aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




SAE y CFE no dicen dónde está el resto del acervo

Abida Ventura| El Universal
00:08Miércoles 17 de julio de 2013

El archivo fotográfico de la extinta Luz y Fuerza del Centro, ahora resguardado en el Archivo General de la Nación, ha sido poco consultado. Imagen del Archivo fotográfico de la Compañía Luz y Fuerza del Centro. Alma Rodríguez Ayala

Ese material resguardado en cajas negras de cartón, que portan el logotipo de la compañía extinta, no ha sido completamente catalogado e identificado, por lo que la mayor parte de su contenido es casi desconocido, incluso para el personal del AGN que lo custodia. Alma Rodríguez Ayala / EL UNIVERSAL

Algunos documentos y archivos gráficos inéditos salieron a la luz en febrero pasado en la exposición "Un siglo sin Madero", que conmemoraba los 100 años de la Decena Trágica. Alma Rodríguez Ayala / EL UNIVERSAL

En esta muestra destacó una serie de fotografías que mostraban los daños en postes, cableado eléctrico y en edificios de la ciudad de México, después de los 10 días de fuego cruzado que los habitantes de la capital presenciaron en febrero de 1913. Imagen del Archivo fotográfico de la Compañía Luz y Fuerza del Centro. Alma Rodríguez Ayala

Las fotos, recibos, facturas, mapas, planos, inspecciones, solicitudes de servicios y documentos diversos resguardados en este archivo datan de finales del siglo XIX hasta 1988. Alma Rodríguez Ayala / EL UNIVERSAL

Una parte sustancial e inédita del acervo se encuentra en las 251 cajas que contienen más de 10 mil fotografías impresas en soporte de papel, en acetatos, negativos de vidrio y placas de nitrato. Alma Rodríguez Ayala / EL UNIVERSAL

Destaca entre otros, el álbum número 10, identificado como el de la "Decena Trágica" que, según la etiqueta de la portada, contiene 177 fotografías. En él se pueden observar escenas de los destrozos en las calles, postes y cableados que dejó el enfrentamiento armado. Imagen del Archivo fotográfico de la Compañía Luz y Fuerza del Centro. Alma Rodríguez Ayala

Dentro de este álbum se pueden encontrar mezcaldas una serie de imágenes del desfile militar del 16 de septiembre de 1920 y con otras de instalaciones de la entonces The Mexican Light and Power Company, Limited. Imagen del Archivo fotográfico de la Compañía Luz y Fuerza del Centro. Alma Rodríguez Ayala

Adheridas a un soporte de cartoncillo y con algunas huellas de deterioro, las fotografías de este archivo histórico requieren de un proceso de estabilización inmediata para que se puedan conservar. Imagen del Archivo fotográfico de la Compañía Luz y Fuerza del Centro. Alma Rodríguez Ayala

El material daba cuenta del proceso de electrificacin del pas

INSTANTÁNEAS. El material daba cuenta del proceso de electrificación del país. (Foto: ALMA RODRÍGUEZ / EL UNIVERSAL )


abida.ventura@eluniversal.com.mx  

El archivo histórico actualmente en custodia del Archivo General de la Nación (AGN) es apenas una pequeña muestra del vasto acervo documental que resguardaba Luz y Fuerza del Centro, sostiene el historiador José Francisco Coello Ugalde, quien hasta octubre de 2009 estuvo a cargo del archivo histórico de la compañía.

La idea de integrar ese archivo, cuenta, era un proyecto casi nuevo. Inició en 2003, cuando la compañía cumplió 100 años. "La integración del archivo duró cinco años, no tuvimos mucho tiempo para hacer grandes cosas", revela el historiador, quien dice que a la par de la sistematización del archivo histórico también se planteó la creación de un museo y una biblioteca alterna a la que tenía la paraestatal.

Pero estos proyectos quedaron truncos con la extinción de la compañía en octubre de 2009, y hasta ahora, demanda, se desconoce el paradero de algunos de los materiales que se resguardaban en la sede del archivo histórico, como los de la biblioteca y el museo.

"Lo que hay en el AGN es lo que hasta ahora se sabe que se pudo rescatar", comenta.

El acervo para el museo, dice, comprendía unas 300 piezas y objetos antiguos, como teodolitos, cascos, cámaras fotográficas, equipos de medición para tableros y lámparas antiguas. Además, en el archivo histórico comenzaba a conformarse una "biblioteca clandestina" que contaba ya con casi 900 títulos entre tesis, libros especializados y revistas editadas por la empresa.

Desde el cierre de la compañía, el historiador, también integrante del Comité para la defensa del patrimonio cultural, tecnológico e industrial del sector eléctrico, A.C, ha buscado conocer el paradero de estos acervos, ya que tras el anuncio de extinción, las instalaciones donde estaba el archivo, en Tizoc 45, colonia Tlaxpana, fueron custodiadas por la Policía Federal y el acceso restringido. "Desde hace tres años y medio, como muchos de los que fuimos liquidados, no sabemos qué pasa dentro de las instalaciones".

Una parte del acervo de LFC que sí se pudo salvar desde antes del cierre fueron los 163 rollos cinematográficos que también resguardaba la empresa. Ese material, la mayoría en soporte de 16 y 35 milímetros, está en custodia de la Filmoteca de la UNAM desde 2006 y comprende materiales de 1928 a 1990. "Es material que sirvió para cursos de capacitación de personal, pero también hay mucho material publicitario de los años 50 y 60", dice el historiador, quien en colaboración con la Filmoteca acaba de terminar la catalogación de este fondo cinematográfico.

A tres años de la extinción de la empresa, el historiador cuestiona el destino que tuvieron las dos bibliotecas, el acervo del museo, así como los archivos que tenían los centros de trabajo que la compañía tenía en estados del centro del país.

Coello Ugalde confía en que las dependencias involucradas en la custodia de los bienes muebles e inmuebles de LFC (Comisión Federal de Electricidad y el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes) hayan puesto atención en estos archivos que dan cuenta de la génesis y evolución de la compañía.

EL UNIVERSAL consultó al Servicio de Administración y Enajenación de Bienes sobre el paradero de la biblioteca y los otros archivos de la compañía, pero al cierre de la edición no obtuvo respuesta.

Para la arqueóloga Elsa Hernández Pons, especialista en patrimonio industrial, ese archivo histórico y el acervo del museo debería estar muy bien resguardado, ya que se trata de un acervo que permitiría conocer el desarrollo de una industria que transformó la vida cotidiana de la población.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0