aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Redención contra poder, lección de Maquiavelo

Jorge Islas| El Universal
04:35Martes 10 de diciembre de 2013

OPINIÓN. "Era un hombre apasionado y amoroso, era extraordinariamente severo. Esta riqueza de actitudes y pasiones es el mejor retrato que podemos tener de Maquiavelo" Maurizio Viroli, autor de una biografía del escritor italiano. (Foto: CARREÑO )

Maurizio Viroli, especialista en la obra del autor de El Príncipe, reflexiona sobre la vigencia de sus ideas y postulados. Describe a Maquiavelo como un escritor realista con una fina imaginación política

cultura@eluniversal.com.mx

Según consta en la correspondencia personal de Maquiavelo, en el segundo semestre de 1513 fue cuando escribió de un jalón uno de los libros más editados, traducidos y polémicos en la historia de occidente: El Príncipe, un pequeño tratado que habla sobre los gobiernos monárquicos de aquella época. En realidad nos habla sobre la verdad efectiva de los fenómenos políticos, sobre la naturaleza humana frente al poder, acompañada de un exhorto final para redimir a una Italia invadida constantemente por diversas potencias militares europeas y para unificar en un sólo país a las múltiples ciudades-estado que conformaban su antigua geografía nacional.

La primera ocasión en que se conoció del opúsculo El Príncipe fue por medio de una carta que Maquiavelo le escribió a su amigo, el señor Francisco Vettori, el 10 de diciembre, en donde le solicitó su opinión al respecto de este trabajo.

A medio milenio de distancia de que fue escrito El Príncipe por Nicolás Maquiavelo, EL UNIVERSAL platicó con el doctor Maurizio Viroli, considerado como uno de los especialistas más reconocidos internacionalmente en el pensamiento y obra escrita de Nicolás Maquiavelo, para reflexionar acerca de la vigencia de sus ideas y de sus postulados.

¿Cuál fue el contexto personal, familiar y social en el que Maquiavelo escribió “El Príncipe”?

Cuando Nicolás Maquiavelo se estableció en su casa de campo en Sant’ Andrea en Percussina para escribir El Príncipe, era un hombre muy herido: había perdido su cargo como secretario de la República de Florencia, que desempeñó de 1498 hasta 1512, lo habían encarcelado y torturado bajo el cargo de conspiración contra los Médicis; no solamente había perdido su estatus y dinero, sino también su autoestima.

La mayoría de biografías sobre Maquiavelo nos habla del hombre público, o bien del escritor, sobre los grandes temas de la política, pero en muy pocas ocasiones sabemos acerca del hombre, del ser humano. ¿Quién era Maquiavelo en lo personal?

Nicolás Maquiavelo era llamado por sus amigos y subordinados en la cancillería de la República como “Il Machia” (“El Maquia”), un apodo que enfatizaba su talento especial para contar historias, inventar chistes, usar el humor para incitar a la risa. Cuando tenía que atender misiones diplomáticas en el exterior, todo mundo en el Palazzo Vecchio estaba ansioso de leer sus cartas, para reír. Era un hombre apasionado y amoroso. Él era (dados los tiempos en los que vivió) un buen esposo y un gran padre de familia, pero también un don Juan. Tuvo muchas relaciones extramaritales muy importantes, pero al mismo tiempo cuando tenía que tratar asuntos políticos serios y delicados, era extraordinariamente severo. Esta riqueza de actitudes y pasiones es el mejor retrato que podemos tener de Maquiavelo.

De acuerdo con su libro, "La sonrisa de Maquiavelo", los primeros textos de "El Príncipe" eran, básicamente, copias manuscritas para reducidos grupos de lectores. La primera edición de 1532 apareció cinco años después de que Maquiavelo había muerto. ¿Cree usted que Maquiavelo estuvo en contra de publicar formal y masivamente su mayor obra?

Yo creo que la razón principal que tuvo Maquiavelo para escribir El Príncipe fue para exhortar a un Príncipe nuevo, para intentar la gran tarea de emancipar a Italia de la dominación extranjera. Después de 1513, él creyó que la situación política de Italia, dentro del contexto europeo, no ofrecía oportunidades serias para la redención de Italia, y por lo tanto no tuvo prisa para pulir el manuscrito y publicarlo. Sin embargo, debemos de considerar que en aquellos tiempos una persona que permitía que su manuscrito fuera copiado y socializado, equivalía a que se hubiera publicado.

