aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México, de cara a las prácticas monopólicas de Amazon

Yanet Aguilar| El Universal
Lunes 29 de septiembre de 2014
Mxico, de cara a las prcticas monoplicas de Amazon

LIBRE. "Amazon tiene derecho a participar en un mercado libre; lo hace con inteligencia y agresividad, pero la cadena del libro es un ecosistema muy delicado" Ricardo Cayuela,DGP de Conaculta. (Foto: ESPECIAL )

A un año de la entrada de la tienda virtual al país, la industria editorial está atenta a lo que pasa en Europa, donde la empresa exige más ganancias

[email protected]  

Desde hace varios meses la editorial francesa Hachette libra una batalla histórica con Amazon, la comercializadora internacional por Internet con sede en Seattle, Estados Unidos. El enfrentamiento detonado por la negativa de Hachette de bajar más el precio de sus libros digitales para beneficio de Amazon está en el foco de atención del mundo europeo, aunque en México aún no es un tema de vital importancia porque la producción de eBooks apenas se acerca a 2%.

Sin embargo, ese enfrentamiento que sortea Amazon en Francia acusado por prácticas monopólicas y realmente abusivas con los editores europeos, ha alcanzado dimensiones que al menos deberían alertar a los editores mexicanos, pues a la lucha que decidió emprender la editorial Hachette, ha sido respaldada por el gobierno francés a través de la ministra de cultura y por más de 900 escritores, entre ellos John Grisham, Stephen King, David Baldacci, Michael Chabon y Suzanne Collins, que han firmado una carta de apoyo a Hachette.

En México, hay editores que están atentos a esa discusión y dicen estar preparándose para cuando se suscite el asunto en nuestro país, sobre todo cuando hace unos días se cumplió un año de la entrada de amazon.com.mx que comercializa 95 mil títulos en castellano en formato digital; sin embargo hay otros editores que ven esa discusión como algo muy lejano, como un asunto que ocurre en Europa y que tardará mucho para llegar a México.

Es tan tierna la discusión en nuestro país, que incluso la Ley Federal de Fomento para el Libro y la Lectura no contempla el término libro digital y mucho menos el precio fijo en eBooks; aún cuando ya hay una propuesta de reforma que el pasado 9 de septiembre fue turnada a las Comisiones Unidas de Educación, Bibliotecas y Asuntos Editoriales y de Estudios Legislativos de la Cámara de Senadores; son reformas en las que apenas se menciona el tema, pero no lo afrontan.

Los primeros pasos, al parecer, los está dando el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través de la Plataforma Libros México que a decir de Ricardo Cayuela, director general de Publicaciones “va a dar respuesta a muchas de las inquietudes de qué hacer en el mundo digital, cómo salir de él, cómo entrar a él, cómo incentivar para hacerlo, cuáles son sus ventajas, cómo interfiere con la cadena del libro”.

Desde la barrera

Aún cuando Amazon ya está aquí y el pasado 29 de agosto cumplió un año comercializando libros e incluso ha tenido importantes avances, pues pasó de ofertar de 70 mil a más de 95 mil títulos en español en la tienda Kindle México, algunos sectores de la industria ven el asunto con distancia.

José Ignacio Echeverría, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, asegura que México está muy lejos de esa discusión “porque México realmente no llega a 2% de libros comercializados electrónicamente sobre la venta total; es algo todavía muy lejano, no creemos que este problema se vaya a presentar en fecha próxima”.

Aunque asegura que hay que prepararse siempre para cualquier eventualidad: “cuando lleguemos a esa situación esperamos que haya suficientes antecedentes a nivel mundial que nos permitan tomar la mejor posición”.

Tomás Granados, gerente editorial del Fondo de Cultura Económica, sostiene que aunque el libro digital en México es visible “todavía es muy pequeño y son muy pocas ventas” por lo que, “aún el pleito de Amazon lo vemos desde la barrera. No está ocurriendo aquí”.

