aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Atando cabos | Denise Maerker

Dispuestos a matar

Realizó sus estudios profesionales en Ciencias Económicas y Sociales en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, la Maestría en Cienci ...

Más de Denise Maerker



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Miércoles 10 de agosto de 2011

Parecería un chiste malo, pero no lo es. Quienes se autodenominan como Individualidades Tendiendo a lo Salvaje (ITS) y que enviaron el artefacto que explotó en un cubículo del Tecnológico de Monterrey, en su campus del Estado de México, estaban dispuestos a matar. Son ellos los que lo afirman en lo que pudo reconstruirse del mensaje que enviaron: “No nos importa herir o matar a maestros y estudiantes”. Afortunadamente carecen de los conocimientos para construir artefactos más potentes. Los peritos refieren que sus artefactos son muy primarios y que por su propia seguridad no pueden usar mayor cantidad de pólvora. Sin embargo, la intención está ahí.

Estos grupos anarquistas no son desconocidos para las autoridades del Estado de México, que ya tienen identificados a la Coordinadora Informal de Grupos e Individuos por la Liberación Animal y de la Tierra, a La Conspiración del Fuego, a las Células Autónomas de Revolución Inmediata Práxedis, a un grupo que se autodenomina Bordaxe, y otros más que parecen derivaciones de los mismos. Hasta ahora, estos grupos se habían dedicado a atacar con bombas molotov u otros artefactos explosivos cajeros automáticos de diferentes bancos, casetas de Telmex, camiones de las perreras, restaurantes de comida rápida y una comandancia de policía. La diferencia con este grupo ITS es que con ésta sería la segunda ocasión en que intentan herir o matar a alguien en concreto. El primer evento ocurrió el 14 de abril de este año en la Universidad Politécnica del Valle de México (UPVM) y estaba dirigido contra el profesor Carlos Alberto Camacho, director de ingeniería en nanotecnología. En esa ocasión un guardia encontró el paquete y, en lugar de entregarlo, lo abrió, resultando gravemente herido en la cara.

Este grupo está contra la tecnología en general y les horroriza lo que el hombre ha conseguido gracias al conocimiento. Su visión del hombre moderno es la de un ser depredador que está acabando con la naturaleza. La tecnología es, en su imaginario, el arma que ha posibilitado los peores horrores y por eso intentan detener su avance. Imaginan en un futuro robots y clones sumisos sustituyendo a los seres humanos y ven playas completamente llenas de peces y pájaros muertos, y misiles nucleares con carga nanobacteriológica cayendo del cielo.

A raíz del atentado fallido en contra del director de nanotecnología de la UPVAM escribieron: “La nanotecnología es lo más avanzado que pueda existir hasta ahora en la historia del progreso antropocentrista. Ésta consiste en el total estudio, el escrutinio de la manipulación y la dominación de todo lo más diminuto, invisible para los ojos humanos. Con esto los humanos han logrado controlar ya todo, absolutamente todo, desde los cambios en el clima hasta la más pequeña molécula atómica”.

Reconocen a Theodore J. Kaczynsky, el llamado Unabomber —quien en 18 años envió 16 bombas, matando a tres personas e hiriendo a otras 23— como su modelo, aunque discrepan con algunos de sus escritos porque lo consideran ingenuo. Su momento fundador: el 25 de mayo de 1978, cuando Kaczynsky dejó abandonada una bomba, la primera, en la Universidad de Northwestern en Illinois. Tienen un mártir: Mauricio Morales, un anarquista chileno que murió en 2009 a los 27 años cuando le explotó la bomba que llevaba en su mochila.

La verdad, ¡es lo único que nos faltaba!



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.