obras de la Cineteca están al 100% y que los espacios pendientes comenzarán a funcionar en marzo. “Para mí son etapas, este mes se cierra la etapa de construcción, abrimos las salas, videoteca, museo, todo, y después veremos qué falta por mejorar”, dijo.

Sin embargo, a simple vista se observa que faltan diversos detalles por resolver, tal como se constató durante un recorrido que este diario realizó por las distintas áreas de este recinto que en 2013, con siete salas en funcionamiento y un foro al aire libre aún en obras y con problemas de inundación en el foro y goteras en salas en temporada de lluvia, recibió 806 mil 803 visitantes, 266 mil 599 más que en 2011, cuando registró una asistencia de 540 mil 204 personas con sus seis salas originales en funcionamiento.

Las cifras demuestran la convocatoria que ha tenido este espacio, pero el público que la frecuenta todavía puede ver que en el edificio nuevo, el cual fue diseñado por adjudicación directa por el despacho Rojkind Arquitectos —integrado por Michel Rojkind y Gerardo Sánchez—, faltan por resolver acabados en la gran cubierta y sigue en construcción la Librería Educal.

De gran museo a galería

En lo que respecta al área original, cuya intervención estuvo a cargo del arquitecto Mauricio Rocha, hijo del arquitecto Manuel Rocha, quien construyó la antigua Cineteca, están casi listas las salas 4, 5 y 6 —actualmente se realizan pruebas de audio y video— y la videoteca digital, pero el área que luce más inconclusa es el Museo del Cine, el cual fue presentado un año después del proyecto de remodelación de la Cineteca y que, más que como museo, funcionará como una galería.

En este espacio de forma piramidal falta adecuar mobiliario y que funcione el elevador que conecta los cuatro niveles del recinto.

En entrevista telefónica, Mauricio Rocha comentó que fue imposible terminar esta obra durante el sexenio pasado debido a la presión de los tiempos de entrega y el recorte de presupuesto, pues de “casi 100 millones se redujo a 50”. Con esta reducción, aseguró, quedaron algunas cosas por hacer, como una bodega. “Estaba contemplada en el proyecto original y luego ya no, al final el dinero que se dio fue para que hiciéramos una cosa muy pequeñita”, asegura el arquitecto.

Y es que, comentó Rocha, el proyecto museográfico se contempló más como para un espacio de exposiciones temporales. “Nuestro proyecto se vio lastimado en aras de resolver otras cosas y no la del museo”, aseguró.

La construcción del museo es cuestionada por el fotógrafo Pablo Ortiz Monasterio, quien a principios del sexenio pasado tuvo a su cargo la creación de un Museo de Cine que al final fue cancelado y luego retomado dentro de las obras de remodelación de la Cineteca.

Para él, este edificio más bien se tratará de una gran galería pues carece de un acervo de piezas museográficas. “No será museo, como lo llaman, porque ahí no hay colección. Aquí mucho se quemó en el incendio del 82, pero tampoco era una gran colección para construir un edificio”, comentó el fotógrafo, quien recordó que su proyecto planeaba “construir contenidos no apilar ladrillos”.

“Eso no es resultado de las autoridades actuales, sino de las autoridades anteriores, de Consuelo Sáizar que lo planeó de una manera ambiciosa y ahora estamos pagando las consecuencias”, agregó Pablo Ortiz Monasterio.

Aún con estos detalles pendientes, Alejandro Pelayo, quien también admitió que el espacio funcionará más como una galería en la que se exhibirán exposiciones temporales, con acervos prestados y algunos que tiene la Cineteca, como carteles, aseguró que al museo sólo necesita un poco de mantenimiento y planea que en marzo se comience a montar la exposición que fue planeada para su inauguración. Esta muestra, explicó Pelayo, está lista desde al año pasado y estuvo a cargo de Itala Schmelz.

Así como esta exposición, desde 2012 se comenzaron a hacer los preparativos para la inauguración. Según el Portal de Obligaciones de Transparencia, se contrató del 2 de abril de 2013 al 31 de diciembre de 2013 a la empresa Muuk Technologies S de RL de CV, especializada en desarrollo de software, para el mantenimiento de un mosaico digital necesario para su óptimo funcionamiento en la exposición inaugural del Museo del Cine de Cineteca Nacional por la cantidad de 108 mil pesos.

Además se contrató a la productora Eje 7 Vialidad Artística, S. A. de C. V. para la “Exposición del Arte Efímero de Gunther Gerzso en la Exposición Inaugural de la Cineteca Nacional Siglo XXI” por la cantidad de 914 mil 256 pesos.

Para la inauguración del Museo incluso se comenzó a trabajar en el diseño de catálogo, cajas y postales. Para esto se contrató al estudio de diseño Cítrico Gráfico S. C. por la cantidad de 90 mil pesos desde el 18 de junio de 2013 hasta 31 de diciembre de 2013.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0