aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El Cosmos se convertirá en centro cultural

Abida Ventura | El Universal
12:00Sábado 24 de mayo de 2014

En la esquina de la calzada México-Tacuba y Circuito Interior se encuentra un edificio derruido que albergó el cine Cosmos. Patricia Juárez / EL UNIVERSAL

De sus butacas acojinadas, elegantes alfombras, llamativos plafones y cortinas de terciopelo cubriendo la pantalla no queda nada. Patricia Juárez / EL UNIVERSAL

Un grupo de trabajadores de la delegación Miguel Hidalgo ha comenzado a retirar los escombros y ha consolidar las columnas desvencijadas que sostienen la primer crujía del edificio. Patricia Juárez / EL UNIVERSAL

Esos trabajos preliminares darán paso a la obra que pretende recuperar ese antiguo edificio para convertirlo en un moderno centro cultural, que incluirá un espacio para la compañía de Danza Contemporánea, fundada por la coreógrafa Tania Pérez-Salas, así como áreas para cine, música, artes plásticas y deportes. Patricia Juárez / EL UNIVERSAL

El proyecto, que se planea tener listo en el primer trimestre de 2015, ha sido diseñado por el arquitecto Enrique Norten, quien contempla remplazar el muro de concreto que da al Circuito Interior por gigantescos cristales e incluir una estructura de metal de 30 metros de altura que funcionará como mirador. Patricia Juárez / EL UNIVERSAL

El actual proyecto de recuperación pretende convertirlo de nuevo en un punto de referencia de esa parte de la ciudad. Patricia Juárez / EL UNIVERSAL

Por ahora, la delegación Miguel Hidalgo está por concluir el proyecto ejecutivo y los estudios preliminares. La licitación de la obra se publicará a finales de mayo y se planean comenzar los trabajos de construcción a finales de junio. Archivo / EL UNIVERSAL

El diseo de Enrique Norten incluye una fachada de cristal y una estructura de metal de 30 metros de

RECINTO MODERNO. El diseño de Enrique Norten incluye una fachada de cristal y una estructura de metal de 30 metros de altura que funcionará como mirador. Se construirán espacios para la danza, proyecciones de cine, música, artes plásticas y deportes. En la imagen, vista desde el Circuito Interior, según el proyecto presentado por el arquitecto. (Foto: CORTESÍA TEN ARQUITECTOS )

El cascarón abandonado del antiguo cine será recuperado con más de 140 mdp. Los elementos artísticos serán respetados

[email protected]

En la esquina de la calzada México-Tacuba y Circuito Interior, dos señoras leen atentas la larga manta que cuelga en la fachada del antiguo edificio que albergó el Cine Cosmos. "¡Por fin van a hacer algo con el cine!. Dicen que será algo muy grande, ojalá sí hagan algo interesante", comentan entre sí.

"La delegación Miguel Hidalgo adquirió el Cine Cosmos para habilitar un centro cultural, social y deportivo", reza aquel anuncio que apenas deja distinguir los elementos Art Decó que caracterizan la fachada de ese recinto inaugurado en 1948 y que, por cuatro décadas, fue un punto de referencia y disfrute del cine para los vecinos de la zona.

De sus butacas acojinadas, elegantes alfombras, llamativos plafones y cortinas de terciopelo cubriendo la pantalla no queda nada. El cascarón en que se convirtió tras su abandono en los años 90 ahora luce como una galería de "stensil" y grafitis.

Entre el revoloteo de las palomas que habitan en el techo y las columnas de metal que sostendrían el centro comercial que hace unos años se pretendía construir en el lugar, un grupo de trabajadores de la delegación Miguel Hidalgo ha comenzado a retirar los escombros y ha consolidar las columnas desvencijadas que sostienen la primer crujía del edificio.

Esos trabajos preliminares darán paso a la obra que pretende recuperar ese antiguo edificio para convertirlo en un moderno centro cultural, que incluirá un espacio para la compañía de Danza Contemporánea, fundada por la coreógrafa Tania Pérez-Salas, así como áreas para cine, música, artes plásticas y deportes.

En esta rehabilitación la delegación Miguel Hidalgo invertirá 100 millones de pesos: 80 millones para las obras del edificio y 20 para el remozamiento de las calles aledañas y los dos bajo puentes de esa zona.

Esa cantidad se suma a los 42 millones que costó la adquisición de inmueble, en diciembre de 2013.

El proyecto, que se planea tener listo en el primer trimestre de 2015, ha sido diseñado por el arquitecto Enrique Norten, quien contempla remplazar el muro de concreto que da al Circuito Interior por gigantescos cristales e incluir una estructura de metal de 30 metros de altura que funcionará como mirador.

