aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Suenen tristes instrumentos en cantos sobre la muerte

Elda Maceda| El Universal
Domingo 28 de octubre de 2001
Irene Vázquez Valle, Víctor Acevedo y Javier Romero graban un disco con sonidos registrados hace 30 años

En 12 entidades del país, la muerte provoca expresiones musicales que pasan por el vals, la marcha, la canción el "vinuete", el son y la mazurka, que forman parte del disco compacto Suenen tristes instrumentos .

Irene Vázquez Valle, decana del trabajo de investigación etnomusicológica en el país, es la autora -junto con el arqueólogo Javier Romero y el antropólogo Víctor Acevedo-, de este nuevo disco que reúne cantos y sonidos de instrumentos, que en un alto porcentaje fueron registrados hace 30 años.

"Cantos y música sobre la muerte" es el subtítulo de este trabajo de investigación, cuyos sonidos fueron realizados mayoritariamente por personas que ya no están entre nosotros, como el Capitán General de Concheros Ernesto Ortiz, de quien se reproduce un Toque de ánimas conquistadoras de los cuatro vientos, que data de 1998.

Cantos y músicas de velorios, de entierros, de Semana Santa, de los días 1 y 2 de noviembre, así como piezas que tienen a la muerte como tema, constituyen las clasificaciones utilizadas por los autores de esta selección, que se produjo entre miles de pies de grabación en cintas magnetofónicas.

El CD, publicado por la Fonoteca del Instituto Nacional de Antropología e Historia, comprende un recorrido en 20 piezas, por los estados de Hidalgo, Puebla, Guerrero, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Chiapas, Jalisco, Yucatán, Morelos, Zacatecas y el Distrito Federal.

El "Son de angelito", que los mixes de Río Pachiñí, Oaxaca, utilizan para acompañar los velorios de los niños, así como la canción que representa al Distrito Federal, "Cerró sus ojitos Cleto", en una versión de su autor Chava Flores, que fue grabada por el recientemente desaparecido René Villanueva, son parte del disco.

De la huasteca de Hidalgo se reproduce el Huiliquizo que es el nombre de un ave cuya voz es imitada por el violín, en los llamados sones de Xantolo, o de todos los santos.

El vals "Dios nunca muere" en la versión de la banda mixe de ciudad Nezahualcóyotl y la terrenal canción satírica de Jerez, Zacatecas, "El testamento", son otros de los ejemplos que aparecen en el ejemplar discográfico.

Sobre "Suenen tristes instrumentos", que constituye el número 37 de la colección Testimonio Musical de México, Benjamín Muratalla, subdirector de la Fonoteca del INAH, explicó que su contenido, se divide en piezas editadas en discos anteriores, así como en parte del acervo de la foneteca que permanecían inéditas.

Tal es el caso del vals instrumental "Honor y gloria", que la etnomusicóloga Irene Vázquez registró en Sayula, Jalisco, en el año de 1974, así como del Minuete para el Señor Santiago, que los coras de la Mesa del Nayar tocaron en 1978, fecha de la grabación realizada también por Vázquez.

"Es un ejemplar sobre la muerte, que es uno de los temas de mayor importancia para la cultura mexicana", explicó Muratalla, quien describió a las obras que aparecen en el disco como "de una gran belleza, de una notable sensibilidad; algunas muy solemnes por estar ligadas a lo religioso; y otras muy vinculadas al espíritu festivo y alegre de los mexicanos".

Sobre el origen de las piezas que se investiga en la Fonoteca del INAH, que está por llegar a 40 títulos y la reedición completa de todos ellos, Benjamín Muratalla planteó que "se pierde en la lejanía de los tiempos. No sabemos en qué momento surgió un son o una chilena, pero la riqueza de estas expresiones radica en su paso de generación en generación con las adaptaciones y los cambios que se consideraron necesarios en cada pueblo, en cada región".

Elsa Malvido, investigadora de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, es la autora del ensayo "Introducción histórica a las ceremonias mortuorias de México", texto que se reproduce en el cuadernillo del fonograma, cuya portada tiene los colores del solemne morado luctuoso y del chillante amarillo cempasúchil.

Suenen tristes instrumentos , disco que toma su título de la canción morelense de Tlayacapan "Ya voy a entregar las llaves", ya puede adquirirse en tiendas.



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0