aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Itinerario Político | Ricardo Alemán

Confirmada alianza Camacho-Calderón

Nació en la ciudad de México en 1955 e inició en 1980 su carrera profesional como reportero del diario "A.M." de León Guanajuato. Ha trabaj ...

Más de Ricardo Alemán



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Jueves 01 de julio de 2010

Lo políticamente correcto —ante el reprobable crimen del virtual gobernador de Tamaulipas—, es apelar al diálogo, la unidad nacional y el trabajo conjunto para enfrentar el flagelo criminal.

Sin embargo, el problema del diálogo propuesto por Felipe Calderón a la sociedad toda, es el origen y destinatario de la misma, además de que no se responden los básicos. ¿Diálogo con quién, para qué y cuándo? Valen porque al intentar descifrar las respuestas se podría entender el galimatías político electoral que vivimos a cuatro días de las elecciones, y a otros tantos del crimen más cuestionable luego del magnicidio de Colosio.

Hoy es posible saber que detrás del discurso de Calderón en torno al diálogo y la unidad, está la mano de Manuel Camacho y el frente conocido como DIA; “soldados de la democracia” que no dudaron en dar un paso al frente para anunciar “¡estamos listos para el diálogo!”. También todos saben que la alianza Camacho-Calderón hizo posibles las alianzas “antinatura” entre PAN y PRD.

Pero una vez que todos conocemos el origen del llamado al diálogo, y que detrás de ese llamado están los aliados electorales de la derecha y la izquierda —para las elecciones del domingo venidero—, podemos entender la reacción del PRI al llamado presidencial de unidad y diálogo. Y también entenderemos que en realidad Manuel Camacho metió al Presidente a un berenjenal del que será difícil salir. ¿Por qué?

Elemental. Porque nadie dialoga y pacta en tiempos electorales, porque el PRI llegará al 4 de julio con ocho triunfos en la bolsa; porque nadie dialoga con una pistola en la cabeza —Oaxaca, Puebla, Sinaloa y Tlaxcala—, y porque el PRI nada gana con dialogar con el PRD y la dizque izquierda, que será la gran perdedora del proceso electoral del domingo.

Por eso —porque Manuel Camacho está detrás de las alianzas electorales y la invitación al diálogo—, el PRI rompió con el PAN y con Calderón.Y en el lenguaje de Fernando Gómez Mont, “el tonto útil” del 2010 es el PAN y el gobierno de Calderón. Por lo pronto el único diálogo será el de las urnas. Y el PRI puede arrollar. Y mientras tanto AMLO se deslinda, dice “sí, pero no” al diálogo. El 5 de julio, ante el recuento de daños, la historia será otra. Y acaso habrá acabado la alianza “antinatura” entre derecha e izquierda.

EN EL CAMINO

Por cierto, recomendable y enriquecedor el epílogo a la edición Debolsillo de Así lo viví, el testimonio de Luis Carlos Ugalde sobre la elección de 2006. Se explica mucho de lo que hoy nos ocupa; la descarnada guerra política, el silencio de los actores, el engaño de la reforma de 2007… y que, en efecto, a los políticos les importa un pito el país.



Comenta la Nota
PUBLICIDAD.