aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Zacatecas; el PRD reclama impunidad en mal gobierno

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



Martes 28 de septiembre de 2010

Hace poco más de seis años, aquí advertimos del riesgo que corrían los zacatecanos con la llegada de Amalia García como gobernadora. Entonces, políticos y simpatizantes de dizque izquierda endilgaron toda clase de insultos al autor de este espacio. ¿La razón?, que dizque respondíamos a una campaña contra la brillante lideresa que había sido la imagen del PRD.

La historia se repitió a los tres años de gestión de “la señora gobernadora” y a los cinco años, cuando era evidente para todos que en Zacatecas se vivía una de las mayores tragedias de su historia. O si se quiere, uno de los peores gobiernos que ha tenido esa entidad. ¿Por qué la certeza de que el de Amalia García Medina sería un mal gobierno? No era necesaria una bola de cristal, sino saber que Amalia tenia de izquierdista lo que el cardenal Juan Sandoval, y de política y administradora, lo que un niño de brazos.

Aun así, y consumada la tragedia que hoy vive Zacatecas —y que puede llevar a prisión a la ex gobernadora Amalia García—, el pasado domingo estuvieron en esa entidad los diputados perredistas Alejandro Encinas, José Narro Céspedes, Claudia Ayala Mota y Estela Damián, para ofrecer una conferencia de prensa y reclamar impunidad para la ex gobernadora Amalia García.

La encomienda estuvo a cargo de Alejandro Encinas, jefe de los diputados federales amarillos, quien juró y perjuró que son falsas las acusaciones por desfalco de más de dos mil millones de pesos que denunció el nuevo gobierno, del PRI, y a quien Encinas acusó de “novicio” y de “actuar de mala fe, porque la información de las finanzas que ha brindado no tiene sustento técnico, está confundiendo lo que es deuda pública del gobierno del estado con recursos federales no ejercidos o no entregados”.

Convocados a la capital zacatecana por la senadora Claudia Corichi —hija de Amalia García—, los diputados recurrieron al rancio expediente de la impunidad; que Amalia García “es víctima de una persecución política y de un linchamiento mediático para afectar al PRD”. Cantaleta que recetan a todo aquel que se atreve a criticar a los próceres amarillos.

Lo que no saben los incautos Encinas, Narro, Ayala y Damián —y si no son incautos, son cínicos— es que a pesar de que en 60 días terminará el arqueo que realiza el gobierno zacatecano, ya existen resultados para enviar a prisión a “la señora gobernadora”. ¿Cuáles resultados?

1.— Los más de dos mil millones de pesos desfalcados no son faltantes de partidas presupuestales futuras, sino pagos vencidos de obras ya concluidas o de servicios ya realizados por los proveedores del gobierno del estado. 2.— Que existen dos préstamos quirografarios, sin autorización del Congreso y fechados en febrero, por 300 millones de pesos y por 100 millones de pesos y que los acreedores están exigiendo su inmediata liquidación “porque el gobierno anterior nos ofreció liquidarlo antes de septiembre de este año”; la respuesta del nuevo tesorero ha sido: “Pues cóbrenselo al gobierno anterior, porque este préstamo es ilegal, no lo avaló el Congreso”.

3.— Las primeras indagaciones sobre el destino de estos recursos apuntan a que fueron destinados a pagar a empresas proveedoras de las campañas del perredista Antonio Mejía Haro y de los candidatos a las principales alcaldías del estado, como Zacatecas, Guadalupe, Jerez, Fresnillo y Calera. 4.— Todo ello sin contar la deuda por cinco mil 200 millones de pesos que contrató Amalia a 22 años para el culto a la burocracia llamado “Ciudad Gobierno”, bajo el esquema de Pidiregas —Proyecto de Prestación de Servicios—, que tanto ha denunciado el PRD como “atraco a la Nación” en uno de los estados con mayor atraso social del país.

En la misma auditoria aparecerán las huellas dactilares de Amalia García y de su hija Claudia Corichi en el DIF, donde tan sólo el año pasado la senadora habría dispuesto discrecionalmente de tres mil millones de pesos en adjudicaciones directas.

¿Qué tal? Es la izquierda que presumía honradez para sacar del poder a los corruptos gobiernos de Mario Marín y Ulises Ruiz. Gobiernos corruptos como el de Amalia García, que presumían “primero la gente”. Lo cierto es que Zacatecas tiene hoy una deuda impagable que condenará a la ruina a muchas generaciones. Claro, la familia de Amalia García ya salvó el pellejo. Al tiempo.

EN EL CAMINO.

Por cierto, otro pillo, el rector de la UAS que robó millones y que hoy es alcalde electo de Culiacán, dice lo mismo que hace seis años nos dijeron del caso zacatecano. Héctor Melesio Cuén Ojeda dice que en este espacio nos prestamos a campañas en su contra —salidas de quién sabe dónde—, por denunciar sus pillerías. Alguno de sus cercanos debía darle una clase elemental de periodismo para que entienda el significado del periodismo de opinión y denuncia. Y para que lea un poco, ya que todos en la UAS saben que su título de maestro es “patito”.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.