aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El árbol Tamoanchan. Del mito a la pintura

Sonia Sierra| El Universal
13:15Lunes 17 de marzo de 2014

Desde hace 14 años Daniel Lezama tiene un espacio donde ha construido múltiples y grandes series de pintura. El artista mexicano, nacido en 1968, pinta una serie de cuadros, llamada Germinal. Ariel Ojeda / ELUNIVERSAL

La exposición se llamará "Tamoanchan" y abarcará 14 cuadros de grandes dimensiones. Explora un tema central de todas las mitologías: el árbol. Lezama encontró que para los mexicas éste había sido un tópico central ligado a la maternidad, el cuerpo, el origen, un lugar de paso, unión, entre el cielo y la tierra. Ariel Ojeda / ELUNIVERSAL

Lezama ha creado una serie de pinturas, narrativas en diversos planos. (De la serie La clase de historia, un fragmento de "Noche de Brujas", 2002) Tomada de daniellezama.net

Lejos de la anécdota y la descripción cruzan temas secretos. (Serie Una visita al valle. Cuadro: "La muerte y el niño", 2003) Tomada de daniellezama.net

Escenarios, momentos de ensoñación y locura, momentos límites en la obra del mexicano. (Serie La gran noche mexicana. "Todos ponen", 2006) Tomada de daniellezama.net

Serie La madre pródiga. Obra: La noche del diablo, 2007 Tomada de daniellezama.net

De la serie Banderas, el cuadro La anunciación, 2008 Tomada de daniellezama.net

En 2010 presentó la serie Viajeros. En la imagen El rumor de las islas Tomada de daniellezama.net

También de su serie Germinal, que exhibirá a partir del cinco de abril en la galería Hilario Galguera, La gran carbonera, 2012 Tomada de daniellezama.net

DESCRIPCIÓN. "El tema para mí no es quedarme en una forma de hacer las cosas. Estos son 14 cuadros y son completamente diversos" Daniel Lezama, pintor . (Foto: ARIEL OJEDA / EL UNIVERSAL )

El artista mexicano Daniel Lezama exhibirá su nueva serie de pinturas a partir del cinco de abril en la galería Hilario Galguera

ssierra@eluniversal.com.mx

En su taller en el Centro Histórico de la ciudad de México, donde hace 14 años Daniel Lezama ha construido múltiples y grandes series de pintura -desde "La gran noche mexicana" y "La madre pródiga" hasta "Viajeros", entre otras-, el artista nacido en 1968 se refiere a su nueva serie, "Germinal", que da pie a la exposición Tamoanchan, a inaugurarse el sábado cinco de abril en la galería Hilario Galguera.

Es una serie donde la fuerza de la pintura de Daniel Lezama explora un tema central de todas las mitologías: el árbol.

Lezama, sin llenarse de referencias académicas y, más bien, permitiendo con libertad que surjan muchos elementos del inconsciente, provee de imágenes al mito: toma elementos prestados de la ciencia, toma paisajes de los alrededores del Valle de México, toma la transformación cíclica de la naturaleza y toma al ser humano como fruto y consecuencia del encuentro entre las fuerzas del cielo y la tierra, de acuerdo con el pensamiento nahuatl.

Serán 14 las pinturas de "Germinal" que expondrá en abril; son lienzos de grandes dimensiones. En todo caso, el pintor continúa trabajando en esta serie que inició en 2012; prepara otro grupo de pinturas que le permitirá hacer dos proyectos más: un libro que publicará con la galería Jesús Drexel y una segunda exposición que lo llevará a Berlín, a finales de 2014, como artista de la galería EIGEN + ART.

Lezama ha creado una serie de pinturas narrativas en diversos planos que lejos de la anécdota y la descripción cruzan escenarios y ahondan en el significado que tienen las raíces, ramas y cuerpos.

