aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bajo Reserva | Periodistas de EL UNIVERSAL

El debate de la legalización

Bajo reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas. ...





COLUMNAS ANTERIORES

Escucha al autor

Miércoles 04 de agosto de 2010

Juan Manuel Santos, próximo presidente de Colombia, se lo planteó a Felipe Calderón, nos dicen, en dos términos: El primero, que en territorio colombiano el narcotráfico no está bajo control como parece; y el segundo, que deberían ser México y su propia nación los que encabezaran un debate público sobre la despenalización, legalización y/o descriminalización de las drogas. Eso sucedió el 22 de julio pasado, según varias fuentes. Calderón ya había recibido recomendaciones similares de muy buen nivel. Se dice que ex mandatarios latinoamericanos y Ernesto Zedillo (unos dicen que hasta Vicente Fox) le habrían recomendado no encabezar él las discusiones por el efecto que tendría en Washington, pero sí alentar un debate serio. Calderón se ha mostrado flexible; en éstas y en aquellas mesas, cuando se presta la ocasión, lo suelta: “Yo no puedo debatirlo, pero ustedes sí; debátanlo”. Y ayer, esta nueva posición de Los Pinos se hizo pública. Hay razones para debatir. La mayoría son poco alentadoras. La estrategia armada satura los cementerios pero el consumo, los secuestros y el tráfico siguen. Por eso muchos alertan que el debate sobre despenalización, legalización y/o descriminalización subirá de tono.

 

 

Finalmente pasó. Mexicana presentó una solicitud de concurso mercantil para reestructurar sus finanzas. Se lo dijimos aquí; de alguna manera estaba cantado; sólo el subsecretario de SCT, Humberto Treviño, así como otros miembros del equipo económico federal lo negaban. “No hay manera”. Pues sí la hubo. Ahora las autoridades financieras insisten en que no habrá rescate. Tanto diputados como senadores y gente de la industria dicen que al final eso es lo que hará el gobierno: rescatar Mexicana. El rescate es debatible; recuerda al cuestionado Fobaproa. Pero más preocupante es lo que nos dicen: que el gobierno federal no ha preparado siquiera el proyecto de rescate. Que no existe. Seguramente están esperando a que sanear la empresa (que está en un sector estratégico imposible de abandonar a su suerte) cueste cinco o diez o veinte veces más. Caray.

 

 

 

El Poder Ejecutivo ha preferido no opinar, pero la imposición de Mony de Swaan está costando más caro de lo esperado. Ayer la Comisión Permanente aprobó tres puntos de acuerdo para objetar su designación como presidente de la Cofetel. Se le exige a Carlos Navarrete que, como presidente del Congreso, promueva una controversia constitucional. Se cita al padrino de De Swaan, el secretario de Comunicaciones, Juan Molinar. Y los comisionados deberán explicar su voto. El reclamo, como le hemos dicho, viene desde el PRI y de una parte de la izquierda (que no incluye a Navarrete, por cierto). Ayer lo dijeron desde tribuna: De Swaan, un desconocido en la industria de las telecomunicaciones, está en ese puesto por amiguismos.

 

 

 

Apunte final: Para como están las cosas en el país, la verdad qué bien General Motors de México. 500 millones para el complejo de Ramos Arizpe, Coahuila. 800 nuevos empleos, muchos especializados.

 

 



PUBLICIDAD.