aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Desbalance | Periodistas Cartera

...





COLUMNAS ANTERIORES


Jueves 27 de enero de 2011

Aeropuerto, por la libre. Mientras la Comisión Federal de Competencia define qué empresas podrán participar en el proceso de licitación del aeropuerto de la Riviera Maya, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), que dirige Gustavo Alanís Ortega, observa con preocupación dos situaciones irregulares en Tulum, lugar donde se edificará la terminal aérea.

Por un lado está el caso omiso a la corrección de fallas en los estudios de impacto ambiental, en particular por la segmentación del proyecto, pues hasta ahora no hay una evaluación integral, además de que el propio subsecretario de Transporte, Humberto Treviño Landois, es de la idea de concretar dichos estudios hasta que exista un proyecto ejecutivo elaborado por el grupo ganador, de modo que será ese el momento para determinar si se requieren plantas de tratamiento de agua, confinamientos especiales y el tamaño de zonas verdes a proteger.

Por otro lado, CEMDA alerta sobre los desmontes ilegales que comienzan a ocurrir en predios que ya anuncian y ofertan nuevos desarrollos turísticos y residenciales en las zonas colindantes a los caminos que conducirán al nuevo aeropuerto. El centro ha solicitado en dos ocasiones una reunión pública para tener mayor información sobre el proyecto de libramiento, pero hasta ahora la Semarnat no ha dado respuesta.

Adquiere fuerza Unifim. La Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifim), que preside el ex vocal independiente del IPAB, Adalberto Palma, empezó a cobrar mayor fuerza. El organismo que se creó hace apenas dos años cuenta ahora con más de 50 afiliados que forman parte de 13 grupos nacionales, entre los que se incluyen Inbursa, Banco Azteca, Afirme, Actinver, Famsa, Bancoppel, Interacciones y Compartamos. Cuando se constituyó sólo cinco consorcios pertenecían a la Unifim.

A pesar de que esta agrupación no busca competir con la Asociación de Bancos de México (ABM), en los últimos meses el organismo ganó terreno, ya que sus integrantes no sólo son bancos, sino Afores, casas de bolsa, arrendadoras, fondos de inversión, Sofoles, Sofomes, entre muchos otros.

Lo relevante es que la división entre entidades nacionales y extranjeras por la sucesión en la ABM logró que varios intermediarios pusieran de nuevo los ojos en el naciente organismo que es visto ahora como un salvavidas para defender los intereses del gremio, sobre todo, de capitales nacionales.

Bien informados. Hacia finales de 2010, el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) dio a conocer que empresas líderes del sector de alimentos, cuyos productos representan más de 50% de las referencias en el mercado, iniciarían a partir de este año con la implementación gradual de un etiquetado voluntario nutrimental en alimentos y bebidas no alcohólicas.

Ahora, la Asociación de Fabricantes de Productos Comestibles de Estados Unidos, con más de 300 firmas líderes, dijo que lanzó una iniciativa similar a la de México sobre el etiquetado con contenido nutricional para informar a los consumidores y apoyar el combate a la obesidad. El anuncio realizado en EU corrobora que las empresas de la industria en México están a la vanguardia.



PUBLICIDAD.