De acuerdo con el arquitecto Carlos Ruiz de Chávez, encargado de proyectos de la delegación Miguel Hidalgo, el nuevo espacio estará dividido en tres áreas: La primera crujía, que incluye la fachada y el vestíbulo original del recinto, con sus plafones y elementos Art Decó, albergará espacios para talleres y oficinas administrativas. Aunque el edificio no se encuentra en el catálogo de monumentos artísticos del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) -instancia encargada de la protección de los inmuebles con valor artístico, construidos en el siglo XX-, Ruiz de Chávez indica que la intervención en esta parte será mínima, ya que se busca garantizar la conservación de los elementos artísticos que aún sobreviven. "Nos acercaremos al INBA para garantizar su conservación, aunque no esté en su catálogo", dijo.

La intervención mayor será a partir de la segunda crujía, ahora en ruinas, donde se construirá la torre que dará acceso al mirador y a tres rampas que albergarán diversos espacios. La intención del mirador, explica el arquitecto, es que la gente vea la ciudad y también, haciendo honor al nombre del cine, se pueda ver el cosmos, a través de telescopios.

En el resto del espacio, que representa más de la mitad de la superficie del inmueble, se construirá el complejo cultural que tendrá en el centro un área flexible, tipo black box , que funcionará como un espacio para ensayos de artes escénicas y que, a través de rampas, conectará a otros espacios, como un foro para proyecciones de cine y la sede de la compañía de danza.

El nuevo edificio también incluirá diversos servicios, como una cafetería, una terraza verde, así como un memorial que recordará a los jóvenes caídos la tarde del 10 de junio 1971, Jueves de Corpus Christi, al participar en una manifestación que fue reprimida violentamente por el gobierno de la época. En ese mitin, algunos de los estudiantes lograron refugiarse en el cine.

Un gigante con historia

La primera piedra de ese inmueble, que ahora permanece cercado con láminas y alambres de púas para evitar la entrada de indigentes que habían convertido el espacio en su refugio, fue puesta en 1946 y se proyectaba como una gran sala de cine, con unas 5 mil butacas. Un incendio provocado durante las pruebas del sistema eléctrico retrasó su apertura hasta 1948.

Financiado por el productor de cine Jesús Grovas y diseñado por el arquitectos Carlos Crombe, también creador de los cines Colonial, Odeón, Alameda y Olimpia, este recinto formó parte de esas más de 500 salas de proyección que durante la segunda mitad del siglo pasado existieron por diversos rumbos de la ciudad de México y que, recuerda el escritor y cronista Jorge Zúñiga Campos, convirtieron al séptimo arte en la diversión familiar por excelencia.

Por casi dos décadas, el recinto se convirtió en el cine favorito de los habitantes de la zona poniente de la ciudad, en especial por sus matinés. Hacia los años 70 cerró sus puertas para una remodelación y después reabrió con cinco salas. Su declive comenzó en los años 90 y a partir de entonces sus antiguos propietarios pretendieron convertirlo en agencia de automóviles, en una funeraria y hasta en una tienda departamental.

Casi 20 años después, el actual proyecto de recuperación pretende convertirlo de nuevo en un punto de referencia de esa parte de la ciudad.

Para este proyecto, la delegación instaló la semana pasada un consejo consultivo integrado por personajes de la cultura y autoridades locales, entre ellos, Eduardo Vázquez Martín, titular de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Distrito Federal; Cuauhtémoc Cárdenas Batel, asesor cultural del GDF; Catalina Corcuera, directora de la Casa Museo Luis Barragán; Taiyana Pimentel, directora de la Sala Siqueiros; la coreógrafa Tania Pérez Salas y el escritor Rafael Pérez Gay.

Ese consejo, presidido por Hugo Romo, jefe delegacional en Miguel Hidalgo, tendrá como funciones revisar y aportar ideas respecto a los contenidos y la propuesta del proyecto.

Para el escritor y cronista Rafael Pérez Gay, la rehabilitación de este espacio significará la recuperación de una parte de la memoria de esa zona, de quienes habitan las colonias Tlaxpana, Santa María la Ribera y San Rafael.

"Creo que cada uno lleva en la memoria un cine, en mi caso es el cine Gloria, en la colonia Condesa, pero para toda esa parte del poniente de la ciudad el Cosmos fue un lugar emblemático. Por eso creo que esta es una buena iniciativa, que pone por delante la memoria y recupera parte de la historia de los capitalinos, que es fundamental", comentó.

Por ahora, la delegación Miguel Hidalgo está por concluir el proyecto ejecutivo y los estudios preliminares. La licitación de la obra se publicará a finales de mayo y se planean comenzar los trabajos de construcción a finales de junio.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0