El editor que reconoce que el FCE trabaja con Amazon con la que tiene grandes ventas en Estados Unidos, como jamás podrían tenerlas desde sus tiendas, dice que para que hubiera algo parecido a lo que se está dando en Francia “es como si Gandhi dijera ‘voy a incrementar 10% de descuento que le exijo a los libreros’ y que así hiciera tronar al Sótano, por ejemplo, y que todos se fueran concentrando en un canal de ventas. En ese sentido es que no ocurre aquí”.

Para Cayuela, por el contrario, es un tema que debe alertar a México y por eso ve como fundamental la construcción y presentación de Plataforma Libros México. “Sí tenemos la idea desde Conaculta de construir una plataforma que no es una competencia a Amazon, que no es un dique a la inversión de Amazon, pero que sí ayudará a los pequeños editores y a los pequeños libreros a encontrar un nicho en el nuevo mundo digital”.

El editor asegura que Amazon tiene derecho a participar en un mercado libre y lo está haciendo con mucha inteligencia y agresividad, pero la cadena del libro es un ecosistema muy delicado y Amazon no es editor, es intermediario y está fagocitando áreas de la cadena del libro que en sentido estricto no les correspondería o no estarían capacitados del todo para manejarlas, por lo que la cadena del libro debe evaluar cómo participa y aprovecha las nuevas tecnologías.

“En Francia la discusión es si el envío gratuito de Amazon vulnera la ley del libro francesa o no, y ya hubo una resolución oficial de que sí la vulnera; por lo tanto se prohibe a Amazon hacer el envío gratuito para que no genere una competencia desleal con otras librerías digitales francesas; parece menor pero es muy importante”, señala.

Virtudes y defectos

Las virtudes de Amazon son muchas, pero son mayores sus prácticas monopólicas. Granados detalla que para poder ofrecer esas condiciones de precio, de rapidez y de servicio, Amazon exige de sus proveedores condiciones muy severas, con frecuencia tan gravosas que les resultan insostenibles.

Al mismo tiempo Amazon, reconoce, entre sus virtudes permite que un montón de otros pequeños proveedores vendan a comunidades impensadas con sus propias fuerzas. “Ahí está esa paradoja, esa contradicción permanente de gran escaparate, de cuántas virtudes ofrece a los consumidores, pero a costa de oprimir severamente a sus trabajadores y a sus proveedores. Esto está pasando con el libro electrónico también”.

Mauricio Angulo, Fundador y CEO de Tesseract Pages, editorial mexicana 100% digital con un catálogo que supera los 15 títulos disponibles en Kindle Store, Apple iBooks, Kobo Books y Google Play Books, asegura que esta discusión que existe entre la preponderancia del distribuidor contra los editores que generan el contenido, tiene que ver justo con el cambio de dinámicas.

“Por un lado el mundo editorial no tomó las riendas de esta situación y por otro lado Amazon que viene de un modelo de negocio donde buscan la venta masiva a precios muy bajos, pero que ve el libro como un producto igual que cualquier otra cosa, una taza o una cafetera o un par de jeans. Si no resuelven la discusión pronto tanto los autores como los lectores van a buscar canales alternativos”, afirma.

El balance de Pedro Huerta, director de contenidos para Kindle en Latinoamérica, sobre el primer año de Amazon en México es positivo: “Todo va en línea con nuestras expectativas, basadas en lo que hemos visto en el mercado español y brasileiro”. Es tan bueno que ya tiene tres metas para el segundo año:

“Continuar con las editoriales que tenemos en nuestra relación comercial y trasladar todos los contenidos que ellos tienen en papel a digital. Incrementar nuestra oferta, no solamente en novela sino en libro universitario y académico. La tercera meta es reforzar la plataforma de autoedición.

Amazon llegó a México para quedarse, además de los 95 libros digitales en español, ofrece más de 2 millones de eBooks en otros idiomas, además de mil 500 libros gratuitos en español y una colección de títulos en náhuatl y otras lenguas indígenas, sin embargo trae consigo un modelo que los editores deben comenzar a discutir y estar preparados para enfrentar las desavenencias.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0