aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cuenta atrás | Antonio Navalón

El gobierno de Peña Nieto

Periodista, voyerista de la vida y vendedor de libros... ...

Más de Antonio Navalón



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Lunes 15 de noviembre de 2010

El poder sólo es presupuesto, si haces el presupuesto tienes el poder. Empezó el gobierno de Enrique Peña Nieto. Más allá de cómo y cuándo se apruebe, el presupuesto para 2011 ya está dicho. Ha sido controlado, dirigido, creado, autorizado y digerido por Luis Videgaray, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. Por eso, es el primer presupuesto del gobierno de Peña Nieto.

Si una imagen vale más que mil palabras, la de Luis Videgaray, el enviado especial a la mayoría del Congreso mexiquense de Peña Nieto recibiendo ora a Marcelo Ebrard, con retraso, pero recibiéndolo, ora a todos los gobernadores, flanqueado —afortunadamente— por ese poder que da equilibrio que es Francisco Rojas de la minoría-mayoría priísta, el mensaje es claro: señoras y señores, empezó el gobierno del presidente Peña Nieto.

No está quizá tan mal, es como si los mexicanos pudiéramos tener una probadita de cómo sería el gobierno del mexiquense. Porque recuerde, gracias a Vicente Fox y a su ignorancia política, hoy el presupuesto lo envía el Ejecutivo, pero no sólo lo aprueba el Congreso, también lo puede modificar. Los cambios de este presupuesto son obra de Peña Nieto.

El dinero que haya o no para cultura, educación y salud pública, no viene sólo de Toluca, ha sido producido por todas las entidades federativas pero usado mayoritariamente según designios y deseos de Peña Nieto.

Nadie sabe si Luis Videgaray llegará a ser candidato, pero lo evidente es que ya oficia como secretario de Hacienda-gobernador del Banco de México del sexenio de Peña Nieto. No sé si el gobernador quiere esto o no, lo cierto es que al terminar 2011 y justo antes de ser convocados para cumplir la formalidad de elegirlo en las urnas, los mexicanos ya sabremos cómo gobernó, y lo sabremos a través de este presupuesto.

La Historia se estudia en los libros y la cuentan los que no estuvieron ahí. Los que estamos aquí debemos tomar nota de que algo irreversible está pasando: las fotografías de Luis Videgaray recibiendo a todos los poderes de la nación habla del inicio de un sexenio sin votación previa.

El poder no es sólo ponerse la banda, es tener la oportunidad de decidir o hacer que te esperen; Videgaray tuvo en 5 minutos todo el poder: hizo esperar, lleno de dolor, al jefe de Gobierno y a Juan Ramón de la Fuente.

Pase lo que pase, Peña Nieto debe saber que gracias a la imagen y a las fotografías de su hombre en San Lázaro, Luis Videgaray, este presupuesto es suyo, ni siquiera de Felipe Calderón o de su mediocre gobierno, es sólo suyo. Por lo tanto, que Dios nos agarre confesados.

P.D. Después de tener el presupuesto ya sólo le falta al glorioso Peña designar como presidente del PRI a Moreira sin siquiera elección interna. ¿Hay quien dé más?



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.