aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cartones de Ernesto Guasp, con una "vigencia tremenda"

Patricia Velázquez Yebra| El Universal
Miércoles 22 de agosto de 2001
La Sociedad Mexicana de Caricaturistas le rinde homenaje al cumplirse el primer centenario de su nacimiento; reúnen su obra en una exposición

Cartones de una "vigencia tremenda", que a través de un trazo fino y sutil resultan más demoledores y combativos que la agresividad manejada por otros cartonistas, son los realizados por Ernesto Guasp, a quien la Sociedad Mexicana de Caricaturistas rinde un homenaje al cumplirse el primer centenario de su nacimiento.

Nacido en Alcira, Valencia, en España, el 22 de agosto de 1901, Ernesto Guasp llega a México con un grupo de exiliados españoles en 1939, donde rápidamente se adapta a la vida mexicana y consigue trabajo en diversos medios impresos.

Buena parte de su trabajo periodístico, así como sus primeras obras realizadas en España, forman parte de una exposición integrada por 100 obras, entre ellas los carteles para el cine mexicano, que hoy se inaugura a las 19 horas en el Museo de la Caricatura (Donceles 99, Centro), junto con la presentación de un catálogo que incluye "un pequeño recuerdo" de Mercurio López, investigador de la caricatura en México, y una presentación de su hijo, Alfredo Guasp.

Se presentará también una exposición en España, en su natal Alcira, Valencia, y, al parecer, se mostrará algo en Madrid, en el mes de noviembre.

Testigo de diversos acontecimientos políticos y sociales que marcaron un nuevo rumbo tanto en España como en México, Ernesto Guasp se entregó de lleno a la caricatura, donde podía reflejar su punto de vista con la sutileza que lo caracterizaba, sin que en ningún momento haya sufrido algún tipo de censura.

A decir de su hijo, hay algunos cartones "con una vigencia tremenda, como si se hubieran publicado hace una semana", como los alusivos a Fidel Velázquez, Fidel Castro o los cabarets. "Son cartones de los años sesenta, pero vemos cómo los acontecimientos son cíclicos y de pronto cobran una vigencia absoluta".

A su llegada a México, entró al periódico El popular y gracias a sus amigos y a su talento, pudo abrirse camino y empezar a figurar como uno de los grandes caricaturistas en México, señaló Alfredo Guasp.

Durante muchos años colaboró en la cadena García Valseca; en un periódico de los años sesenta que se llamaba "Atisbos", dirigido por René Capistrán Garza; en una revista taurina de la que fue director llamada El torito ; y también fue fundador, colaborador y director de Tele Guía en sus primeros años. Además, participó en un programa de televisión llamado Duelo de dibujantes , junto con otros grandes de la caricatura, como Rafael Freyre, "El Chango" García Cabral, Alberto Isaac y otros. Pero principalmente su trabajo lo dedicó al periódico Novedades , donde trabajó durante 40 años.

A Ernesto Guasp lo respaldaba una larga trayectoria en España, pero al llegar a México, se identifica y se siente partícipe de la generación de grandes caricaturistas, como "El Chango" García Cabral.

Al hablar de la censura de la época, Alfredo Guasp comentó que su trabajo en El Popular , un periódico de izquierda dirigido por Vicente Lombardo Toledano, nunca se vio afectado por alguna imposición, como tampoco la tuvo en el diario Novedades , a pesar de que la línea editorial era muy diferente.

"Uno de los secretos que tuvo mi papá fue su capacidad de adaptarse. Y eso se le debe al talento que tenía, ya que en España durante la época del franquismo, tenía que hacer sus cartones con un humor muy sutil, que no fueran tan directos".

Si bien, nunca impartió clases a las nuevas generaciones de caricaturistas, algunos de ellos lo admiraron y aprendieron mucho de él. "Sin temor a equivocarme, podría citar al maestro Helioflores, que lo quería mucho y estoy seguro que le habrá aprendido varias cosas".

Por su parte, Ernesto Guasp admiraba la escuela vanguardista, de la que retomó muchos elementos, principalmente de Picasso, para desarrollar su estilo modernista.

"Estamos pasando por un buen momento en la caricatura, una etapa de libertad, pero es algo por lo que se ha luchado, no es una concesión graciosa de los gobiernos, y esta brecha la abrieron los grandes maestros, como Ernesto Guasp".



Ver más @Univ_Cultura
comentarios
0