aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Por los estadios del mundo | Inés Sainz

La mujer del deporte en México @inessains_ofic ...

Más de Inés Sainz



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Martes 19 de abril de 2011

¿Qué pasó con el Necaxa?, bueno, primero tenemos que entender el por qué de ciertas decisiones de la directiva, que lejos de encontrar una mejoría llevaron al fracaso todos los esfuerzos. Omar Arellano, el entrenador que logró ascenderlos en el primer intento, quien había armado un equipo competitivo, con actitud y sobre todo, con resultados, no recibió el apoyo de la directiva para seguir adelante con su proyecto, que ya había demostrado resultados.

Es verdad que no es lo mismo dirigir un equipo de Primera A que uno en Primera División, pero si tomamos en cuenta que este equipo en realidad jamás se permitió instalarse en la Primera A, defendiendo su jerarquía y demostrando su superioridad y con base en carácter, regresó a la máxima categoría, entonces podemos entender que él sabía cómo guiar a una plantilla digna de Primera División.

Sin embargo, la llegada del Ruso Brailovsky no fue de gran ayuda, empezó con el pie izquierdo tras el manifiesto reproche y desaprobación de la ya de por sí dolida afición necaxista; los refuerzos necesarios no fueron los adecuados ni la estrategia la correcta. Con El Ruso, el equipo jamás pudo avanzar, sólo consiguieron 16 puntos en el Torneo Apertura y eso ocasionó que Necaxa tuviera un coeficiente porcentual menor a 1, lo cual, lo colocó en el último lugar de la tabla de descenso.

Empezando el Torneo Clausura 2011, Necaxa no lograba conseguir puntos, en esos partidos, incluso sufrió la pifia arbitral al serle anulado un gol legítimo contra el Atlas, a la postre perdió ese partido 1-0, correspondiente a la jornada 3, al igual que los juegos de la jornada 1 y 2 contra Jaguares y Tigres, respectivamente. Así pues, tras la cuarta derrota en cuatro encuentros, El Ruso Brailovsky es cesado y llega Sergio Bueno.

Con Sergio Bueno hubo cosas destacables, momentos que hicieron pensar en la salvación, rachas ganándole al América, remontándole al Toluca y ganándole al Santos o empatando con el Cruz azul.

Pero no fue suficiente, el Necaxa nunca logró la consistencia necesaria para remontar escalones en la tabla de descenso, y no pudo aprovechar los momentos en los que Gallos Blancos perdía para acortar la distancia entre ellos.

Así con el empate del fin de semana contra el Atlante, ya no queda nada por hacer, no se puede esperar ninguna clase de milagro, Necaxa es ya miembro de la Liga de Ascenso.

Los resultados son la mezcla de malos manejos, desinterés, malas decisiones y hasta un poco de mala suerte, lo cierto es que los aficionados del Necaxa están pasando por la peor sensación posible en el futbol (ver a su equipo descender) por segunda ocasión en tan sólo tres años.

Dónde quedó el Necaxa del creativo Aguinaga, con el desbordante Ratón Zárate, las genialidades de Ivo Bassay, los goles de Hermosillo, Luis Hernández, Cuauhtémoc Blanco, las paradas espectaculares de Adolfo Ríos y Nicolás Navarro; dónde quedó ese equipo de la década de los 90, donde simple y sencillamente estaban en la pelea de todo.

Siempre dará tristeza despedir del torneo a un equipo que hoy no logra honrar ni su tradición ni su historia.

 



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.