Lo que usted llama la razón principal del libro se presta a diversas interpretaciones entre los diferentes biógrafos de Maquiavelo. ¿Ese fue en realidad el verdadero objeto del libro?

Nicolás Maquiavelo escribió El Príncipe para diseñar e invocar al redentor de Italia, capaz de crear con la ayuda de Dios nuevos y mejores sistemas políticos que buscarán la gloria. El significado más famoso del trabajo (el significado en el sentido de lo que Maquiavelo quería enseñarnos) se encuentra en el último capítulo, la exhortación a liberar a Italia de los bárbaros, en donde crea con un gran asomo de imaginación política, de la manera más fina, el mito del redentor.

¿Un libro para la emancipación de Italia o una solicitud muy fina y elaborada de empleo?

Si hubiera escrito El Príncipe para obtener un empleo en la corte de los Medici, él hubiera compuesto un texto totalmente diferente, lleno de elogios e historia para esa familia. Incluso, él no se desistió de incorporar en El Príncipe, diversas y muy severas críticas por su manera de gobernar.

¿Usted cree que en “El Príncipe” se estableció una nueva ciencia social con nuevos métodos de análisis? ¿Un pensamiento realista en contra del Cicerón idealista?

Maquiavelo era un realista de un tipo muy especial, capaz de usar su imaginación política de manera muy fina, como lo hizo en El Príncipe, en donde creó el mito del redentor de Italia, en los discursos de Tito Livio, en donde se imagino la sabiduría política de la Roma republicana, en El arte de la guerra, en donde urge a restaurar las milicias romanas. Relacionar a Maquiavelo como el fundador de la ciencia política moderna es una interpretación anacrónica. ¿Has leído algún libro de algún politólogo realista que termine con un poema, como fue el caso de El Príncipe?

Benedetto Croce, Chabod, Sartori, Dahl y Hannah Arendt, entre otros, han argumentado que Maquiavelo estableció la autonomía de la política de la moral y la religión. Al parecer usted está en contra de esta idea. ¿Por qué?

La visión de que le debemos el crédito de Maquiavelo por el descubrimiento del principio de la autonomía de la política de la moral, aun y cuando ha sido presentada por ilustres académicos, es indefendible por dos razones: Primero, porque distorsiona el texto de Maquiavelo, y segundo porque es filosóficamente muy endeble. Los pasajes citados por las personas que apoyan esta teoría de la autonomía de la política están tomados de los capítulos XV, XVI, XVII y XVIII de El Príncipe, los cuales son una parte muy identificable del texto. En estos capítulos, Maquiavelo hace la famosa aseveración de que es necesario para un nuevo príncipe aprender a no ser bueno y de ser capaz de hacer el mal, en caso necesario. El problema al citar estos capítulos como la autonomía de la política es que Maquiavelo aquí se refiere no únicamente al príncipe, sino a todos los seres humanos.

El título del capítulo XV, el cual abre toda la discusión sobre la política y la moral, es sobre aquellas cosas por las cuales los hombres, y especialmente los príncipes, son alabados o censurados. La conclusión al final del capítulo XVIII se refiere a todos los seres humanos: y en las acciones de todos los hombres, y especialmente la de los príncipes, en donde no hay árbitro imparcial, uno debe considerar el resultado final. Se puede decir que aquí Maquiavelo rechaza la relevancia de la ética para todos los seres humanos, pero no que él asegure que hay reglas para juzgar a los príncipes y reglas para juzgar a los seres humanos comunes.

En la actualidad, ¿qué líder político mundial cree usted que sería de la admiración de Maquiavelo, debido a sus habilidades políticas. ¿Quién podría ser el nuevo príncipe contemporáneo?

En la actualidad no lo sé. En la historia moderna, Nicolás Maquiavelo relacionaría a personajes como Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, Simón Bolívar y Abraham Lincoln como verdaderos redentores.

¿Porqué es importante leer “El Príncipe”? ¿Es un libro de historia de la política o es un libro que mantiene su vigencia y puede ser útil para nuevas generaciones de políticos?

La lección más importante que los políticos contemporáneos deberían extraer de El Príncipe, y que deberían poner en práctica es que la política debe tener, sobre todo, un significado de redención, de redención contra la dominación extranjera, contra la opresión social, o contra la discriminación, racial, de género o religiosa o contra la corrupción; redención contra el poder del dinero. Únicamente la política de la redención asegura la gloria y ésta debería de ser la finalidad de todo líder político serio.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0