"Después de ‘Viajeros', que me permitió explorar nuevas avenidas de trabajo, empecé con un grupo de obra del que primero salieron pinturas pequeñas, que se expusieron en Leipzing con la galería EIGEN + ART; la puse, tentativamente ‘Germinal', como la novela de Émile Zola, una referencia".

Lezama detalla que son cuadros que tienen que ver con energías corporales, energías cósmicas, energías de la tierra. "Una especie de acercamiento a raíces y a objetos naturales, pero desde un punto de vista mitológico".

Más allá de la identidad

Al preguntarle qué tan presente está aquí lo mexicano, dice: "El tema de la mexicanidad está implícito en términos de que la tierra, los lugares, los personajes son totalmente mexicanos, pero al mismo tiempo no es una reflexión sobre la identidad o la mexicanidad como lo hice hace 10 años".

Empezó este grupo de obra como quien va explorando: "Hice una imagen llamada Árbol nodriza, que es el árbol que alimenta a los niños que mueren antes de nacer, el Chichihualcuauhco; luego descubrí que hay un árbol que cruza el inframundo de cabo a rabo, que se llama el Tamoanchan, en la mitología natuatl. El paraíso es el Tlalocan y en el centro hay un árbol que sostiene el cielo, ese árbol es causa de que nazca la humanidad, en él se mezclan las energías del cielo y la tierra; de ahí nace el tema del hombre, como mezcla de dos fuerzas. El árbol genera lo humano a través del pecado de encontrarse esas dos fuerzas. Si nos remitimos a la mitología griega, también: las palabras materia, madera y madre vienen de la misma fuente. Entonces todas estas ideas se reúnen en un grupo de obra".

Hay obras que toman como referencia directa las estaciones, en otras de las pinturas está presente un recuerdo muy claro de la infancia del pintor en Tlalmanalco.

"Para mí es algo muy personal, es sumergirme a un ámbito íntimo. Para el público tiene legibilidad, es abierto, atractivo, poderoso, pero para mí viene de algo personal; creo que la evolución de un artista debe ser hacia la capacidad de sacar sus contenidos personales de fondo, ese ha sido el trabajo de mi vida".

Sobre el poder del árbol para los mexicas, el pintor comenta: "El árbol en muchas culturas tiene una función representacional, aquí tiene un sentido extraordinario, es el eje del Universo y por el cual cruzan en forma de espiral, de nudos, de la tierra al cielo; en la mitología mexica es un sistema torsal".

Ante la mitología, él destaca el poder que tiene la pintura que "puede representar todas las facetas de un mito, su desaparición, su escisión, su nacimiento".

- ¿Cómo te ves ahora, con relación a como hacías otras de tus series?

- He tenido momentos de mayor fluidez y otros como de pausa, de exploración. Este es un momento de mucha fluidez y a la vez de exploración. Me gusta mucho: están llegando a un solo punto las dos cosas: producir y explorar, como si hubiera una especie de dinamo. Siento que mi trabajo ha ganado en fluidez, libertad, funcionalidad. Uno de los retos para el pintor contemporáneo, sobre todo para el que trabaja de un tono académico o más representacional, es tener cierto ritmo de trabajo, y es eso lo que he estado logrando".

Casi siempre es el dibujo el punto de partida de los cuadros de Lezama; hace bocetos tamaño carta, luego va al bastidor. "Siempre a mano alzada, todo, sin modelo, sin proyección. La parte crucial de mi trabajo no es el dibujo en papel sino el dibujo a la aguada en la tela; el resto del trabajo es como una construcción a partir de esa precisión del dibujo a pincel en gran escala".
La naturaleza siempre ha estado muy presente en su obra, a veces como origen, a veces como meta.

"El tema para mí no es quedarme en una forma de hacer las cosas. Estos son 14 cuadros y son completamente diversos".

La galería Hilario Galguera se ubica en Calle Francisco Pimentel 3, San Rafael, Cuauhtémoc, Ciudad de México.

Más información sobre el artista en http://www.daniellezama.net



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0